Hace unos días el líder del Frente Nacional Petrolero, Sergio Morales Quintana, ratificó ante la Fiscalía General de la República (FGR) la denuncia penal en contra de Carlos Romero Deschamps por las acusaciones de fraude y administración fraudulenta en su desempeño como secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

La denuncia fue presentada el pasado 27 de febrero por el sindicato, la cual se sumó a otras que previamente se habían hecho contra el líder sindical, por supuesto enriquecimiento ilícito y por su participación en el robo de combustibles.

“Se pide al STPRM y a las autoridades que digan cuánto dinero y propiedades hay para que rindan cuentas y haya transparencia en el gremio petrolero”, declaró Morales Quintana al abandonar las instalaciones de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la FGR.

Añadió que se estima que se trata de bastante dinero, debido a las cuotas pedidas a más de 130 mil trabajadores, que iban de 180 a mil 600 pesos, dependiendo de su situación.

Sergio Morales, dirigente del Frente Nacional Petrolero. Foto de SinEmbargo

Cabe recordar que durante la celebración con motivo del 81 aniversario de la Expropiación Petrolera, Romero Deschamps no acompañó al Presidente Andrés Manuel López Obrador y que muchos petroleros aseguraron desconocer su paradero.

La última vez que el líder petrolero fue captado fue el 30 de enero pasado comiendo en un restaurante cercano al Monumento a la Revolución. En aquél entonces, le aseguró a un reportero de El Sol de México no tener miedo respecto a los señalamientos penales en su contra.

Pese a esto, el Frente Nacional Petrolero no se ha reunido con el Presidente, pero aseguraron que están luchando para que se “rescate la industria petrolera, que el sindicato petrolero sea democrático y quitar a los líderes sindicales”.