De hoy en adelante, Emilio Lozoya Austin podrá caminar tranquilamente por cualquier lugar del país, a sabiendas que ninguna orden de aprehensión en su contra podrá ser ejercida. Y es que así lo determinó el Juzgado primero en la Ciudad de México, pues impidió a la Procuraduría General de la República (PGR) ejercer cualquier orden en contra del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien ha sido señalado e investigado por participar en actos de corrupción con la empresa brasileña Odebrecht.

Además de ello, el juzgado primero de Distrito de Amparo en Materia Final de la capital del país le permitió a Lozoya Austin y a sus abogados tener acceso completo a la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI-CDMX/1139/2017 que hay por el caso Odebrecht. Esto, para que Lozoya (adujo el juzgado) “goce de una adecuada defensa y pueda ofrecer las pruebas que considere pertinentes”.



Lozoya acudió el pasado 9 de octubre a dicho juzgado para pedir un amparo, alegando que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) no le daba acceso a la carpeta de investigación. La Fepade estaba investigando los supuestos sobornos que Odebrecht otorgó a Lozoya Austin para financiar la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012.

Emilio Lozoya Austin. Foto: Especial

Cabe resaltar que el 21 de octubre de este año, once días después de que Lozoya solicitara su amparo, el titular de la Fepade, Santiago Nieto, fue cesado de su puesto.

Así pues, Emilio Lozoya Austin logró impunidad ante cualquier acusación por recibir sobornos de Odebrecht, pues la PGR ya no podrá solicitar órdenes de aprehensión en su contra. Esto será así hasta que los abogados de Lozoya logren tener armada su defensa, la cual se hará con el acceso total a cada una de todas las pruebas que recolectó la FEPADE.

Sin duda: final feliz para Emilio Lozoya Austin.