Contactanos

 

Desfiladero

Marcos: una máscara que la posmodernidad salvó del paredón |DESFILADERO

En otros tiempos —afortunadamente idos—, cuando los revolucionarios arreglaban sus diferencias a balazos, a un Tilingo Lingo como el subcomandante Marcos haría ya mucho que lo hubieran pasado por las armas, básicamente, por traidor. Traidor a las comunidades indígenas rebeldes que acaudillaba, traidor a los movimientos sociales en general, traidor a los sentimientos de la nación, traidor al pueblo de México.

1994: el alzamiento del primero de enero revitaliza la segunda candidatura presidencial de un Cuauhtémoc Cárdenas muy venido a menos, pero Marcos se dedica a demolerla y, por causa-efecto, ayuda a ganar a Ernesto Zedillo en agosto. Como Salinas se niega a devaluar el peso antes de dejar el poder, Zedillo intercambia correspondencia secreta con Marcos(1) y entre ambos acuerdan la “segunda ofensiva militar” del año, que se verifica el 19 de diciembre. Zedillo devalúa el 20.

1995: el 9 de febrero, Zedillo lanza una ofensiva militar contra las comunidades rebeldes de las cañadas de la selva. Sorprendido, Marcos lo acusa de “traidor”. ¿Cómo que traidor? ¿No que era su “enemigo”? En este caso, el Sup tiene razón: Zedillo traicionó los acuerdos secretos de diciembre.

Subcomandante Marcos y su escolta. La Realidad, Selva Lacandona. 1995. Foto: Emiliano Thibaut

Subcomandante Marcos y su escolta. La Realidad, Selva Lacandona. 1995. Foto: Emiliano Thibaut

1996: puesto en fuga el Sup, gracias a la presión militar y la mediación del Congreso, Zedillo obliga a la comandancia general del EZLN a negociar con el gobierno desde abril de 1995. En febrero de 1996, las partes firman los Acuerdos de San Andrés —que hasta hoy son papel mojado— y Zedillo celebra este “éxito político” para ocultar que en el primer año de su administración la economía mexicana cayó 6.9 por ciento.

De 1996 a 1999, bandas paramilitares, armadas por el ejército y asesoradas por Adolfo Oribe —teórico maoísta que luego de la matanza de Acteal asciende a subsecretario de Gobernación— combaten a las comunidades rebeldes bajo la batuta de los latifundistas chiapanecos —entre ellos el escritor comunista Laco Zepeda, a quien como secretario de Gobierno se le atribuyen más de 100 asesinatos— buscando recuperar las tierras que el EZLN ocupó en 1994.

El actor estadounidense Oliver Stone y Marcos.

El actor estadounidense Oliver Stone y Marcos.

Años de trágica penuria para las comunidades indígenas, los del sexenio de Zedillo son también los de mayor gloria de Marcos: la solidaridad internacional se vuelca en su apoyo, llegan a la selva toda clase de visitantes ilustres —la viuda del presidente Francois Mitterrand, el cineasta Oliver Stone, el escritor Eduardo Galeano, el politólogo Régis Debray, el actor Edward James Olmos— y un sinfín de jóvenes europeos que se convierten en escudos humanos. Nada de lo cual impedirá, sin embargo, que Zedillo consolide la estrategia militar de su gobierno, ocupando con el ejército la región de los Altos de Chiapas y provocando, incluso, algunos episodios violentos para justificar, otra vez, nuevas devaluaciones del peso.

Abril de 1999: estalla una huelga estudiantil masiva en la UNAM impulsada por los jóvenes simpatizantes del EZLN. Marcos les da la espalda y apoya a los grupos más intransigentes y, con toda probabilidad, infiltrados por la policía. La huelga logra su objetivo en dos meses: evitar que mediante el pago de cuotas “simbólicas” la educación deje de ser gratuita.

A pesar de este triunfo, y como “mánager” de los ultras, que colocan alambre de púas en los foros donde controlan las asambleas deliberativas a las que ya casi nadie asiste, Marcos prolonga la huelga hasta febrero de 2000, pero en el camino consigue que los estudiantes choquen en las calles del DF con el gobierno del primer alcalde electo democráticamente en la historia de la ciudad: Cuauhtémoc Cárdenas.

Subcomandante Marcos

Destripada así la tercera candidatura presidencial de Cárdenas, Marcos ayuda a que Vicente Fox —la ultraderecha cristera del Bajío— sea el primer presidente no priísta y Zedillo pase a la historia como el “padre de la alternancia”. Tras una vistosa gira por medio país en que, escoltado por la Policía Federal y una nutrida comitiva de prensa, acompaña a los comandantes del EZLN hasta el Congreso de la Unión, para que hablen en favor de los Acuerdos de San Andrés, Marcos desaparece durante los siguientes cinco años.

A la luz de un nuevo pacto secreto, ahora con Fox, el gobierno mexicano reduce notablemente su presencia militar en la que ya no se llama “zona de conflicto” sino “área de influencia” zapatista, y Marcos inicia una triple purga: primero calumnia y difama, y después expulsa de sus “territorios autónomos”, a quienes dentro y fuera del país le brindaron solidaridad y apoyo en los años aciagos de Zedillo. Al mismo tiempo veta el acceso a la “prensa capitalista” y en comunicados melodramáticos lamenta que “el desprecio del poderoso ha vuelto a condenarnos al aislamiento”.

AR-160229972

La tercera fase de la purga afecta a las propias bases de apoyo que, dada la ferocidad del hambre, salen de la selva a buscar trabajo en las ciudades y, cuando regresan con dinerito para los suyos, descubren que ya no son dignos de pertenecer a la organización. Este afán de aserrucharse los pies hará que los paramilitares —al servicio de las empresas mineras— se apoderen de la comunidad de La Realidad, la capital mundial del zapatismo en los años del glamour intergaláctico.

2005: divorciado de los movimientos sociales, debido a su pacto con Fox, cuando la fallida maniobra del desafuero agiganta la figura política de Andrés Manuel López Obrador, Marcos regresa a la escena pública y decreta: “López Obrador es un peligro para la izquierda mexicana”. Iluminados por esta epifanía, dos especialistas en propaganda estiércol, Dick Morris, del Partido Republicano de Estados Unidos, y Antonio Solá, del Partido Popular español, contratados por la campaña electoral de Felipe Calderón, mejoran el eslogan de Marcos y alertan: “López Obrador es un peligro para México”.

El subcomandante Marcos, inicia "La otra campaña", el 1 de enero de 2006. Foto: REUTERS/Bernardo De Niz

El subcomandante Marcos, inicia “La otra campaña”, el 1 de enero de 2006. Foto: REUTERS/Bernardo De Niz

2006: montado en una Harley-Davidson y rebautizado como “subcomandante Zero” (así, como la Coca-cola que bebe a ríos), Marcos sale de San Cristóbal para recorrer el país, escoltado por la Policía Federal y la “prensa capitalista”, y pronuncia en cada punto de la ruta un discurso contra López Obrador. Después de cada arenga pierde adeptos, y cierra su gira, el mismísimo día de las elecciones presidenciales, con un mitin en el Zócalo al que asisten 500 personas, pero él —que al frente del EZLN en 2001 reunió en esa plaza a más de 200 mil— promete: “Muy pronto seremos más”.

Luis Hernández Navarro, en un artículo que publicó el martes pasado en un tabloide capitalino donde funge como coordinador de opinión, escribió: “A finales de 2005 los zapatistas llamaron a organizar un gran movimiento nacional para transformar las relaciones sociales (sic). En este marco impulsaron la otra campaña, una iniciativa de política popular (…) de corte anticapitalista (sic). Aunque la otra campaña nunca llamó a abstenerse ni a boicotear las elecciones, criticó acremente a los candidatos de los tres partidos políticos, incluido Andrés Manuel López Obrador”. ¡Incluido López Obrador! ¡Incluido López Obrador!

Marcos en su reaparición

Hernández Navarro, ex discípulo de Adolfo Oribe en los años previos al EZLN, escribe hoy como si fuera el abuelito memorioso de los niños que en 2006 tenían seis años, y con la mano en el corazón pretende invitarlos a que en 2018, cuando ejerzan su derecho ciudadano por primera vez, no se dejen confundir por López Obrador, el “populista mesiánico castro-chavista que quiere vender el país a los rusos” (Ricardo Anaya, líder del PAN, lo dijo), y, en un acto de rebeldía que los ennoblecerá, los exhorta a que voten, muchachos, voten por la “candidata indígena independiente” (y “antisistémica” y “anticapitalista”), que Marcos acompañará por todo el país, escoltado por la Policía Federal, para seguir “transformando las relaciones sociales”, profundizando el genocidio detonado por Calderón y continuado por Peña Nieto que Salinas desea prolongar —porque no tiene a nadie más— mediante la sumisión de Margarita Zavala, que está más puesta que un huevo para pasar a la historia como la primera presidenta de México…

  1. Véase la primera carta de Zedillo y todas las respuestas de Marcos en La Jornada, diciembre 1994. Fuentes directas me aseguraron que esa correspondencia (llevada a Guadalupe Tepeyac por colaboradores de Zedillo y periodistas con “derecho de picaporte”) debía permanecer oculta. Sin embargo, cuando Zedillo dio a conocer su primera carta, el Sup ordenó que sus respuestas fueran entregadas a la prensa en un solo paquete.

Jaime Avilés †
Escrito por

Director fundador de Polemón. Dramaturgo, periodista, narrador y cronista. Fue marinero, actor de carpa, activista político y criador de conejos. Desde 1995 publicó una columna política semanal en el diario La Jornada titulada Desfiladero. Dos de sus crónicas forman parte de la antología A ustedes les consta de Carlos Monsiváis. Su obra ha sido traducida al francés y al italiano.

12 Comentarios

12 Comentarios

  1. Avatar

    Luis

    24 octubre, 2016 at 1:05 pm

    Gran análisis Jaime, en perspectiva es muy claro el papel que ha jugado Marcos, una marioneta del régimen. En 1994 apareció como un actor central para demoler el régimen autoritario a partir de la causa indígena, irrebatible y legítima como ninguna otra, sin embargo su papel fue el de golpear y ridiculizar la candidatura de Cuauhtémoc; en 2000 la gran movilización a la que convocó por todo el país y que terminó en el zócalo del DF en los hechos no sirvió de nada pues el zapatismo y Marcos guardaron silencio frente a las atrocidades y corruptelas de Fox, en una supuesta retirada estratégica. Marcos reapareció en 2005 para convocar a su “otra campaña” que fue una campaña contra López Obrador, más rabiosa incluso que la de la derecha panista a la que apoyó. En 2012, tras años de silencio, Marcos reapareció para llamar al voto nulo y a la abstención, apoyando con ello al régimen. Ahora en 2016 regresa para anunciar a su candidata indígena, que seguramente servirá para cerrar la pinza sobre López Obrador y gopear sistemáticamente su campaña. En los hechos Marcos ha sido un instrumento clave del régimen, un engañabobos sin credibilidad alguna.

  2. Avatar

    Teo

    24 octubre, 2016 at 2:02 pm

    Jaime, me da mucha pena tu comentario, del Tonto del Pueblo, que escribías en el tabloide que ahora le criticas a Luis Hernández Navarro, a lo que ahora escribes ha pasado algún tiempo. Viví lo que comentas, me tocó estar en la calle cuando el fraude al ingeniero Cárdenas en 1988 y después supe que éste había negociado secretamente con Salinas. En los mítines se le exigía al ingeniero radicalizar las protestas, contingentes de campesinos michoacanos gritaban tomar las armas para defender el triunfo de aquél. La respuesta fue siempre evitar el baño de sangre, hasta ahí. Vino después la elección de 1994, precedida, te faltó decir, de la rebelión zapatista del primero de enero de ese año. El Estado mexicano se vio rebasado, desconcertado, el asesinato de Colosio lo corrobora, después el de Ruiz Massieu y después el suicidio de Mario del mismo apellido también lo reafirman. La candidatura de Cárdenas fue lamentable, su desempeño en el debate fue de terror, Fernández de Cevallos lo apaleó hasta que le dolió el hocico. Son acusaciones graves las que realizas en el sentido de “fuentes directas” me aseguraron. Dílas Jaime, ilústranos aquí con tus descubrimientos y no sólo pidas el ajusticiamiento de Marcos. Ahora yo te voy a decir, y lamento hacerlo porque los trapos sucios se lavan en casa, que el CNI no registrará legalmente a la candidata indígena, es decir,”no robará votos a tu candidato”. Y de paso déjame decirte algunas dudas con respecto a ese personaje. ¿Lo de la operación a corazón abierto fue verdad o sólo lo hizo para no enfrentar la privatización de nuestros recursos? Fue su ex partido el que firmó el Pacto por México y con éste las reformas, ¿se salva él por salir un año antes de ese partido?, ¿existe alguna autocrítica de tu candidato?, ¿por qué si iba arriba 10 puntos en las encuestas perdió la elección?, ¿la toma de reforma fue lo único que se podía hacer?

    • Avatar

      Miguel Ángel

      24 octubre, 2016 at 4:21 pm

      Guau, ¿desde la «izquierda» también se juega la carta de «la toma de Reforma»?, porque me suena a argumento de «millennial» de la Condesa.

      No es un alivio saber que la «candidata independiente indígena del verdadero abajo de la verdadera izquierda anticapitalizta-galáctica-altermundizta-ziudadana-del-mundo-inmaculada-que-no-se-plantea-la-toma-del-poder-político-como-herramienta-anticapitalizta-porque-todoz-loz-mundoz-caben-en-ézte no contenderá oficialmente. De cualquier forma, los «votos» que por esta vía planeaban robar a AMLO estaban perdidos de inicio, pues el único «músculo electoral» del que el ezeta podría presumir está constituido por los ultras, radicalotes raya paredes de «acción contundente» y de irresponsabilidad infantil, que jamás votarían de cualquier forma por un «socialdemócrata burgués» de la «falsa izquierda».

      Confirmación: el espectro político es circular, los «extremos» se tocan. Los hechos hablan por sí solos.

      • Avatar

        Teo

        31 octubre, 2016 at 3:14 pm

        Miguel Ángel: ignoro qué entiendas por “izquierda” y tampoco sé por qué dices que desde eso que tu defines como “izquierda” se puede hablar de la toma de Reforma. Claro, y mucho menos sé por qué mencionarlo te suena a argumento de ricos en la Condesa. Tal vez no sea un alivio para ti saber que el EZLN no va a registrar a su candidata indígena, mas con ese argumento te contradices y contradices a Jaime Avilés cuando afirman que AMLO perdió la elección del 2006 por los votos que el EZLN le escamoteó por su llamado a no votar. Queda pendiente la autocrítica de AMLO, saber, por ejemplo, ¿cómo es que el proceso de organización territorial para la defensa del voto siempre queda reducida a lo simbólico?, ¿cómo es que Calderón primero y después Peña pueden robarse las elecciones de una manera tan simple? Si desde ahorita ya sabemos que nos van a hacer fraude, ¿cómo podemos organizarnos para hacer que se respete la voluntad popular?

    • Avatar

      Babuino

      24 octubre, 2016 at 11:55 pm

      Excelente respuesta, categórica.
      Realmente estoy sorprendido de el nivel de esquizofrenia que tiene J. Avilés. Las acusaciones son graves, infantiles algunas de ellas, ridículas. Lo peor, es que desde su pensamiento neocolonial, Avilés no toma en cuenta a las bases de apoyo zapatistas, ni al resto de la comandancia ni al CNI. Es decir que desde su perspectiva, todos son un rebaño pastoreado por el perverso de Marcos.
      Lamentable.
      Pd: morena se llena de ilustres personajes, con el tiempo veremos más desfiguros de sus simpatizantes. Es una pena, pues también están dentro de Morena, gente muy valiosa. Pero si hay poder y hay dinero, los oportunistas alzarán la mano

  3. Avatar

    Ge

    24 octubre, 2016 at 4:25 pm

    Como siempre, Don Jaime impecable, mostrando al enmascarado tal como es, un vulgar traidor a México, a Chíapas, a los indígenas, a la izquierda, a los estudiantes, al propios Zapatismo. Un tipo cuya seguridad no esta amenazada pero que aún así sigue encapuchado, habla claramente de su cobardía, habla de que se sabe traidor y el desenmascararse lo confirmaría irrefutablemente.

  4. Avatar

    guy

    24 octubre, 2016 at 5:02 pm

    Excelente análisis. Hay que desmitificar de una vez por todas a ese fantoche, que al final de cuentas nada positivo ha hecho por los indígenas del país más allá de establecer su cacicazgo en una zona pequeña y aislada de Chiapas. En lugar de apoyar a Andrés Manuel López Obrador, el único candidato independiente real que tenía la gran oportunidad de ganar la presidencia en 2006, “marcos” se dedicó a sabotear su campaña y ahora, con aspirante “indígena” o sin ella, se enfila a hacer lo mismo otra vez. Es una verdadera tristeza que aún haya, en los sectores de la izquierda “main stream” o “perfumada” y “moderna”, quienes se emocionan con él, siempre esperando el arribo del “iluminado” que atraía a extranjeros ávidos de folclor tercermundista.

  5. Avatar

    R Flores Durán

    24 octubre, 2016 at 11:01 pm

    Pobre Jaime, por eso El Sub-comandante es el Sub-comandante, y por eso Polemón sigue siendo la basura sin sentido ni coherencia que ha sido siempre; un completo ignorante que pretende escribir de cosas que no sabe sólo por llamar la atención. Farsantes
    Que viva el EZLN

  6. Avatar

    Alberto Vallejo

    29 octubre, 2016 at 10:07 am

    Además de mesquino, mentiroso y vil , este mensaje demuestra la más evidente cara del racismo de muchos socialdemocratas de tercera… demuestran no solo su racismo y clasismo, sino su total desconocimiento de lo que ocurre en el México de abajo, de su desprecio por las resistencias, los dolores y los esfuerzos de mucha gente en el país… totalmente fuera de las discusiones políticas reales que plantea el desafío de organizar una candidatura indígena, este panfleto idiota saca a relucir el cobre de ilustres AMLISTAS que pueden llegar al poder y que nos demuestran que no serían muy diferentes de la manera de actuar y de pensar de la derecha (a la primera crítica y legitimados por el poder nos mandarían fusilar a más de uno, claro a la derecha no, ya de entrada a esos ladrones y genocidas los amnistiaron). Brillantemente lo explicaba Walter Benjamin, el principal problema de la socialdemocracia es que comparte con la derecha la misma visión del mundo (weltanschauung) y ni siquiera son conscientes de ello…

  7. Avatar

    Martín corona

    8 julio, 2018 at 8:06 pm

    Hola! ” Sabios eruditos del universo político “. Que creen?
    Amlo es presidente de México
    2018-2024! Gracias al voto de mas de 30.000.000 de mexicanos!

  8. Avatar

    MarcoSapata OenBici

    9 julio, 2018 at 2:58 pm

    El subcomandante Marcos, Galeano o como se reinvente, es un subcomandate al servicio de la CIA y el FBI, (por esos sus incongruencias). Osea el Zapatismo esta creado por la CIA, y todo el caos controlado de Chiapas viene gracias a la intruduccion del Zapitismo sino no lo hubieran logrado. Ahora hasta los bloqueos atracos-boteos, y asaltos son bien cordinados con por la CIA. Por eso se agarran a los delicuentes y luego los vuelven a solatar, gracias a las ONGs que tambien cordina la embajada gringa, britanica, isrealita, francesa y española.

    El zapatismo surgio, muy calculadamente para desplazar a la gente de mucho territorio maya, que sin el movimiento hubiera sido muy dificil desplazarlos. La idea era y es, despoblar zonas, o montonarnos en la ciudades, que comunidades ancestrales perdieran el conocimento autono de agricultura y apropiarse de todo para las trasnacionales. Esto es noeliberalismo, para lograrlo. Ahora que ya son dueños, las trasnacionales, y que ya desplazaron a miles, parece que no les interesa mas el neoliberalismo. Pero si tienen a uno que otro chango que opine como el Subcomandante MArcos-Galeano para seguir diriguiendo la politica del pais y no se les vaya a ir de las manos el saqueo a Chiapas y Mexico por parte del Banco Mundial.

    Si el subcomandante MArcos-Galeano opina que es mas de lo mismo, es porque el mismo es lo mismmo!!!! osea al servicio directamente de la CIA, ya no necesita cuadrarse ante Salinas!!!

  9. Avatar

    Andrés Yáñez

    9 julio, 2018 at 3:13 pm

    Totalmente de acuerdo con lo escrito por Jaime Avilés en ese no tan lejano 2016, tal como lo describe ha sido el oscuro accionar de el cuatro nombres –Zero, Marcos, Galeano, y el de pila, Vicente; con cuál otro aparecerá?, será Peña, Meade, C/anaya (ese le vendría perfecto), o Zero a la izquierda?– Como es taaan imaginativo, quizá nos sorprenda con alguno mega-impactante para embaucar –que para ello se pinta solo– a sus diez seguidores que le quedan.

    Va a reaparecer declarándole la guera al gobierno de AMLO? Ah cabrón!!! Qué miedo!!! Pero no nos preocupemos, ese petate ya está bien chamuscado… el “durito” con AMLO, es súper “blandito” con los amigochos de la hermanita y, por otra parte, AMLO es veneno puro para los traidorcetes y los canallitas, como el interfecto!!!

    Felicidades póstumas, por partida doble, Jaime, por tu artículo y por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, al cual contribuíste desde tu trinchera periodística y creando aun otras más con la sociedad consciente y actuante, como personalmente me consta!!!

    Y ahora: que ladren los perros cuanto quieran!!! El cambio es irreversible!!! Fuera máscaras, señor cuatro nombres!!!

Deja un comentario

Facebook




Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1,251 suscriptores

Támbien te puede gustar

LMDP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador recibió a la delegación del gobierno de Estados Unidos con una estimulante conversación, y Antony Blinken –secretario de...

Taim-Lain

El alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera, dice estar preparado para “defender a las y los tamaulipecos”, de cara a los comicios próximos. “No...

LMDP

Varios legisladores fueron invitados por el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna, y por la Secretaría de...

LMDP

La conductora de TV Azteca publicó en Twitter una imagen de la escultura “La joven de Amajac” que reemplazará a Cristóbal Colón en el...