Muchos pensaron que con la llegada de la vacuna habíamos vencido al covid-19. La mayoría de los medios mexicanos, que no han podido explicar bien la pandemia desde que inició y que tomaron el camino del golpismo, no aportaron mucho ni de la forma en cómo sería la vacunación ni de la tardanza que tendría en todo el mundo.

Desgraciadamente, con las fiestas decembrinas, y las noticias de “ya hay vacunas en el mundo”, la gente tuvo más interacción y los contagios aumentaron. Hubo un rebrote como lo hubo en todos los países del mundo.

En Reino Unido se detectó desde hace unos meses una nueva cepa del Sars-Cov-2, la cual tiene la característica de ser más contagiosa. Esa cepa, que no se sabe si surgió en ese país europeo, ya llegó a México.

Ayer la Secretaría de Salud informó que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) confirmó por primera vez dicha cepa en un paciente que provenía de Europa.

Ayer, en la conferencia vespertina, José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología, indicó que la persona a la cual se le detectó dicha cepa

es un ciudadano extranjero de 56 años de edad, arribó a la Ciudad de México el 28 de diciembre de pasado, esto fue en un vuelo procedente desde Ámsterdam, y también se transportó al día siguiente, el 29 de diciembre, a la ciudad de Matamoros, en Tamaulipas, por la vía aérea, llegando ese mismo 29 de diciembre a esta ciudad. La persona labora para una empresa de características o de extensión internacional y ellos tenían dentro de sus protocolos que cualquier persona que proviniera del extranjero debía a su llegada al país de realizarse una prueba.

A la persona, que llegó asintomático, se le hizo la prueba y salió positivo. Por protocolo la Secretaría de Salud le hizo de nueva cuenta la prueba, y se mandó a analizar al Indre. Y ahí fue que se detectó la nueva cepa.

José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología.

José Luis Alomía Zegarra, Director General de Epidemiología

Respecto a la persona, contó Alomía Zegarra:

la persona continuó una valoración desde su día. Importante mencionar que la persona se mantuvo aislada desde su llegada, dado que el protocolo mismo refiere que debe hacerlo de esta manera, hasta tener el resultado de la prueba; cuando la prueba salió positiva, pues la persona continuó aislada y se mantuvo en seguimiento médico. Producto de este seguimiento médico, el 4 de enero fue remitido a un hospital privado, dado que en la oximetría estaba presentando lo que se puede considerar una saturación de un 84 por ciento; sin embargo, posterior a su valoración y la aplicación de tratamientos correspondientes, se decidió que la persona podía recibir tratamiento ambulatorio y ella pudo continuar en su aislamiento con este tratamiento.Sin embargo, el 8 de enero el paciente ingresa nuevamente a un hospital privado, es manejado a través de mascarilla con oxígeno, hay un progreso desfavorable para efectos de la enfermedad, lo que llega finalmente a que el día de ayer, sábado 9 de enero, el paciente tenga que ser intubado. El día de hoy y a la última actualización, el paciente sigue intubado en un hospital privado de la localidad en donde se encontraba desde su arribo a Tamaulipas.

Se hizo un seguimiento de las personas que estuvieron en contacto con el paciente que dio positivo a la nueva cepa del coronavrius. Y especialmente de quienes compartieron el vuelo de la Ciudad de México a Tamaulipas. Alomía Zegarra indicó que de las 31 personas que se lograron contactar, ninguna presentó síntomas:

Treinta y una de ellas están asintomáticas, es decir, desde que compartieron el vuelo no han presentado signos y síntomas, y todavía se está buscando a 12 personas; esto, a cargo lógicamente de las áreas de la entidad federativa para poder constatar su estado de salud. En función de la fecha de llegada, el día de mañana se estarían cumpliendo los 14 días desde que esta persona arribó a Ciudad de México y posteriormente a Tamaulipas, que sería un momento el periodo en el cual podríamos lógicamente esperar casos secundarios, los cuales al menos hasta el momento no se han identificado.

Si bien es cierto que se ha buscado darle seguimiento a todos los que estuvieron en contacto con la persona a la cual se le fue detectada la nueva cepa, hay ciertas probabilidades que ésta ya circule en el país, y por ende, el virus se puede extender más, como está sucediendo en todo el mundo.

¿Por qué es más contagiosa esta nueva cepa?

Según un estudio de la Universidad de Birmingham y la Public Health England, la nueva cepa (denominada B117) es 70% más contagiosa, pues se replica en la garganta y tiene cargas virales mucho más altas que la cepa original.

Científicos de la London School of Hygiene piensan que la tranmisión con esta nueva cepa podría causar muchoa más mortalidad, sin embargo, también se sabe que las vacunas de AstraZeneca, Pfizer y Moderna son eficaces contra la nueva variante del coronavirus.