En Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez sigue oponiéndose a que esa entidad federativa se adhiera al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), y el jueves pasado hizo oficial su rechazo de no adhesión al nuevo sistema que pretende implementar Andrés Manuel López Obrador para dotar de servicio médico gratuito a toda la población mexicana.

Cuando mucho, firmó una carta de intención para coordinarse con el INSABI, pero sujeto a que el Gobierno de AMLO cumpla con sus condiciones.

Alfaro Ramírez se ha ido quedando solo en su intento de rebelión, pues los nueve gobernadores del PAN que se oponían a firmar su adhesión al INSABI ya aceptaron suscribirse. 

Las críticas en redes sociales hacia el mandatario son severas, particularmente en Twitter, donde su equipo de producción digital no puede manipular los comentarios que le escriben, como sí lo ha hecho en Facebook, haciéndose pasar como un gobernador respetado, cuando en realidad su aprobación va en caída estrepitosa. 

https://twitter.com/mirellemontes/status/1223448261459107840

La decisión del mandatario jalisciense deja en incertidumbre a las personas que padecen cáncer y hemofilia, ya que podrían no recibir el medicamento necesario para tratarse. En Jalisco alrededor de 600 personas padecen cáncer, de los cuales 48 son atendidos en el Hospital General de Occidente. El mandatario jalisciense recibió en Palacio de Gobierno las protestas de familiares de personas que padecen esas enfermedades.

Los atendió, pero se quiso lavar las manos de responsabilidad. Les dijo que sólo pagaría aportaría recursos durante dos meses porque no es un tema que le corresponde.

“Cueste lo que cueste y aunque no sea asunto de nosotros, yo voy a meterle ahorita recursos para poder comprar de inmediato todo lo que se necesite. Vamos a garantizar dos meses con recursos del Estado, aunque insisto, pues eso no está en el presupuesto de nosotros, no puedo permitir eso para Jalisco”, aseguró.

Desde que fue planteado por el Gobierno de AMLO, Alfaro Ramírez ha mantenido el mismo discurso para oponerse al INSABI. Según él, “quieren desmantelar los sistemas estatales y que entonces quedemos dependiendo de que el Gobierno nos mande las cosas”.

Incluso reclamó a otros gobernadores que hayan aceptado sumarse al INSABI: “Me da pena ver lo que pasa en el país, pensar que levantar las manos y decir ya no es nuestra bronca, ya es bronca del Presidente, me da mucha tristeza ver que se rompe el pacto federal que se están quebrando principios básicos de corresponsabilidad y que haya gobiernos que actúen de esa manera, son asuntos de cada estado y no me voy a meter”.

En reiteradas ocasiones y con un tono bravucón, Alfaro Ramírez, ha asegurado que su gobierno se encargará de la salud de los jaliscienses. Sin embargo, no ha faltado quien le recuerde que su administración fue incapaz de controlar la epidemia del dengue, que hicieron del estado el de mayor incidencia de dengue y el de más muertes por esta enfermedad a nivel nacional (con 11 mil 727 y 49 respectivamente).

Cartón de @qucho.

Alfaro Ramírez también le dio entrada al grupo de empresas conocido como el “Cártel de la Sangre” al que ha efectuado compras viciadas por conflicto de interés.

El “Cártel de la Sangre” es un grupo de empresas indagado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) por presuntamente haber aplicado prácticas monopólicas en el otorgamiento de servicios de estudios de laboratorio y banco de sangre (según su expediente DE-011-2016).

Algunos comentaristas señalan que una de las razones por las que se opone Alfaro al INSABI es porque estaría cediendo el control de los Hospitales Civiles de Guadalajara a la Federación, cuyo organismo está actualmente bajo el mando del cacique de la Universidad de Guadalajara, Raúl Padilla López, y entonces tendría que rendir cuentas claras del recurso que le han destinado.

Y si bien, uno de los alegatos del mandatario jalisciense para no adherirse al INSABI es que el sistema de salud volvería a centralizarse, también es cierto que la pasada administración que encabezó el priísta Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, dilapidó más de 6 mil millones de pesos del Seguro Popular que no llegaron a su destino.

Antonio Cruces Mada. Foto: Especial.

Alfaro Ramírez se comprometió a combatir la corrupción en su gobierno, sin embargo el responsable de ese desfalco, el médico Antonio Cruces Mada, fue detenido y liberado el mismo día, sin que a la fecha se tenga avance de su proceso.

PISA en Jalisco es consentida por Alfaro

Mientras que en el Gobierno Federal, Andrés Manuel López Obrador no ha tenido ningún reparo para investigar a Laboratorios PISA por realizar prácticas indebidas; en Jalisco su filial, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, S.A. de C.V. (Dimesa), ganó una licitación por mil 134 millones de pesos a la que convocó la Secretaría de Salud de Jalisco.

Pero lo más escandaloso es que el titular de esta dependencia,  Fernando Petersen Aranguren, es  familiar de los accionistas de esta última compañía, lo que podría implicar un conflicto de interés.

De acuerdo con una publicación de la revisa Proceso, Laboratorios Pisa, filial de Dimesa ganó una licitación por mil 134 millones de pesos en Jalisco. Dicho contrato incluye, que durante el 2019 y 2020, se le compraría hasta 4 millones 800 mil piezas mensuales de un listado de medicamentos, y el servicio de Farmacias 24 horas. Los recursos provendrán del gobierno estatal y federal, pero no se especifica en qué proporción.

La publicación señala que entre las socias de Laboratorios Pisa están las hermanas, Concepción, Martha Eugenia y María Magdalena Farah Gortazar, hijas de Luis Farah Mata y de Concepción Gortázar Ubero.

Fernando Petersen, secretario de Salud Jalisco. Foto: Especial.

Siguiendo con la relación de parentesco, Martha Eugenia Farah es esposa de Carlos Petersen Biester, padre del ex secretario de salud, Alfonso Petersen Farah.

Carlos Petersen, es hermano de Germán Alberto José y de Óscar, éste a su vez, padre del actual secretario de Salud, Fernando Petersen Aranguren. En tanto, el Secretario de Administración, Esteban Petersen Cortés, es nieto de Germán Alberto José.

Si se respetara al pie de la letra, la Ley de Adquisiciones, Arrendamiento y Servicios del Sector Público, esa adjudicación hubiera sido cancelada porque en su artículo 50 establece que: “las dependencias y entidades se abstendrán de recibir proposiciones o adjudicar contrato alguno en las materias con las personas siguientes: Aquellas en que el servidor público que intervenga en cualquier etapa del procedimiento de contratación tenga interés personal, familiar (…) hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles”.

Por si fuera poco, el tuitero @Gommber develó en su cuenta que Twitter que el abuelo de Enrique Alfaro Ramírez fue fundador de Laboratorios Pisa.

A pesar de la exhibida que le dieron al mandatario jalisciense, la Secretaría de Salud de Jalisco justificó su decisión de otorgar un contrato a Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, S.A. de C.V. (Dimesa), argumentando que nunca recibió una notificación de las autoridades federales o resolución en el sentido de que dicha empresa había sido vetada para participar en licitaciones públicas.