La Cámara de Diputados aprobó la Reforma Constitucional que modifica las reglas sobre la consulta popular e introduce la figura de la revocación de mandato, con lo que se abre la posibilidad de  remover al presidente de la República por la vía del voto libre, directo y secreto, a condición de que participe al menos 40 por ciento de los electores inscritos en la lista nominal.

El proyecto fue avalado en lo general con 372 votos a favor y 75 en contra. Ahora será  fue turnado a los Congresos de cada estado para su análisis y eventual ratificación. Se requiere que al menos 17 de las 32 entidades federativas aprueben la reforma para que entre en vigor.

De acuerdo con el dictamen, la revocación de mandato podrá ser solicitada una sola vez en cada periodo sexenal, durante los tres meses posteriores a la conclusión del tercer año del periodo constitucional, y con las firmas de un número de ciudadanos equivalente a 3 por ciento del listado nominal, es decir, alrededor de 2.7 millones de electores, en al menos 17 entidades federativas.

Como en una elección, el INE organizará la consulta y emitirá los resultados. El resultado podrá ser impugnado ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el cual dará el cómputo final y, si procede, emitirá la declaratoria de revocación de mandato.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Foto: Presidencia de la República.

Para la eventual remoción del presidente Andrés Manuel López Obrador se estableció un artículo transitorio que permitiría celebrar la consulta revocatoria en marzo de 2022, cancelando con ello la posibilidad de coincidir con las elecciones federales intermedias, como lo habían planteado originalmente el mandatario y el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). 

Se establece que en caso de proceder la revocación de mandato por el voto mayoritario de los electores, el presidente del Congreso General asumiría provisionalmente la titularidad del Poder Ejecutivo y, dentro de los 30 días siguientes, diputados y senadores designarían al responsable de concluir el periodo sexenal.

El diputado del PRI Enrique Ochoa Reza. Foto: Especial

El legislador priista Enrique Ochoa dijo que con la reforma, existe un riesgo institucional de tener tres presidentes de la República distintos en un lapso de 32 días, de acuerdo con adición al artículo 84 constitucional: “esa inestabilidad no se la deseamos a nadie y no se la deseamos ciertamente a esta administración”.

El diputado del PAN José Elías Lixa cuestionó también la facultad otorgada al Poder Legislativo para designar al presidente sustituto, pues, aseguró que la revocación de mandato va a terminar siendo un nuevo cuento populista del “cuatroteísmo”.

El legislador de Morena, el expanista Luis Fernando Salazar recriminó que el PAN rechazara la reforma porque, dijo, desperdician  la oportunidad de quitar al presidente.

“Tendrían oportunidad de quitar a un Presidente y lejos de eso, se contradicen, viven en la esquizofrenia política, la ciudadanía no los escucha y no cree absolutamente nada en ustedes”, dijo el expanista de Coahuila.

Las reformas y adiciones constitucionales ya aprobadas por el Senado de la República consideran la posibilidad de convocar a consultas populares cada año, el primer domingo de agosto, y no en cada elección federal, como se prevé en la actualidad. No podrán ser objeto de consulta popular la restricción de los derechos humanos, la permanencia y continuidad en el cargo de los servidores públicos de elección popular, la materia electoral, el sistema financiero, ingreso, gasto y presupuesto, así como obras de infraestructura en ejecución, seguridad nacional y organización, funcionamiento y disciplina de las fuerzas armadas.