Este jueves, varias balaceras detonaron el terror en diversos sectores de Culiacán, Sinaloa, ocasionando además bloqueos en distintos puntos de la ciudad.

Todo comenzó cuando una patrulla con elementos de la Guardia Nacional, que vigilaba la ciudad, fue agredida a balazos desde un inmueble. Al repeler la agresión, los elementos de la Guardia entraron al inmueble y se encontraron con el hijo de El Chapo Guzmán: Ovidio Guzmán López.

Lo tenían capturado y no estaban preparado para eso.

Según el Secretario de Seguridad Ciudadano, Alfonso Durazo, “varios grupos de la delincuencia  organizada rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla. Así mismo, otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico”.

Las acciones violentas provocaron caos entre la población, y miles de personas comenzaron a resguardarse en sus viviendas, comercios y otros inmuebles, ante la amenaza de quedar atrapados en el fuego cruzado o ser lesionados por los miembros de la delincuencia organizada.

Además, el servicio de transporte público fue suspendido en toda la ciudad, al igual que las clases en todos los turnos y niveles de la ciudad.

El IMSS en el estado comunicó que en sus guarderías se resguardaba a niños y padres de familia, en espera de que las autoridades emitieran un mensaje oficial sobre lo ocurrido.

De igual forma, la Liga de Ascenso informó que fue suspendido el partido entre Dorados de Culiacán y Atlante, el cual estaba programado para este día.

Los enfrentamientos

El primer tiroteo ocurrió en el sector Tres Ríos, a tan sólo 200 metros de la Fiscalía General del Estado.

En ese lugar, hombres armados y encapuchados bloquearon cruceros y ocasionaron que quienes circulaban por la zona abandonaran sus vehículos y salieran huyendo.

Luego cerraron calles principales, como Álvaro Obregón a la altura del centro de Culiacán, donde hombres en camionetas y con armas tipo Barret dispararon y bloquearon algunas calles aledañas.

También en casetas hubo disparos y cierres de calles, pues fueron colocados camiones de doble remolque y tráileres.

En las calles cercanas al Malecón, en la zona conocida como “Quintas”, en el Jardín Botánico y el Heroico Colegio Militar, también se presentaron movimientos armados.

En videos compartidos en redes sociales pueden escucharse las radiocomunicaciones entre presuntos sicarios que se ponen de acuerdo para continuar con las balaceras en la ciudad.

“Si no lo sueltan, que se mueran a la verga”, se les escucha decir.

Sobre los sucesos, la Fiscalía del estado declaró que los enfrentamientos obligaron a las autoridades estatales y federales a organizar un operativo.

“Varios elementos de la Policía Municipal y del Ejército Mexicanos se encuentran en el lugar y se mencionó que algunos de los heridos son elementos de la Policía Estatal”, se lee en un comunicado.

El comunicado también agrega que “se indicó que los cuerpos de seguridad han establecido retenes en varias zonas de la ciudad, pero el grupo delictivo también se ha desplegado y se habla de varias casetas fuertemente aseguradas”.

Por otra parte, el Gobierno estatal emitió un comunicado llamando a la población a mantener la calma, a no salir a las calles y a permanecer pendientes de los avisos oficiales sobre la evolución de los acontecimientos.

De igual manera las autoridades del estado confirmaron la fuga de varios reos del Centro Penitenciario de Aguaruto, un penal estatal localizado a media hora en automóvil de Culiacán.

Liberación del hijo de El Chapo

Ante la situación de pánico y caos, y con una inminente tragedia en puerta, los miembros de la Guardia Nacional que tenía capturado a Ovidio Guzmán López, lo liberaron. La justificación del titular de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, fue que se hizo con “el propósito de salvaguardar el bien superar de la integridad y la integridad de la sociedad culiacanense”.