El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, reveló al diario La Jornada haber tenido sospechas de que hubo corrupción desde Presidencia de la República durante la emergencia nacional ocasionada por el virus de la influenza AH1N1.

Hoy, a 11 años de aquella crisis vivida durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, se sabe que el dinero público se derrochó a diestra y siniestra, beneficiando a grandes televisoras y a empresas fantasma sin que hasta hoy se hayan rendido cuentas por ello.

En ese año, López-Gatell se desempeñaba como director de Epidemiología, una experiencia que, según indica, le dejó valiosas lecciones para enfrentar hoy la pandemia del coronavirus, como: coordinación y comunicación dentro del gobierno, así como que es mejor trabajar sin corrupción.

López-Gatell indica que ayuda mucho que hoy no exista corrupción: “hoy no haya corrupción hace una diferencia inmensa”.

Según se ha documentado, en 2009 hubo presión política para que se compraran pruebas rápidas y, al igual que ahora, se discutía sobre marcas, aprobaciones de la FDA y recomendaciones de la OMS que eran falsas.

“Luego nos enteramos que la presión era porque desde Presidencia ya se habían comprado miles de pruebas. Otro fue el enjambre de empresas que vendían plataformas informáticas. La requeríamos para la vigilancia epidemiológica. Lo que había no servía y, de hecho, en los primeros días de la epidemia el secretario Córdova reconoció que no se sabía lo que pasaba en los estados”, indicó.

El subsecretario agregó que tenían la presión de Los Pinos y de las compañías, que eran de algún amigo de alguien o que estaban recomendadas por alguien más.

Teníamos la presión de Los Pinos, de las compañías que eran de algún amigo de… o estaban recomendadas por alguien más.

Pese a estas presiones, López-Gatell cuenta que hubo resistencia:

En la Secretaría de Salud nos resistimos y lo resolvimos con la adopción de la plataforma del Issste, donde se colectaban los datos de las secretarías de Salud estatales y del IMSS, que tiene su propio sistema. Esa solución de servicios web sigue funcionando y nos permite integrar en tiempo real la información de los tres organismos.

El hoy subsecretario de salud contó que durante la epidemia de Influenza lo que menos importó fue la técnica y la ciencia, cosa muy distinta a lo que sucede hoy:

El contraste hoy es impresionante. Tenemos como cualquier grupo social, de gobierno o no, desfases de coordinación y comunicación, pero es mucho mejor que hace una década y tiene que ver con el respaldo del Presidente a la técnica y a la ciencia. Eso no lo tuvimos en 2009, y no fue culpa del doctor José Ángel Córdova, quien era el secretario de Salud. Él nos pidió trabajar técnicamente, pero de ahí para arriba, puf, el desorden. El protagonismo venía de todos los actores políticos del sistema federal y gobiernos estatales.

MVacuna contra la influenza AH1N1. REUTERS/Jorge Cabrera

Explicó que en la Secretaría de Salud se resistieron y que por ello adoptaron la plataforma del ISSSTE para colectar los datos de las secretarías de salud estatales y del IMSS, integrando la información de las tres dependencias en tiempo real.

Los grandes beneficiados

Un reportaje de SinEmbargo dio cuenta de cómo durante la crisis de la influenza AH1N1 se beneficiaron grandes televisoras y empresas fantasma.

En abril de 2009 Felipe Calderón decretó ante el Diario Oficial de la Federación varias acciones en materia de salubridad general para prevenir, controlar y combatir la existencia y transmisión de la influenza estacional epidémica.

Por ello, en el Artículo 2 del documento, facultó al entonces Secretario de Saludo, José Ángel Córdova Villalobos, a gastar en equipo médico, agentes de diagnóstico, material quirúrgico y de curación, así como productos higiénicos.

Foto: Joe Raedle/Getty Images.

Además les permitió comprar “todo tipo de mercancías” y “bienes y servicios” por las cantidades o conceptos necesarios sin que fuera requisito una licitación pública.

Bajo esta premisa, entregó a TV Azteca un contrato por 28 millones 750 mil pesos y a Televisa 28 millones 736 mil 121 pesos, para transmitir el mensaje “Estadísticas de la Influenza”.

Una auditoría realizada a la SSa de 2010 reveló que los domicilios fiscales entregados por Humberto Cervantes, Créalo Producciones y Especialistas en Imagen Pública, que recibieron en conjunto por campañas de vacunación 832 mil 480 pesos, no fueron encontrados.