En Jalisco, el estado que gobierna el emecista Enrique Alfaro Ramírez, los policías municipales son implacables con los jóvenes; los intimidan, los golpean, y asesinan en completa impunidad. Primero sucedió con Giovanni López, un joven al que elementos de la Comisaría de Seguridad del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos detuvieron el pasado mes de junio por no utilizar un cubrebocas, y posteriormente lo entregaron muerto a sus familiares con evidentes signos de tortura.

Ahora, la protagonista de un nuevo escándalo por sus métodos de brutalidad es la policía del municipio de Guadalajara que gobierna MC en la persona de Ismael del Toro, —quien por cierto buscará reelegirse en la elección del 2021— tras detener y golpear severamente a Luis Daniel, un joven de 26 años de edad que falleció el pasado domingo 6 de diciembre debido a causa de las lesiones.

De acuerdo con la información que han publicado algunos medios locales, el joven  fue privado de la libertad y golpeado por dos agentes de la policía el día 26 de noviembre, en calles de la colonia Morelos.

Por ese hecho, la Fiscalía de Jalisco abrió la carpeta de investigación D-1/29503/2020, en la que se describe que los elementos iban a bordo de la patrulla G1214 de la Comisaría de Seguridad Pública de Guadalajara en la que subieron a Luis Daniel, quien caminaba por la calle Cardenal, entre Faisán y Enrique Díaz de León. A partir de ese momento ya no se supo nada más del paradero de Luis Daniel.

No fue sino hasta el 4 de diciembre, que la Comisión Estatal de Búsqueda lo encontró en el Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde severamente golpeado y debido a la gravedad de las lesiones falleció en ese nosocomio.

En los medios locales se han difundido dos versiones respecto a cómo llegó Luis Daniel para recibir atención médica: una señala que paramédicos de la Cruz Verde lo recogieron gravemente lesionado sobre la carretera a Chapala y otra que el joven llegó por su propio pie al nosocomio.

La policía de Guadalajara no ha querido revelar el nombre de los agentes que le propinaron la golpiza a Luis Daniel y de acuerdo con lo declarado por el alcalde Ismael del Toro, se desconoce su paradero. 

“Estamos trabajando con la Fiscalía, obviamente con toda la determinación de la autoridad municipal para por dar todos los elementos jurídicos, pero es una investigación que está llevando la Fiscalía, pero no tenemos avances de la misma”, dijo el emecista.

En junio pasado, después del asesinato de Giovanni, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, aseguró que no toleraría más abusos policiales en contra de la población, sin embargo a seis meses de ese trágico acontecimiento, la Fiscalía de Jalisco que encabeza Gerardo Octavio Solís, no ha terminado de cumplimentar las órdenes de aprehensión. 

Luego del asesinato de Giovanni, cientos de jóvenes salieron a manifestarse públicamente a las instalaciones de la Fiscalía de Jalisco y varios de ellos fueron detenidos en las inmediaciones por elementos la propia dependencia con el rostro cubierto, quienes de acuerdo con los testimonios, amenazaron con desaparecerlos o entregarlos a miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación. 

El periodista Óscar Balderas reveló en un reportaje para MVS Radio que detrás del operativo para reprimir a aquellos jóvenes que protestaban por la muerte de Giovanni, estuvo el mandato directo del fiscal Gerardo Octavio Solís, con pleno conocimiento de Alfaro Ramírez. 

“El mandato venía directamente del fiscal estatal Gerardo Octavio Solís, quien de acuerdo con testimonio de tres agentes diferentes distribuyó una orden a través del mando o clave J1, es decir, el director general de la Policía Investigadora: todos los agentes debían acudir a la cita sin armas de fuego, pero con palos y tubos”, agregó.