La Auditoría Superior de la Federación (ASF) investiga al ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong por supuesto daño patrimonial por 3 mil millones de pesos.

La elevada cifra presuntamente habría sido utilizada “fuera de presupuesto” para campañas de publicidad de Sedesol, Sedatu, SEP, Consejo de Promoción Turística, Lotería Nacional y el Instituto Nacional de Migración.

La investigación también revisa la actuación de los titulares y sus áreas de comunicación social de las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol), Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) -a cargo de Rosario Robles, actualmente presa- y de Educación Pública, Aurelio Nuño.

Pero no son los únicos ex funcionarios del primer equipo del ex Presidente Enrique Peña Nieto que están en la mira por haber autorizado ampliaciones presupuestales en materia política de Comunicación Social y de promoción y publicidad.

José Antonio Meade, Osorio Chong y Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

También los tres exsecretarios de Hacienda, Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya se encargaron de asignar partidas presupuestales adicionales sin ser autorizadas por el Congreso, por casi 30 mil millones de pesos.

En la investigación se explica que del gasto de 2.7 mil millones de pesos fuera de presupuesto, 1 mil 100 millones corresponden al desaparecido Consejo de Promoción Turístico y, el resto, 1 mil 700 millones, se derivó al Instituto Nacional de Migración, Lotería Nacional, Sedesol, Sedatu, entre otras.

Sobre el tema, el vocero del exsecretario de Gobernación, Roberto Fernat, indicó que “de la auditoría forense de la ASF, sus conclusiones serán dadas a conocer en unos pocos días. Las observaciones a las que se llegó fueron atendidas en tiempo y forma para que eventualmente sean solventadas”.

Se espera que uno de los procesos de revisión del pliego de observaciones de la auditoría forense 2017 No.1697-GB, ejecutada por el auditor especial de seguimiento, informes e investigación, Isaac Rojkind Orleansky, informe sobre el probable daño o perjuicio a Hacienda por casi 3 mil millones de pesos.

Por su parte, quien fuera director general de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, Héctor Gandini, remitió la respuesta de esta dependencia a la ASF a través de un oficio con fecha de abril pasado, lo que agota los plazos de respuesta de la Auditoría para concluir su análisis de la investigación correspondiente a 2017.

En la investigación se revisa que los organismos señalados usaban para promoción y publicidad parte del dinero recaudado por la Secretaría de Hacienda, proveniente del pago de derechos que hacen los extranjeros para entrar y salir del país, por lo que no se trata de dinero que originalmente estuviera destinado al presupuesto de Comunicación Social ni era autorizado tampoco por la Cámara de Diputados.

Asimismo se dio a conocer que la ASF revisa las funciones que desempeñaban los ejecutores del gasto en las distintas áreas de Comunicación Social de las secretarías de Estado relacionadas y los órganos descentralizados y autónomos que también participaron en la distribución de recursos a medios de comunicación.

Cabe destacar que el excoordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández, no aparece en las investigaciones, pese a que él era el encargado de palomear y disponer los montos de dinero público que se debían asignar a empresas y dueños de medios de comunicación.