Un juez federal autorizó a la Procuraduría General de la República (PGR) la consignación de las carpetas de investigación en contra del empresario Manuel Barreiro, su esposa Ana Paula Ugalde y su colaborador Juan Pablo Olea Villanueva, implicados en una presunta red de lavado de dinero en beneficio del candidato a la presidencia por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya.

En un acuerdo publicado este lunes, el juez Décimo de Distrito de Amparo en Materia Penal, Patricio Leopoldo Vargas, determinó negar la suspensión provisional a los tres implicados, quienes solicitaron que dichas carpetas no fueran judicializadas.

El juez negó la petición de otorgar dicha medida cautelar, al indicar que, según los artículos 128 y 150 de la Ley de Amparo, la suspensión del reclamo procede cuando “a) sea solicitada por el quejoso; b) cuando no se siga perjuicio al interés social, ni se contravengan disposiciones de orden público; c) cuando, de no otorgarse, con la continuación del procedimiento en el asunto, se deje irreparablemente consumado el daño o perjuicio que pueda ocasionarse el quejoso”.

En este caso, el juzgador señaló que no se cumple con la exigencia mencionada en el inciso b), ya que de conceder la suspensión provisional, se trastocaría el orden público y el interés social.

Además añadió que, de conceder las suspensiones solicitadas por los investigados, paralizaría el procedimiento penal -sobre todo en la etapa de investigación- pues no sería posible ejercer acción penal y, con ello, el Ministerio Público quedaría imposibilitado para formular imputación y, eventualmente una vinculación a proceso.

Leopoldo Vargas cumplió con las sentencias del Segundo Tribunal Colegiado en Material Penal del Primer Circuito, con sede en la Ciudad de México, en las que ordenó revocar las suspensiones que se habían concedido inicialmente.

La defensa de Barreiro, Ugalde y Olea Villanueva había argumentado que la PGR no podía consignar las carpetas de investigación de su caso porque está pendiente el amparo que promovieron por el rechazo del Ministerio Público de darles acceso a las carpetas.

Desde febrero de este año, Manuel Barreiro ha sido vinculado con Ricardo Anaya por estar implicado en la millonaria compra-venta de una bodega en un parque industrial de Querétaro y es investigado como presunto responsable del delito de operaciones con recursos ilícitos.

La nave industrial de Anaya. Foto: Especial

La trama Anaya-Barreiro

Ricardo Anaya, fue acusado por el abogado Joaquín Adrián Xamán McGregor (en representación de Alberto “N” y Daniel “N”, de las cuales no indicó nombres completos por temor a amenazas) por haber participado en una triangulación de fondos y posible lavado de dinero.

La operación que describe Xamán McGregor fue así:

  1. En 2016, Ricardo Anaya compró con su empresa Juni Serra un terreno en Querétaro (de 13 mil 589 metros cuadrados) en 10 millones de pesos. Lo hico junto con su suegro, Donino Ángel Martínez Diez.
  2. Después, unos señores fueron contratados por el empresario Manuel Barreiro Castañeda (cercano a Ricardo Anaya) para fundar un conjunto de empresas pequeñas.
  3. Estas empresas, que no eran productivas y que no generaban recursos formales, fueron llenadas de dinero. Ese dinero lo mandaron a cuentas en el extranjero. Ahí estuvo un ratito. El dueño de las empresas no era Manuel Barreiro Castañeda: él solamente dio órdenes, y puso el dinero, pero todo sin su nombre.
  4. Después de un tiempo, estas empresas fantasmas no productivas, pero con un capital que rondaba más de sesenta millones de pesos (producto de la chequera de Barreiro Castañeda), pasaron su capital a otra empresa (igual de fantasma) llamada Tesorem. De ahí, el dinero pasó a otra empresa llamada Manhattan Master Plan Development.
  5. La empresa Manhattan Master Plan Development pagó 54 millones de pesos a Juni Serra por el predio que había comprado en 10. Es decir, en unos cuantos meses, Anaya de la nada ganó alrededor de 44 millones de pesos.

En esta información lo que se evidencia es una triangulación de fondos, sin embargo, no se sabe el motivo. ¿Fue en realidad una “donación” del empresario Barreiro Castañeda a Ricardo Anaya? Y si fue así, ¿por qué se hizo dicha “donación”? ¿Cuál fue el motivo? ¿Quién regala hoy 44 millones de pesos? ¿Este casi regalo de 44 millones de pesos fue por algún favor político? ¿Ese dinero, los 44 millones, fueron de procedencia dudosa? ¿Acaso Ricardo Anaya participó en lavado de dinero?

Ricardo Anaya en la boda de Manuel Barreiro. Foto: Especial

Ricardo Anaya dijo que él no tiene nada que ver con las operaciones que hayan hecho las “empresitas”. Reconoció que sí, que compró una propiedad en 10 millones de pesos y que después la vendió en 54, pero dijo que eso fue parte de sus actividades empresariales, y que a quien hay que investigar hoy es a Manhattan Master Plan Development y no a él.

Indicó que señalarlo a él y a su empresa como relacionados con actos de corrupción es una estrategia del PRI para desprestigiarlo, para hacerle daños, para destruirlo, pero que eso no va a pasar, porque él va a ganar pronto y el PRI se va a ir del poder.

Por su parte quienes denunciaron estos hechos, además de reconocer que formaron empresas fantasmas para triangular fondos, es decir, además de reconocer un delito,indicaron que han sido amenazados, pero que no saben a ciencia cierta si por gente cercana a Ricardo Anaya o por otras personas relacionadas con el caso.