Ayer Proceso difundió nota con el siguiente título: “Buscan sustituir a consejeros de Notimex que pidieron indagar campaña contra periodistas”.

Hoy, Aristegui Noticias intituló así una nota: “Y ahora directiva de Notimex quiere sustituir a consejeros que aceptaron investigación”, título que modificaron unos minutos después por el de “Directiva de Notimex quiere sustituir a consejeros que pidieron investigación sobre ataques a periodistas”.

En las notas publicadas tanto por Aristegui como por Proceso se da a entender que Notimex, y en específico su directora, Sanjuana Martínez, emprendieron una especie de “cacería” contra consejeros consultivos que pidieron investigar ataques contra periodistas supuestamente realizados desde la dirección de Notimex (esto basado en un reportaje de Artículo 19 que, pese a ser muy difundido, no aporta prueba alguna sobre quién emprendió los ataques a periodistas).

Notimex emitió un comunicado donde desmintió la información y recriminó el sesgo de la nota de Proceso (que también podría aplicarse al de Aristegui Noticias).

Notimex negó las notas que daban a entender ello, pues aseguraron que el cable “obedece a un proceso normal de sustitución de consejeros, ya que su periodo vence este año y por ello tiene la obligación legal de emitir una convocatoria”. Y agrega: “Del mismo modo, Notimex desmiente que haya represalias contra sus consejeros. El periodo de alguno de ellos termina este mes y esas plazas estarán libres”.

Mucho se ha hablado de Notimex, sin embargo, no se ha descrito bien cómo funciona.

En 2006 se emitió la creación de la ley “que crea la Agencia de Noticias del Estado Mexicano” como órgano descentralizado de la Administración Pública Federal. Posteriormente se emitió el “Estatuto Orgánico de Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano”.

La ley y el Estatuto son los que rigen a la agencia. Y se establece que Notimex tiene dos órganos de administración: la Junta de Gobierno y el Director (o Directora) General. Dos de consulta: El Consejo Editorial Consultivo y la Defensoría de la Audiencia.

Además, posee un órgano interno de control.

El Consejo Editorial Consultivo, según la ley de creación de la agencia, está integrado por “trece ciudadanos”, los cuales “durarán 4 años en su cargo”.

Es decir, el trámite que la Agencia inició ahora es para sustituir a 4 consejeros que están por cumplir su gestión, no a todos los que conforman en Consejo, como dan a entender las notas de Proceso y de Aristegui Noticias.

Quien se encarga de expedir la convocatoria para la integración del Consejo Editorial Consultivo es la Junta de Gobierno, y en realidad, lo que hizo la agencia el 2 de junio no fue “emitir la convocatoria”, como manejaron Aristegui Noticias y Proceso, sino emitir un cable donde anunciaban que se iniciaba el proceso de sustitución de consejeros. Quedo claro cuando se indicó: “se ha procedido a iniciar los trámites ante el Consejo”, y no se estableció la convocatoria, sino un “invitación a inscribirse en el proceso de selección de sus consejeros”

No hay, en el cable, ninguna convocatoria. No se establecen los lineamientos ni nada al respecto. Es decir, no es una convocatoria.

El consejo editorial consultivo tiene como fin ser un “órgano de opinión y asesoría de las acciones, políticas, programas, estudios y proyectos que desarrolle la Agencia en materia noticiosa”.

Cuando se emita la convocatoria (que no se ha emitido), se establecerán por lo menos 7 requisitos, y la Junta de Gobierno analizará todas los candidaturas, y de ahí procederá a elegirlos y nombrarlos.