Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 24 abril, 2018

Scroll to top

Top

3 Comentarios

Pugnas en Morena Jalisco provocarían que hijo de ex gobernador priísta tome la dirigencia

Pugnas en Morena Jalisco provocarían que hijo de ex gobernador priísta tome la dirigencia

Por: Alejandro Puerto (@appuerto92)

Parte II

04 de septiembre 2015.- Bien dicen que los amigos de ayer son los enemigos de ahora. Les comento que, como consecuencia a mi último artículo en Polemón, se desataron reacciones de lo más diversas. Algunas eran de esperarse, otras, las de los implicados, no perdonaron ni la burla. Hubo quienes incluso me pidieron retractarme y quiero decirles que no lo haré.

En el transcurso de los días posteriores a mi última publicación, tanto Primitivo Madrigal como Carlos Gómez intentaron aclarar que, contrario a lo que yo sostenía, ya no formaban parte del mismo grupo, y que el primero y su camarilla no apoyaban al desprovisto de legitimidad Salvador Cosío Gaona para hacerse de la dirección de Morena en Jalisco.

Parte importante de crecer en política es asumir sin titubeos las consecuencias de los propios actos. No basta, y menos ahora, decir, como lo hace el grupo de Primitivo Madrigal, que ya no apoyan a Carlos Gómez y que ya no está con él. Si en el pasado hubiese ese grupo asumido una postura crítica –menos servicial- ante su entonces aliado, si hubiesen velado por el interés común de todos los militantes y no sólo por el beneficio de su grupo, no estaríamos en esta situación.

Ahondando en el tema de la separación de Madrigal y Gómez quiero ser bien claro: muy poco nos interesa a las bases saber si su grupo tiene una crisis interna. De lo que se le señala con justicia es de haber dado inicio a una serie de eventos desafortunados que dejaron a Morena Jalisco en una situación muy lamentable. Fueron tantas concesiones, arbitrariedades y calamidades que ese grupo toleró a Gómez cuando éste fue su aliado, que resulta una tomadura de pelo creer que “ahora sí” hay arrepentimiento.

Hay errores que sencillamente ya no se pueden enmendar. No se puede regresar el tiempo. Tanto patrimonio político crearon juntos, tanto socavaron a la unidad del partido con su alianza, que resulta difícil imaginarlos separados. En la comidilla de esta coyuntura tan vergonzosa siguen sirviéndose en el mismo plato.

Vemos pues, como dice la aclaración de arriba, que la ofensiva de este grupo a Morena y la correlación de debilidades han sufrido transformaciones sustanciales. Podríamos resumirlo de la siguiente forma: en si se lllegaba a un consenso (entiéndase como la utilización de recursos económicos para la movilización de simpatizantes a las asambleas distritales) para apoyar a Cosío Gaona. Todo parece indicar que Horacio García Pérez, a quien se dice Gómez no quiso apoyar para dirigente, fue lo que provocó la separación del grupos.

Sin embargo, las ofensivas grupusculares no las hace un solo grupo, y aquí hay dos. Es el grupo del Comité Estatal, quienes, antes de meternos en la penosa necesidad de ser auxiliado por comisionados especiales, debía construir desde los cimientos un partido que parecía no tener muchas oportunidades en Jalisco.

El actual presidente de Morena, Humberto Ortíz, acompañado de Primitivo Madrigal y Jaime Hernández Ortiz.

El actual presidente de Morena, Humberto Ortíz, acompañado de Primitivo Madrigal y Jaime Hernández Ortiz.

Debo confesar que siempre me parecieron sospechosas las acusaciones hechas por Carlos Gómez y Jaime Hernández, que desprestigiaban a sus críticos diciendo que eran cercanos a Movimiento Ciudadano. Siempre insistiré en mi legitima sospecha de que, a juzgar por sus formas cisañosas y despectivas de proceder, Jaime es un operador de la mafia padillista que busca desintegrar a Morena como se hizo con el PRD, y que Gómez responde a intereses más grades que su propio criterio.

En un escenario político estatal marcado por la pugna PRI-MC, tanto Jaime Hernández como Carlos Gómez han hecho de Morena un crítico imlacable de MC y no del PRI. MC es sin duda también nuestro contrincante, pero no es el responsable directo de tanta calamidad en este país. Esto lo digo sin dejar de afirmar mi rotunda oposición a una alianza de Morena con los naranjas.

Decíamos entonces que del otro grupo, el de Casa Bolívar, tienen sus propias alianzas y su prospecto a dirigente. Se llama Gerónimo Velasco. Poco se sabe de él. Hasta hace menos de 3 años fungió como representante de Movimiento Ciudadano en la junta distrital del IEPC en el distrito 06. Lo ubican cercano a Hugo Rodríguez –ex regidor de MC en Zapopan- y colaborador de Alfredo Palomino, a quien muchos ubican como un “aviador” del ayuntamiento zapopano. Ahora, venido a progresista, es el secretario de organización del comité presidio por Velasco.

De pasado priísta (no de presente, como Cosío), es el actual presidente del comité municipal de Morena en Zapopan y la carta fuerte de Humberto Ortíz. Compañeros con los que me entrevisté dicen que sufre los síndromes del patrimonialismo y el “alineamiento”. Narran que en una ocasión lo vieron intentar someter a compañeras candidatas a diputaciones federales. Las amenazaba con que, de no seguir sus designios y obedecer sus conminaciones, serían sustituidas por otros candidatos que sí siguieran su línea y sus métodos. En la misma reunión les sentenció que él no les daría un recurso económico destinado a camiones para ir al D.F. y que iba estrictamente etiquetado para los candidatos federales.

“Tan malo el pinto como el colorado”, recuerdo haber escuchado decir a mi madre cuando Labastida y Fox se enfrentaban en las urnas. Y tenía razón. Sería un exceso de dimensiones decir que Cosío y Velasco representan lo mismo. Ni duda cabe que la presidencia del notario representaría una derrota para toda la militancia de Morena que busca cortar de raíz a una clase política desprestigiada. Sin embargo ambos tienen similitudes de tronco común: vienen del PRI y son impulsados por los dos grupos que se han puesto por encima del grueso de la militancia hasta volvernos un partido de presencia testimonial.

Comprobante del registro como militante de Morena de Salvador Cosío Gaona

Comprobante del registro como militante de Morena de Salvador Cosío Gaona

Habrá que ponernos de acuerdo en explorar otras opciones. Hay en nuestro movimiento muchas personas que sin perder la credibilidad han obtenido experiencia política. Hay pues muchos compañeros que tienen una gracia invaluable que en los otros dos prospectos no veremos pronto: saben voltear hacia los lados y verse ellos mismos en los ojos de la gente.

Pero, sabedores de los desatinos de la política, debemos admitir que todo puede resultar en negativo. Quienes ansían el poder de dirigir Morena podrán lograrlo si siguen con sus métodos, pero sin legitimidad. Cosío o Velasco, las cartas fuertes de los grupos fuertes, podrán mandar u ordenar, pero jamás convencer.

La ya muy visible disputa entre grupos debe ser aleccionadora para quienes deciden en el partido: si hay una disputa sin descanso, permanente y sin orden, es por falta de legitimidad de quienes deben ordenar las partes y asumirse como autoridad. La ausencia de una figura provista de legitimidad nos llevó a un escenario de ausencia de poder integrador con la consecuencia de una disputa permanente que robusteció el peso de la vida interna del partido.

Salvador Cosío Gaona es hijo del ex gobernador priista, Guillermo Cosío Vidaurri (en la foto), uno de los presuntos responsables de las explosiones del 22 de abril de 1992 en Guadalajara. Foto: El Respetable

Salvador Cosío Gaona es hijo del ex gobernador priista, Guillermo Cosío Vidaurri (en la foto), uno de los presuntos responsables de las explosiones del 22 de abril de 1992 en Guadalajara. Foto: El Respetable

Alguna vez leí que alumbrar una nueva época tiene siempre enfrente el freno descomunal de los privilegiados. No tengamos miedo a improvisar una alternativa. Sin vaticinar escenarios, podemos apostar que un dirigente en Morena que no tenga mínima legitimidad (casi un déspota que sólo se maneja por el poder de su dinero o el de otros) puede provocar la huida de cientos de personas valiosas y así desperdiciar la experiencia adquirida.

Como corolario basta recordar que tanto en el 2012, 2015 y muy probablemente en el 2018, mientras la militancia y simpatía a Morena crecía, los votos, que valen mucho, no respondían a la par. ¿Qué ocurrió? Fácil. A AMLO nunca le ha fallado su militancia en Jalisco, siempre ha sido su dirigencia.

PD. A Benito Rojas, que dice que yo no debería estar en Morena: sigo recordando con frescura la emoción con la que me contaba haberle pedido al delincuente de Raúl Padilla que fuera candidato a gobernador por el PRD. Desde entonces y para siempre, yo discrepo por ideales y principios, ustedes coinciden por intereses.

Aquí puedes consultar la parte I de este artículo: Morena Jalisco, la correlación de debilidades y un impresentable al mando

Comentarios

  1. Felicidades Alex, tus comentarios me hacen reflexionar, ojala podamos reunirnos para comentar mis reflexiones y conclusiones…estamos en contacto

  2. Mireya Acosta

    Me quedo con “A AMLO nunca le ha fallado su militancia en Jalisco, siempre ha sido su dirigencia”. Y recuerdo a tanta gente que creía en Morena y fueron desechados e ignorados, todavía tengo correos de Protagonistas del cambio verdadero que preguntaban ¿Qué hacemos? y nunca supe que responder.

  3. Oscar

    LOS QUE MIRAN DE AFUERA LAS PUGNAS DE MORENA JALISCO OPINAN QUE PARACIERA DOS ESCARABAJOS PELEANDO POR UN TROZO DE BOÑIGA ES DE DAR PENA AJENA LA SITUACION DE MORENA JALISCO Y DE VER COMO UNA DIRIGENCIA DESCREMADA SE OLVIDA DE LOS MAS IMPORTANTE, QUE SON LAS LUCHAS SOCIALES QUE ESTAN LLEVANDO SIN NINGUNA REPRESENTACION DE NINGUN PARTIDO POLITICO PERSONALMENTE FUI DESPRECIADO POR HUMBERTO ORTIZ INCLUSO ME INICIARON PROCESO EN LA COMICION DE HONOR Y JUSTICIA QUE NI HONOR NI JUSTICIA PERO A LA HORA DEL TRABAJO A LA HORA DE CAMPAÑA Y DE REALIZAR GASTOS SOMOS LA BASE DE MILITANTES LOS QUE TENEMOS QUE DAR LA CARA CON LOS ELECTORES HACIENDO CAMPAÑA DE FORMA MUY DIGNA Y COMO YO HAY MUCHOS MILITANTES QUE NOS SENTIMOS TRAICIONADOS NO ASPIRAMOS A CARGOS PUBLICO ASPIRAMOS A SER PARTE DE UN MOVIMIENTO QUE LE DE PROGRESO A MEXICO DE ESO ESTAMOS CONVENCIDOS DE LAS OPCIONES QUE NOS MUESTRAN PARA TRABAJAR Y SUS DIREGENTES QUE NUNCA HAN SUDADO LA CAMISETA DE ESO Y CON ESO NO MOTIVAN A NADA

Enviar un comentario