Durante el último año del priista Eruviel Ávila como gobernador del Estado de México fueron desviados mil 40 millones 727 mil 769 pesos que debían destinarse a la salud de los habitantes de esa entidad. 

Por el contrario, estos recursos fueron utilizados en el pago de sueldos de personas no acreditadas que ya habían sido dadas de baja, tenían licencia sin goce de sueldo, nunca trabajaron o para aquellos que, aunque trabajan, decidieron superar su línea máxima salarial.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), tras la revisión de la Cuenta Pública de 2017, una parte de esos recursos aún están en proceso de aclaración, otra se uso para pagar extra en un contrato y, una última parte las autoridades no tienen pruebas de que haya sido utilizada en salud.

El 2017 fue el último año de la administración de Eruviel Ávila, así como el de la elección en la que Alfredo del Mazo Maza resulto como nuevo Gobernador. Ambos priístas.

SinEmbargo menciona este miércoles que, según los Datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, en el Estado de México viven 8 millones 230.8 mil personas en pobreza, de los cuales, 2 millones 668.3 mil presentaron carencia en el acceso a los servicios de salud.

Esos más de mil 40 millones de pesos, reporta, debían ser utilizados para el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, para el Seguro Popular y Prospera, en su componente de salud.

La información presentada por la ASF indica que aún falta aclarar qué pasó con 886 millones 246 mil 279 pesos que debieron de ser ejercidos en asuntos de salud.

Por su parte, el dinero que “no se aplicó” suma 75 millones 786 mil 264 pesos, mientras que fueron 34 millones 126 mil 431 pesos los que se pagaron de “excedente” en un contrato para el “servicio de administración e interpretación remota de imágenes médicas”, celebrado con grupo Medoak, SA. de C.V. Esta empresa, tan sólo en este sexenio, ha recibido más de 20 contratos por un total de 665 millones 656 mil 631 pesos.

El resto del dinero que debía usarse para la salud del Estado de México fue destinado a pagar salarios.

¿Qué pasó con 854 millones de pesos?

A partir de la auditoría a los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud ejercidos por el Gobierno del Estado de México, se encontró que el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) había pagado recursos del fondo por 8mil 753 millones 331.5 mil pesos al finalizar marzo de este año, por lo que a esa fecha quedaron recursos que no fueron comprometidos y devengados ni al cierre de 2017 ni a inicio del 2018, por 854 millones 373 mil pesos.

Dicho dinero, menciona, debió haber sido reintegrado a la Tesorería de la Federación (Tesofe) a más tardar el pasado 15 de abril.

Por lo tanto, la ASF solicitó la documentación comprobatoria de esa cantidad para poder justificar su falta de aplicación o, en caso contrario, elaborar la reintegración más los rendimientos generados.

Además, tras revisar una muestra del personal eventual, federal y estatal de empleados de los Servicios de Salud del Estado de México, se encontró que con los recursos del mismo fondo, el ISEM había pagado a 55 personas que no acreditaban el perfil de la plaza contratada. En total, estas percepciones ascendieron a 17 millones 349.3 mil pesos.

Por si fuera poco, 452 empleados recibieron pagos posteriores a la fecha de su baja, por lo que se realizaron pagos indebidos durante el 2017 por una cifra total de 6 millones 204.3 mil pesos.

Al respecto, el Gobierno del Estado de México presentó a la ASF los documentos que justifican y aclaran los pagos de 19 mil pesos por concepto de aguinaldo a cinco empleados, por lo que el daño al erario federal quedó en 6 millones 184 mil 976 pesos.

Además, 2 millones 931 mil 828 pesos fueron destinados a pagar a 71 personas que tenían licencias sin goce de sueldo y 1 millón 456 mil 847 pesos se usaron para pagar, indebidamente, a nueve trabajadores que no se encontraron ni fueron identificados por el responsable del centro de trabajo.

Sobre los sueldos, se hizo una observación más por 72 mil 088 pesos que se registraron como pago a una persona de la que no se encontró contrato.

También llamó la atención que el contrato ISEM-SERV-LPRE15/007-17, con Grupo Medoak S.A de C.V para el servicio de administración e interpretación remota de imágenes médicas, aunque en un inicio se le registró con una suficiencia presupuestal de 6 millones 356 mil pesos, al final se terminó pagando por 40 millones 483 mil pesos. El daño al erario en este caso se calcula en 34 millones 126 mil 431 pesos.

Millones de pesos desaparecidos

En la revisión hecha a Prospera en su componente salud aplicado al Estado de México, la revisión verificó el 61.4 por ciento de los 389 millones 460 mil pesos que recibió la entidad el año pasado.

No obstante, la ASF encontró que el ISEM transfirió 148 millones 498 mil pesos de Prospera a dos cuentas bancarias para dispersarlos a través de nóminas, pero sólo se logró justificar el pago por 144 millones 912 pesos; de los 3 millones 586 que debieron reintegrarse no se presentó evidencia.

También aparecieron irregularidades en los rendimientos financieros que generó la cuenta bancaria de Prospera. De los 182 millones 727 mil que fueron transferidos por el Régimen Estatal de Protección Social en Salud al ISEM, no fueron justificados 116 millones 205 pesos.

Ante este señalamiento, el Gobierno mexiquense entregó a la ASF la documentación de 88 millones 820 pesos, pero aún así quedaron faltantes 28 millones 286 pesos.

También se encontró un faltante de 9 millones 438 mil pesos de rendimientos financieros de las cuentas bancarias que fueron utilizadas para el manejo del programa.

Por último, se encontró que 46 millones 744 mil 152 pesos fueron usados para compras, que no se sabe si estuvieron destinadas a fines específicos del programa.

Además, en la auditoría que se hizo a los recursos federales que se transfirieron por medio del Acuerdo de Coordinación que se celebró entre la Secretaría de Salud y el Estado de México, se encontró que el Gobierno del Estado hizo “pagos en exceso” con recursos del Seguro Popular 2017, a personal eventual por 7 millones 084 mil pesos.

Por su parte, al personal de nómina regularizada se le destinaron 2 millones 875 mil pesos, más 6 millones 613 mil pesos que se usaron para pagar el sueldo de 36 personas con plazas financiadas con recursos del Seguro Popular, que nunca fueron ubicadas ni identificadas por el responsable del centro de trabajo.