Por medio de una carta publicada en su cuenta de Twitter, la ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, confirmó que fue citada a comparecer a un juzgado federal, pero sin que se le informaran las causas que se le imputan.

Ante esto, consideró que la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR) atenta contra sus derechos humanos y  al debido proceso por la forma en que se dio a conocer, aunque afirmó que “dará la cara”.

La noche de este martes,  medios de comunicación dieron a conocer que la FGR busca obtener una audiencia para vincular a proceso a Rosario Robles por presunto ejercicio indebido del servicio público.

https://twitter.com/Rosario_Robles_/status/1156223885496528897

La ex funcionaria respondió en su cuenta de Twitter que fue precisamente a través de los medios de comunicación que se enteró del procedimiento en su contra.

“Es inconcebible que se le haya dado a conocer a la opinión pública lo que no se me comunicó a mí. Cabe mencionar que en todo este proceso jamás he tenido la oportunidad de defenderme, no he sido requerida para comparecer ante la Fiscalía ni acceso a ninguna carpeta de investigación”, señaló Robles Berlanga. 

Detalló además que no ha tenido la oportunidad de defenderse, ni ha tenido acceso a la carpeta de investigación que se abrió en su contra. Finalmente mencionó que el caso ya está en manos de su abogado defensor, Julio Hernández Barros, quien se encargará de cualquier aclaración jurídica, y quien fuera Comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas (CEAV).

Julio Hernández Barros, abogado de Rosario Robles. Foto: Especial.

Al respecto, su defensor dijo al diario El Economista que Rosario Robles se presentará a declarar ante las autoridades porque siempre da la cara, y no tiene nada que esconder, pues  “es inocente y la acusación es temeraria e infundada”.

“Es un llamado a hacer un linchamiento público mucho antes de que las autoridades judiciales tengan conocimiento del caso, de manera que por donde lo veas hay una sistemática violación a los derechos humanos de Rosario en este procedimiento errático y contrario a la ley”, dijo el abogado. 

Añadió que su defendida siempre ha vivido de su salario como funcionaria pública, por eso “tiene la conciencia limpia y las manos limpias, sus cuentas han sido escrutadas por la Secretaría de la Función Pública a petición nuestra, de ella misma”.

La ex funcionaria solicitó ya un amparo ante un juez, en busca de una suspensión provisional para que no acudir a la audiencia.

Las acusaciones están relacionadas con actos de corrupción y desvíos de fondos en la “Cruzada Nacional Contra el Hambre”, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, cuando Robles era la secretaria de Desarrollo Social. Es decir, con el caso que se conoce como “Estafa Maestra”.

Su abogado aseguró a El Economista que   la llamada Estafa Maestra es un cuento que nunca existió, es “una historia sacada de un libro de ficción” porque  no hay pruebas para demostrar el supuesto desfalco del erario público y tampoco se ha llamado a ninguno de los involucrados.