A pesar de que el 6 de junio los tamaulipecos votaron en contra de las actuales políticas que se llevan a cabo a nivel Ejecutivo y legislativo en la entidad, el Congreso de Tamaulipas, con mayoría panista, busca modificar diversas leyes para dar protección al gobernador surgido del Partido Acción Nacional (PAN) Francisco Javier García Cabeza de Vaca, acusado de lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita, entre otros.

Quieren hacer tres modificaciones a la Constitución Política del Estado de Tamaulipas. 

La principal, que daría protección a García Cabeza de Vaca, es la referente a la Reforma a la Ley de Responsabilidades, la cual establecería de forma categórica que el gobernador contaría con una norma que limite a la próxima Legislatura analizar o replantear el procedimiento de Declaratoria de Procedencia en contra de García Cabeza de Vaca.

La segunda modificación, establecería que las modificaciones constitucionales deban ser aprobadas por los ayuntamientos de la entidad, por lo que al tener el PAN la mayoría de éstos, será necesario contar con el voto de la mayoría de las alcaldías para derogar las reformas que se realicen a la Constitución local.

En tercer lugar, quieren modificar la constitución local y la Ley Organizacional del Congreso del Estado para cambiar el esquema para la designación del Presidente de la Mesa Directiva y el suplente.

 Con esta acción, los panistas pretenden garantizar el derecho a la Presidencia de la Mesa Directiva por un periodo ordinario, cuando en la actualidad no existe obligación legal alguna de asignar la Presidencia de la Mesa Directiva a algún grupo parlamentario y su temporalidad es mensual.

Asimismo, pretenden presidir el Congreso local durante el segundo periodo ordinario de sesiones que es de enero a junio de 2022, fecha en la que se tiene proyectado el Informe del Ejecutivo se entrega en el mes de marzo.