El senador del Partido Acción Nacional, Julen Rementería de Puerto, acusó a AMLO de ser racista. El motivo: que el mandatario impulso un programa social donde otorga a los adultos mayores indígenas una pensión desde los 65 años, y a los que no son indígenas, desde los 67.

El senador subió a su cuenta de Twitter un extracto de una asamblea de Andrés Manuel López Obrador en El Nayar, Nayarit, quien frente a cientos de integrantes de la comunidad Wixárika, mencionó:

“Necesitamos por eso llevar a la práctica este plan de ayudar a los pobres, de ayudar a la gente humilde. Y ya lo estamos haciendo, no crean que son palabras, son hechos. Les decía que apenas voy a cumplir un año, fíjense lo que hemos hecho en un año. Ya los adultos mayores ya están recibiendo, no mil 160 pesos, dos mil 550 pesos, la mayoría. ¿Saben cuántos en el país? Ocho millones de ancianos respetables. Los mestizos, desde los 68 años; los indígenas, desde los 65 años”.

Para el senador, que Andrés Manuel hubiera mencionado “indígenas” y “mestizos”, y que hubiera hecho una diferencia en cuanto al sistema de pensiones a adultos mayores, significó que AMLO era racista y que discriminaba a los mestizos.

Y es que el senador escribió en su tuit: “Sólo un gobierno profundamente racista repartiría un programa social midiendo la ayuda de acuerdo a la raza de las personas”.

Pero no sólo eso. El senador comparó a AMLO con Adolfo Hitler: “Esta aberración no se hacía desde que Hitler gobernaba en Alemania”.

 

Este senador no fue el único. También su compañera de bancada, Kenia López Rabadán, dijo al respecto: “Lamentable y alarmante que este gobierno tome decisiones en función de la raza y sobre todo que lo externe el propio Presidente de la República; necesita leer sobre derechos humanos. #LopezRacista”.

La senadora borró su tuit horas después.

El fin de semana, Andrés Manuel López Obrador visitó cuatro comunidades indígenas, donde hizo asambleas, y sobre el racismo, dijo lo siguiente:

“Luego, 50 años más tarde vino un presidente indígena, zapoteco, el mejor presidente que ha habido en la historia de México, Benito Juárez García. Se burlaban de él porque si ahora hay racismo, imagínense cómo era el racismo en aquel entonces, más que ahora” (Mezquital, Durango).

“Tenemos que darle la mano al que se quedó atrás para que se empareje y caminemos todos juntos, que no haya desigualdades y que mucho menos haya racismo. Pero no imponer nada, convencer. Esto tiene que ver hasta con las religiones. ¿Qué es lo que se procura en todas las regiones?, ¿cuál es la esencia?” (Mezquitic, Jalisco).

“Desde antes de que llegaran los españoles. Son los mexicanos más antiguos, por eso se habla de pueblos originarios. Y fíjense lo que son las cosas, las contradicciones, las injusticias. Los verdaderos dueños de México son ahora los más pobres, los más marginados, los más ofendidos, humillados, porque todavía desgraciadamente sigue habiendo racismo; se esconde por hipocresía, no se expresa, no se manifiesta, pero sí hay racismo en México. Por eso decidí recorrer las regiones indígenas” (La Yesca, Nayarit).

Este lunes, durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador se lanzó contra los políticos opositores que lo acusan de ser racista, un acto del que se dijo sorprendido por el nivel al que han decidido llevar estas acusaciones por el hecho de que él haya decidido darle un trato preferencial a los más pobres.

“Es, la verdad, vergonzoso que no se acepte el trato especial a los más pobres, a los indígenas y se piense que eso es racismo. De veras que es sorprendente” expresó el mandatario.

A su vez, AMLO explicó las razones por las que su gobierno decidió darle 3 años antes la pensión a los adultos mayores indígenas.

“Los indígenas por su situación de pobreza, de marginación, se envejecen pronto, porque sufren mucho. ¿Y qué es la justicia? Darle más al que tiene menos, no puede haber trato igual entre desiguales. Por eso es a los 65 años”.

Y prosiguió con su explicación:

“Es un asunto doloroso cómo un adulto mayor que vive en la ciudad que tiene 65 años está mejor conservado que un indígena con 65 años, porque trabajan, se mal alimentan, porque tienen que caminar kilómetros, porque sufren mucho. ¿Cómo no se les va a dar atención especial?”.

El Presidente pidió a todos los que cuestionan su decisión visitar las comunidades indígenas y darse cuenta de la realidad con quienes ellos mismos se comparan.

“Es increíble que suceda en nuestro país, esas actitudes. Si eso les molesta, si darles atención preferente a los indígenas es ser racista, que me apunten en la lista. Yo quisiera dar más y todos deberíamos de estar pensando en eso, en darle más al desposeído, en darle la mano al que se quedó atrás para que se empareje y caminemos todos juntos, eso es humanismo. Por eso estamos en una transformación, porque están emergiendo cosas, está saliendo a flote el clasismo, el racismo”.

Al final de su intervención sobre el tema, López Obrador culpó de este tipo de pensamiento al neoliberalismo y el daño que provocó durante los últimos 36 años.

¡Qué daño hizo el neoliberalismo estos 36 años! Porque no sólo se empobreció a la gente, sino avanzó un pensamiento conservador, inhumano, contrario al bien común a la fraternidad”.