Un gran número de las familias más poderosas dentro del Ejército mexicano comenzaron a cancelar sus vacaciones decembrinas en Estados Unidos luego del arresto del general Salvador Cienfuegos, ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Estas familias, principalmente de generales de brigada, generales de brigadier, coroneles y tenientes, temen que, pisando suelo estadounidense, se enteren que el Departamento de Justicia tiene en su contra una orden de aprehensión por cargos vinculados al narcotráfico.

A 75 días de que termine el año, las cancelaciones comenzaron a darse a conocer debido a que, en el Ejército Mexicano, todo personal que desee vacacionar fuera de México debe informar a sus subalternos y solicitar permiso por escrito a su superior. También deben contar con la autorización de un subsecretario de la Defensa Nacional.

Ejército mexicano. Foto: Especial

En días recientes los propios peticionarios comenzaron a cancelar sus solicitudes de vacaciones, posponiendo sus vacaciones al país vecino hasta nuevo aviso.

Cambio de planes

Estas cancelaciones también fueron comentadas en grupos de WhatsApp, en donde participan militares que han denunciado actos de corrupción al interior del Estado mexicano.

Ahí, se asegura que los cambios de planes para las fiestas decembrinas son un ejemplo de que la participación de altos mandos en la estructura de protección al crimen organizado es un secreto a voces.

Incluso, con el chiste “el que esté libre de traficar drogas, que haga un viaje a Disney” bromearon en los grupos de WhatsApp. También usaron el chiste “Próximo requisito para ganarte un ascenso: ve a Los Ángeles y regresa”.

Desde la Presidencia de la República se presuma constantemente el crecimiento de efectivos del ejército mexicano y de equipamiento bélico.

Por su parte, el titular de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, ha comenzado a investigar los movimientos inusuales de parte de la plana mayor del Ejército para identificar quiénes están más inquietos tras el arresto de Cienfuegos y aislarlos de los cargos de mando.

Fricciones entre Generales

El secretario Luis Cresencio Sandoval no era parte del círculo íntimo de Salvador Cienfuegos. Incluso, en los últimos días de transición del gobierno de Enrique Peña Nieto al de Andrés Manuel López Obrador, Cienfuegos propuso a AMLO una lista de sucesores sonde no se incluía a Cresencio.

“El general Salvador Cienfuegos nunca quiso que su puesto se lo quedara el secretario Luis Cresencio Sandoval. Quería a uno de los suyos ahí, tl vez tratando de cubrirle la espalda. Ahora es tiempo de que el general secretario de la Defensa Nacional ubique a ese círculo cercano que iba a proteger al general Salvador Cienfuegos y lo separe del Ejército”, indicó una fuente a EMEEQUIS.

Al conocerse la noticia del arresto del general Cienfuegos en Los Ángeles, California, por petición de la agencia antidrogas estadounidense (DEA), se desató un caos en las oficinas y las unidades habitacionales de las Fuerzas Armadas.

Es reconocido, dentro del Ejército Mexicano, como un hombre de estilo sobrio y mano firme para liderar a las Fuerzas Armadas, y para defender a los suyos cuando, durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, militares fueron acusados de graves delitos como ejecuciones extrajudiciales en los casos Tlatlaya y Ayotzinapa.eneficios

Algunos soldados lo reconocen como la razón por la cual se concretaron cientos de ascensos en el Ejército mexicano, se mejoraron los salarios de militares y se ampliaron beneficios, como becas en universidades particulares y seguros de gastos médicos mayores.

No obstante, para otros representa la continuidad de una tradición perniciosa que premia a quienes se doblegan ante el poder y castiga a quienes se rebelan ante una cadena en la que se obliga a los militares de más bajo rango a participar en datos ilícitos.