En abril de 2009, la secretaría de Salud de Felipe Calderón, liderada por José Ángel Córdova Villalobos declaró en México una crisis de contagio por la influenza AH1N1, cerrando negocios y suspendiendo clases para evitar la propagación del virus.

Mientras tanto, el dinero público se liberó sin filtros.

Las campañas de publicidad para anunciar que el Gobierno tenía la crisis bajo control destinó entre 2009 y 2012 89 millones 224 mil 349 pesos, según los contratos consultados por SinEmbargo en Compranet y el Portal de Obligaciones y Transparencia.

Los contratos revelan que Calderón usó la televisión y las publicaciones privadas para vender la idea de que, si la epidemia de la influenza AH1N1 no se convirtió en pandemia, fue gracias al manejo de su gobierno.

Contratos y campañas

El 25 de abril de 2009, mediante el decreto DOF:25/04/2009 ordenó varias acciones en materia de salubridad general para prevenir, controlar y combatir la existencia y transmisión del virus de la influenza estacional epidémica.

El documento señalaba, en su artículo 2, que Córdova Villalobos tenía la facultad de gastar en equipo médico, agentes de diagnóstico, material quirúrgico y de curación, así como productos de higiene.

También se le autorizó la compra de “todo tipo de mercancías” y “bienes y servicios” por las cantidades o conceptos necesarios, sin que fuera necesario hacer licitación pública.

Hasta el día de hoy no existe rendición de cuentas sobre el costo del mensaje especial “Estadísticas de la Influenza”, transmitido en diciembre de 2009, por el que TV Azteca recibió 28 millones 750 mil pesos y Televisa 28 millones 736 mil 121 pesos.

Tampoco se explicó por qué, con la excusa de la influenza, se entregaron contratos a empresas fantasma.

Una auditoría reveló que los domicilios fiscales otorgados por Humberto Cervantes Bravo, Créalo Producciones y Especialistas en Imagen Pública, que recibieron en conjunto 832 mil 480 pesos, no fueron encontrados.

Férreo crítico

Hoy, en medio de la pandemia ocasionada por el Covid-19, el ex presidente se ha vuelto el gran crítico de las decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador, y un defensor de su actuar ante la epidemia del 2009.

“No existe un plan concebido para hacer frente a la crisis sanitaria del Covid-19 ni a la crisis económica que implica esta pandemia… me da la impresión que no la entiende”, dijo Calderón en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

En varias ocasiones, Calderón ha dicho que quiere convertirse en la oposición del Gobierno de AMLO, a través de la formación de su partido político “México Libre”.

Desde el inicio de su sexenio, el gobierno de Calderón estuvo manchado por la falta de legitimidad, la cual lo llevó a decidir centrar su administración en una política de seguridad que fomentó una guerra en contra del crimen organizado.

Para 2009, su tercer año de mandato, dicha guerra había contabilizado ya cerca de 18 mil homicidios, que se sumaban a los decesos por influenza.

En 2019, Calderón presentó su libro “Retos que Enfrentamos” en Mérida, Yucatán. Durante el evento, el ex mandatario calificó al 2009 como la “tormenta perfecta” por la crisis financiera en Estados Unidos, la Influenza y las inundaciones en México.

Sobre la guerra contra el narcotráfico, expresó: “sé que perdí la batalla de la comunicación, pero no es cierto que la estrategia no funcionó”.

De la epidemia mencionó que comenzó a recibir reportes de muertes de personas jóvenes a causa de neumonías atípicas y, tras mandar muestras a Estados Unidos, los resultados revelaron que era un virus mortal, desconocido, sin vacuna ni medicina.

Influenza y campañas

Al ir avanzando la epidemia, México se volvió en un foco rojo para el resto de los países. Varios países pusieron restricciones de viaje para los mexicanos y los hoteles se vaciaron, al registrar una ocupación de entre 5 y 10 por ciento.

En la revisión a los contratos de publicidad entregados por el Gobierno de Calderón, sólo uno se centró en reposicionar la imagen de nuestro país en el extranjero.

La empresa Unidad de Asuntos Públicos recibió 50 mil pesos por una asesoría para lograr este objetivo.

No obstante, las campañas para difundir dentro de México surgieron desde todas las dependencias, incluida la Secretaría de Seguridad, de Genaro García Luna, la cual destinó 159 mil 850 pesos por la impresión de material y difusión sobre la enfermedad.

Entre los medios que resultaron mayormente beneficiados con el tema se encuentran Radiorama, Editorial Ovaciones, Organización Editorial Mexicana, Infórmula, Radiorama, El Universal, Foreign Information y La Crónica Diaria.