Donald Trump está en campaña, y por eso ha decidido revivir su discurso de fortalecimiento de las fronteras estadounidenses vía el golpeteo a los gobiernos mexicano y centroamericanos.

Hay que recordar que en Estados Unidos el próximo 6 de noviembre habrá elecciones para elegir a Senadores, y Trump quiere más poder y más control.

Vía Twitter, porque a Donald Trump le gusta hacer política en esta red social, dijo que México (contradiciendo anteriores mensajes de alabanza al gobierno de nuestro país) es inepto por “no detener” la Caravana Migrante, donde hay “criminales”.

Posteriormente, Trump dijo que los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador no hicieron lo necesario para “detener a la gente”, y los amenazó, indicando que cortará la ayuda que Estados Unidos le da a esos países.

Donald Trump es un racista y un xenófobo, de eso no cabe la menor duda. Y esas características en su discurso las usa porque le otorgan votos.

Pero estos mensajes buscan potenciar las reacciones racistas que los mexicanos tuvieron contra la Caravana Migrante, y tratar de inocular en nosotros el: “sí, somos ineptos porque no pateamos el trasero de los migrantes y no los regresamos a sus países”.

Eso quiere Trump, ir convirtiendo a México en una nación todavía más racista que se alce como la primera frontera estadounidense, la más infranqueable, la que ataque más, la que denigre más.

La andanada de ataques de mexicanos hacia migrantes hondureños le cayó a Trump como anillo al dedo, y seguramente le puso una cara de sonrisa.

Trump actúa bajo la lógica electoral estadounidense, pero también con conocimientos de las reacciones que los mexicanos tuvieron contra la Caravana Migrante.

Es muy interesante (y patético) que los tuits de Trump hoy sean tan pero tan parecidos a los de cientos de mexicanos hace unos días.

Trump juega con eso, y le hace un guiño al discurso racista de miles de mexicanos y varios medios nacionales. Por ejemplo, el diario Reforma hoy pone en ocho columnas “Vulneran frontera”.

¿Lo pudo haber dicho Reforma mejor que Trump?

Portada del diario Reforma del 22 de octubre de 2018.

Trump está en campaña, y sus acciones deben entenderse con esa lógica. Pero nosotros estamos por entrar a un nuevo régimen, y debemos actuar a partir de ello.

El actual presidente estadounidense está jugando con nosotros, con la caravana, con los migrantes. Y nosotros, como país y como sociedad, le seguimos el juego. Es hora de no jugar su juego. Y eso debe comenzar por el gobierno mexicano, pero también por nosotros, los mexicanos, y comenzar a dejar de ser racista, a dejar de ser Trump.