Contactanos

 

Opinión

Odios, tensiones y conflictos: el contagio emocional del coronavirus

Además del Coronavirus, nos encontramos frente a otro tipo de infección. Aunque es menos visible, sus consecuencias son: irritación, mal humor, enojo, tristeza, desesperanza, estrés e incluso depresión. Este virus social podemos llamarlo contagio emocional.

Esto sucede porque frente a la incertidumbre y las consecuencias negativas que podría generar el Coronavirus, se propicia una situación que favorece los cambios emocionales. Lo cual se radicalizará en la medida en que haya más casos de Covid19 y su letalidad incremente.

Por ejemplo, el miércoles pasado nos enteramos sobre la primera persona muerta por Coronavirus en nuestro país. Aunque este escenario ya estaba previsto –como lo ha informado la Secretaría de Salud–, fue desconcertante saber que esta persona no tenía más de 45 años, no había viajado al extranjero ni conocía a ninguna persona infectada. Es decir, la ruleta rusa de la probabilidad lo contagió en –según se sabe– un concierto en el Palacio de los Deportes.

Esta información provoca que las personas sientan que en cualquier momento se pueden infectar, más aún aquellas que no tienen el privilegio de suspender sus actividades cotidianas porque eso implicaría dejar de llevar comida a sus casas. Esta situación crea emociones entrelazadas, por un lado la frustración de no poder quedarse en casa y por otro lado la tristeza y enojo por saber que la probabilidad de infectarse es mayor.

Pero quienes se quedan en casa también se contagian emocionalmente, la mayoría de estas personas están atadas al celular o la televisión llenándose de información y desinformación sobre el Coronavirus. Exponiéndose a noticias, peleas, odios, tensiones e indirectas que generan diferentes tipos de emociones. Nadie está a salvo. Nos encontramos en un momento excepcional y percibimos que nuestra salud está en riesgo.

A nivel individual estamos en un escenario donde la esperanza en la salvación es socavada por la amenaza de la catástrofe. Esto sucede porque el individualismo hace que entendamos que la esperanza y la salud es responsabilidad del propio individuo.

En palabras del sociólogo Ulrich Beck, el individuo se encuentra en el centro. Es “actor, diseñador, malabarista y director de escena de su propia biografía, identidad, compromisos y convicciones”. Esta visión hace que lo colectivo como forma de generar esperanza quedé relegada. Por eso prevalecen las compras de pánico; dejando vacíos los anaqueles de los supermercados. Sin importar quién es la última persona en la fila.

Finalmente, el contagio emocional es muy potente con el uso de las redes sociales. No importa si nos aislamos o si estamos en cuarentena, nunca antes en la historia estuvimos tan comunicados. Será imposible no contagiarnos por las emociones, pero sí es posible transformarlas y promover la solidaridad, la confianza y la esperanza como medida para enfrentar al Coronavirus. No olvidemos que la salud y el bienestar es responsabilidad colectiva.

Julián Atilano
Escrito por

Sociólogo por la Universidad de Guadalajara y Maestro en Ciencias Sociales por la Flacso, sede académica México. Actualmente es estudiante del programa de doctorado en Ciencia Social con especialidad en Sociología por El Colegio de México. Sus líneas de investigación se enmarcan en la era de la interacción virtual, enfocándose en: comportamiento electoral, acción colectiva y opinión pública.

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Avatar

    Bulmaro Vélez Escobar

    22 marzo, 2020 at 10:04 pm

    pues lo mejor es estar informados, pero no alarmados, así que busquemos que hacer y no ver noticias… leer un libro o limpiar a fondo nuestro habitacion. creo que en todos los hogares o departamentos hay mucho que hacer. veamos a nuestro presidente… sereno y atento a su responsabilidad… aprendamos de esa fuerza

    y esa entrega y tambien de esa fe… la fe entre nosotros mismo y todas las consideraciones. amen…

  2. Avatar

    juan manuel castañeda

    23 marzo, 2020 at 12:33 am

    Vamos a salir airosos de esta crisis como hemos salido durante varias circunstancias en la historia de México.

    El pueblo de México es fuerte, si ha soportado muchos años vejación, tortura, rapiña, abusos, negligencia, estupidez, corrupción, violación de las leyes y de la honra del pueblo por parte de los gobiernos que han estado al frente de esta nación, gente sin escrupulos, sin principios, verdaderamente retrasados mentales.

    Que nos puede hacer un virus. Hoy màs que nunca tendremos que rehacernos y luchar para terminar definitivamente con la adversidad que traemos de hace 500 años.

    Es ahora o nunca.

Deja un comentario

Facebook




Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1,239 suscriptores

Támbien te puede gustar

LMDP

Por delincuencia organizada, lavado de dinero y peculado, derivados de posibles desvíos por casi 3 mil millones de pesos de la Secretaría de la...

LMDP

La estrella de fútbol del equipo regiomontano Tigres, André-Pierre Gignac,  es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) debido a algunas anomalías...

LMDP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que Brenda Lozano no será la agregada cultural de México en España e indicó que este mes...

Opinión

Las palabras de Guillermo Prieto salvaron en la historia a dos presidentes indios: Benito Juárez en 1858 y Evo Morales en 2019. En ambos...