Por: María Corona (@elevanhelista)

30 de abril de 2018 ¿Se acuerdan que el 17 de diciembre de 2017 Ricardo Anaya declaró para El Financiero: “haremos una campaña sencilla, quiero hacer una campaña que más que hablar quiero escuchar

Pues parece que el candidato de la coalición Por México al Frente se ha olvidado en su totalidad de aquellas declaraciones.

Si por curiosidad o por inercia visitamos alguno de los vídeos que sube Ricardo Anaya a su canal oficial de You Tube y luego de mirarlo queremos sugerirle algunas ideas para su campaña electoral o elogiar sus cualidades, nos será imposible. ¡No nos escucha!

El canal del candidato del PAN, con más de 300 vídeos y 30 mil suscriptores, solo conserva comentarios activados en muy pocos vídeos, especialmente los registrados antes de 2014.

Para desactivar la función de comentarios desde YouTube, quien manipula el canal debe repetir estos pasos en cada video en la página:

Ir al menú “gestor de vídeos” y selecciona uno, luego, en una pequeña flecha dar clic a información y configuración, configuración avanzada, comentarios y finalmente apagar el botón que dice: “permitir comentarios”

Si por YouTube no podremos hacerle llegar ninguna de nuestras opiniones, ¿cuál de sus redes sociales sí nos lo permite?  

Visitamos su Facebook para averiguar si es posible comentar lo que comparte. Descubrimos que aparentemente sí se puede. Sin embargo, las opiniones al principio de cada publicación son siempre brutalmente positivas.

Aunque no pasa lo mismo con los enlaces de Facebook más recientes, observamos que, si llevan algunas horas en el perfil del candidato, ya figuran en los primeros puestos únicamente  vivas, porras y buenos deseos.

Aquí algunos comentarios positivos sobre Ricardo Anaya: “eres el mejor de todos, el mejor preparado y coherente”,  Anaya Cortés, vamos a ganar”, “Anaya será el próximo presidente por la congruencia de sus ideas contextualizadas”, “vamos Ricardo no te rindas de lo que te dicen y apoyar a las mujeres”, “Gracias Ricardo por pensar en nosotras las mujeres, ojalá por fin seamos reconocidas como mujeres , profesionistas y en todo aspecto, tienes mi confianza”.  

¿Por qué será que solamente los mensajes positivos reciban respuestas desde la página del candidato? Los demás, parece ser que ni los ve ni los escucha.

Debemos descender (con el riesgo de abandonar la titánica labor) muchísimo entre los comentarios para toparnos con mensajes que no sean loas a Anaya, con preguntas, educados insultos o mensajes agresivos. Y esos comentarios, los negativos, se cuentan por miles. Por miles. Pero aparecen muy abajo. Como para que nadie los lea.

¿Cuánto trabajo significará escribir cientos de comentarios positivos? ¿Cuánto tiempo implica para quienes manejan la cuenta de Facebook de Ricardo Anaya ocultar los comentarios negativos? ¿Cuánto vale (dinero) mandar los comentarios en contra del panista muy muy pero muy abajo?

Entre los comentarios negativos están: “¿También votó a favor de la reforma educativa y energética? ¡Qué tanto nos está jodiendo a los mexicanos”, “Anaya, es él la mejor opción para robar igual que los del PRI”, “si no te echas porras tú solito ¿quién?, “así decía Peña Nieto”, “mejor ponte a lavar dinero”, “si tanto amas a mí México y crees en él, ¿por qué tus hijos no estudian aquí?
Contéstame, van 3 veces que lo borras”.

Finalmente paseamos por la cuenta del Twitter de Ricardo Anaya Cortés y concluimos que la manera más eficaz de comunicarnos con él es mencionándolo desde ahí. Claro, eso no nos garantiza que “nos escuche”, pero al menos nuestras palabras serán vistas por otras personas.