Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

25 de julio de 2018. Recuerdo que en campaña prácticamente todos los dirigentes de los partidos políticos dijeron que sí, que se redujera lo que recibían esos organismos porque era insultante la cantidad. Pidieron austeridad y recortes. Lo vieron con buenos ojos.

Ayer, Yeidckol Polevnsky, dirigente de Morena, envió un mensaje a los demás partidos políticos: “Yo propondría que a todos los partidos, por lo menos, hay que quitarles la mitad [del presupuesto]”

Además, agregó la actual dirigente de Morena: “Creemos que todos los partidos en México tienen demasiado dinero, y que lo que tenemos que hacer como un principio básico es reducirles los recursos a todos los partidos, empezando por Morena, porque Morena ahora obviamente va a tener muchos recursos”.

Esta propuesta ha sido una de las demandas ciudadanas más fuertes en los últimos años: que los partidos no tengan tanto dinero y que éste se use para mejores cosas.

Habrá que ver si el PAN y el PRI, y los demás organismos políticos (la llamada “chiquillada”, encabezada por el PRD) lo quieren así.

Es una cuestión moral y ética, y ahora que lo plantea Morena, es una presión fuerte. ¿Se atreverán a oponerse los del PRI y los del PAN? Están entre la espada y la pared.

Y no hay que olvidar: Morena tiene solamente 4 años de existencia, y que hoy haya logrado un financiamiento récord cuando hace menos de un lustro no tenía ni registro, es algo digno de análisis. De verdad que sí

II

El PRI y el PAN van a dejar un país muy parecido a unas ruinas, y esto es en prácticamente todos los aspectos.

No solamente es la violencia, la guerra que vivimos, las madres que buscan a sus hijos, los cuerpos enterrados en enormes fosas clandestinas. No, no solamente es esa tragedia persistente. También dejarán las arcas semivacías, la industria petrolea en crisis, el estado privatizado en sus empresas clave, tasas altísimas de desempleo, industrias desmanteladas y un largo etcétera.

El PRI y el PAN, es decir, el modelo neoliberal a la mexicana, le heredará a AMLO un país casi en ruinas. La reconstrucción no será fácil y no se hará en poco tiempo. Requiere de mucho, y de muchos.

III

Hace tres días entrevistaron a Jesús Zambrano, uno de los que se quedó con el cascajo que se llama PRD. Dijo que si no “escuchan a la gente”, existe el riesgo que el partido del Sol Azteca desaparezca, y que en las próximas elecciones pierdan el registro.

Lo dijo como si fuera algo nuevo, como una noticia que está dando…

No se ha dado cuenta que eso se sabía desde hace mucho, y que lo más seguro es que el PRD, pronto, sí desaparezca, y que sea solamente una historia por contar.