Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

21 de junio 2016.- “En México hay una política para eliminar a la población. Quieren la violencia, no se trata de llegar a la paz, quieren una excusa para matar”. Así de claro, el obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera, hace una reflexión sobre la represión que sufrieron los maestros en Nochixtlán, Oaxaca, en la que murieron 8 personas y decenas resultaron heridas.

“Hay una estrategia de violencia contra el pueblo mexicano para controlar a la población y el territorio. Ahí están metidos la armada, el Ejército Mexicano, la Policía Federal, las policías locales y el crimen organizado. Es una estrategia política, es una manera de gobernarnos, es la violencia, tenernos paralizados”.

De visita en Guadalajara para participar en el encuentro de educadores populares organizado por el Consejo de Educación de América Latina y el Caribe (Ceaal), el obispo Raúl Vera expresa su pesar ante la represión a la CNTE “es muy triste en un país que se dice república democrática y se dice a nivel internacional preocupado por los derechos humanos”.

El obispo Raúl Vera junto a Gilberto López y Rivas durante rueda de prensa sobre represión en Oaxaca. Foto: César Octavio Huerta

El obispo Raúl Vera junto a Gilberto López y Rivas durante rueda de prensa sobre represión en Oaxaca. Foto: César Octavio Huerta

Para el obispo de Saltillo, en la represión a los maestros de Oaxaca hay un mensaje muy claro: que nadie salga a las calles a impedir que las reformas estructurales de Peña Nieto sean una realidad.

“La policía no dejó pasar las brigadas oficiales para atender a esos hermanos heridos. Ahí les sale la estrategia de violencia y de amenaza criminal para que los mexicanos no movamos un dedo en todas sus reformas estructurales y el tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá funcione a la perfección en el despojo de nuestro territorio, de nuestros recursos y la fuerza laboral”.

“A los mexicanos nos quieren borrar del mapa, se quieren deshacer de nosotros. Quieren echar fuera a los maestros, sacudirse la responsabilidad de la educación pública y la salud pública. Están por aprobar una ley de seguro universal en donde reducen a una tercera parte los servicios de salud, porque nuestros energéticos que servían para mantener el 40 por ciento del gasto público se van a sostener la vida pobre y triste de las grandes empresas en Estados Unidos e Inglaterra, en donde quiera que se subasten nuestros energéticos”.

Represión de Policías Federales a maestros y habitantes de Nochixtlán, Oaxaca. Foto: Facebook

Represión de Policías Federales a maestros y habitantes de Nochixtlán, Oaxaca. Foto: Facebook

Detrás de esta “política de eliminación”, el obispo Raúl Vera explica que hay un desvío de poder en el gobierno mexicano, pues ha tomado el papel de “operador del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio, de la propiedad intelectual, de todas las multinacionales extranjeras y mexicanas” para que “el control de nosotros y del territorio se haga con la mayor facilidad, con las manos sueltas”.

Vera recuerda que en 2012, cuando los estudiantes le pidieron cuentas sobre Atenco, Peña Nieto tuvo el descaro de hacer un pronunciamiento que sólo un presidente había hecho ante una masacre, la del 2 de octubre: Díaz Ordaz. Y Señala que desde esa represión cuando era gobernador del Estado de México, “el actual presidente hizo conocer su perfil criminal, de dictador y asesino”.

Sin embargo, el obispo Raul Vera indica que esta vez, la estrategia del Gobierno Federal no está resultando en Oaxaca como la tenían planeada, pues creían que tenían las manos libres para aplicar la reforma educativa pero se han topado con la solidaridad del pueblo.

“El esfuerzo que hacen por desprestigiar a los maestros no les está funcionando. Cada día los maestros tienen más adhesión. Los mexicanos tenemos que dar nuestra palabra y hacerles ver que ante los ojos de todos está toda una estructura violenta y criminal. Que sepan que tienen el rechazo de nosotros y no estamos dispuestos a salir por el método de la violencia”.

El obispo Raúl Vera. Foto: Cuartoscuro

El obispo Raúl Vera. Foto: Cuartoscuro

¿Cómo ve lo que sucedió en Oaxaca con los maestros?

Con mucha indignación y mucha preocupación. Mucha indignación porque el gobierno en lugar de tratar de resolver las cosas, las agrava y las está complicando porque no les interesa resolverlas. Y la estrategia de violencia con la que han decidido gobernar, las están endureciendo todavía más. Este régimen se va convirtiendo cada día en un régimen más fascista y por lo tanto más autoritario. La actitud cínica de los políticos actuales en este tipo de acciones, asume ya dimensiones muy preocupantes. ¿Hasta dónde nos van a llevar?

En la represión de Oaxaca se refleja que el interés no es el bienestar de los mexicanos, es ponerse al servicio de un reducido grupo que van a hacer negocio con la educación de los mexicanos, a echar fuera de los servicios a los mexicanos como están programando el tema de la salud. No es algo que viene de una reacción inmediata, esto lo tienen calculado, es lo más desgraciado, son cínicos y lo hacen a la luz pública, riéndose del pueblo.

Es una decisión para la eliminación de población. Ahora la gente está indignada y entonces la controlan con métodos violentos, con la policía, pero el día de mañana estos proyectos que están reduciendo el acceso al progreso y al desarrollo de los mexicanos tienen como último término, la eliminación de los mexicanos. Cuando se comenzó a aplicar el modelo económico neoliberal, así empezaron, quitándole los servicios a la gente. Se aplicó a través de los prestamistas del mundo que son los que imponen las condiciones, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial. Una de las condiciones es reducir al mínimo la inversión pública, el último término de este tipo de actitudes es la eliminación de gente.

Ayer la versión oficial era que los policías habían llegado sin armas ni toletes a Nochixtlán pero los fotoperiodistas demostraron que llegaron armados. Aún así, en el Gobierno Federal insisten en su versión. ¿Qué piensa sobre su actuación? 

En la clase política actual hay un tal grado de autosuficiencia y un desprecio tan grande por la población que utilizando los medios de comunicación ellos creen que pueden controlar todo. Ellos siguen en una diapositiva, no han visto la evolución cultural de la ciudadanía, no creen que hoy las personas tienen acceso más fácil a las redes y que gracias a esas redes los medios están rebasados.

Lo grave de esto es que la gente se está irritando, es otra de mis preocupaciones, que les demos la excusa para eliminar y hacer masacres. Qué bueno que el pueblo está saliendo a decir que están con los maestros, es lo fundamental, generar una red de solidaridad muy amplía, porque el día de mañana seremos nosotros.

El obispo Raúl Vera junto a Gilberto López y Rivas durante rueda de prensa sobre represión en Oaxaca. Foto: César Octavio Huerta

El obispo Raúl Vera junto a Gilberto López y Rivas durante rueda de prensa sobre represión en Oaxaca. Foto: César Octavio Huerta

¿Es casual que la represión haya sido en Oaxaca, un estado con raíces indígenas, con una resistencia milenaria?

Los valores humanos de los indígenas son un tesoro para nosotros. Aún cuando no hubiera una evangelización atinada, esto da un plus muy alto a los indígenas que tienen un sentido muy grande a lo que nosotros pensamos. Don Samuel Ruíz les decía: “yo aprendí ciencia en la universidad, pero con ustedes aprendí a ser un hombre”. y repetidas veces decía: “a mí me evangelizaron los indígenas”.

Un obispo suizo que estuvo trabajando entre los aymaras, decía: “en las culturas originarias existe una reserva de humanismo que nosotros la hemos perdido”. Cherán es lo que es porque están los indígenas. Una de mis miras principales para el Constituyente está en los pueblos originarios, de ahí vendrá una fuerza muy grande.

¿Qué puede hacer la gente que se informa en las redes sociales, está indignada y no puede ir a Oaxaca?

Tenemos que empezar a organizarnos y a cohesionarnos. Los movimientos sociales tenemos que entender que debemos buscar la manera de refundar este país. Así nos lo dijeron en el Tribunal Permanente de los Pueblos. Yo creo que eso debe hacernos ver la oportunidad de dejar algo para las generaciones futuras, si trabajamos por reconstruir esto que están destruyendo.

¿Por la vía electoral, por los partidos políticos no se puede caminar? ¿Ni siquiera en 2018?

No hay salida. Yo veo al 2018 como un mal necesario. Que hagan sus enjuagues, sus fraudes y las personas honestas hagan su lucha, pero no vamos a salir si no reconstruimos al sujeto social y a esto nos tenemos que comprometer muchísimos. Las elecciones de 2018 no son una fecha fatal. Muchas fatalidades hemos aguantado. No nos debe condicionar eso, lo que vayamos construyendo en la base va a dar su fruto con ellos o sin ellos, llegue quien llegue… Ya nos las hicieron, nos la vienen haciendo de una manera muy descarada.

Una anciana ayuda a los maestros en uno de los puntos de donación. Foto: Facebook

Una anciana ayuda a los maestros en uno de los puntos de donación. Foto: Facebook

¿Qué piensa de la solidaridad de la gente con los maestros, a pesar de la campaña mediática en su contra?

La clase política sigue viendo a México en una diapositiva, nomas están viendo cómo lo van a depredar. Creen que somos tontos los mexicanos y creen que están ahí por inteligentes, están ahí por corruptos, no por inteligentes. Con honrosísimas excepciones.

En México hay mucha gente interesada en generar un proceso hasta llegar a un nuevo pacto social con una nueva constitución pero por vías muy distintas a los partidos políticos, los principales cómplices de esta situación. Ellos fueron los que hicieron el Pacto de México y sus lugartenientes en las cámaras son los que están armando la destrucción de México.