El ex titular de Pemex, Emilio Lozoya, declaró en su denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) que a cambio de obtener contratos, la constructora brasileña Odebrecht destinó recursos para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en el 2012, al menos unos 100 millones de pesos equivalente a 4,5 millones de dólares o 3,8 millones de euros.

Sin embargo, esto no es suficiente para que el  Instituto Nacional Electoral (INE), emprenda una investigación o se reabra el proceso de fiscalización de la campaña del ex presidente, dijo en una sesión virtual la semana pasada, el consejero del organismo, Ciro Murayama.

Dijo además que el INE no tiene ninguna comunicación oficial o institucional con la FGR, por lo que no existen elementos para abrir una nueva investigación.

“Con toda franqueza, el INE no tiene ninguna comunicación oficial o institucional de la Fiscalía General de la República que aporte un solo elemento para abrir una nueva investigación o robustecer alguna en curso”, indicó el consejero.

Lorenzo Córdova, presidente del INE y Ciro Murayama, consejero. Foto: Especial.

Murayama explicó  que el órgano electoral no puede caer en especulaciones ni tomar acciones, aunque el pasado 18 de agosto el consejero presidente, Lorenzo Córdova, aseguró que sí se podría reabrir una investigación por los topes de campaña del PRI durante la elección presidencial de 2012.

La semana pasada la red social de Twitter se llenó de  varios  cuestionamientos a Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, por tener “secuestrado” al INE, y de usar a la institución para hacer negocios y  atacar al presidente Andrés Manuel López Obrador.