De enero a septiembre de 2019, el Instituto Nacional Electoral (INE) erogó más de 10 mil 500 millones de pesos, es decir el 69 por ciento de su presupuesto, en gastos de operación.

De esa suma, el 46 por ciento fue destinado al pago de salarios y prestaciones; el 35 por ciento al financiamiento de partidos políticos; el 13 por ciento a gasto en servicios y el 1.7 por ciento en bienes y suministros.

A decir del consejero presidente, Lorenzo Córdova, el INE se sumó a las medidas de austeridad más allá del Presupuesto de Egresos de la Federación, lo que supone que el instituto dejará su operación “al límite”, tomando en cuenta que el siguiente año comenzará el proceso electoral de 2021.

Sin embargo, el consejero Roberto Ruiz Saldaña dijo a SinEmbargo que en el instituto aún hay gastos excesivos que podrían evitarse, como los vales para comida, viajes, autos y comités.

“En el INE era normal tener esos privilegios, (…) pero esos tiempos ya cambiaron y me parece que no son necesarios muchos gastos”, indicó.

El funcionario agregó que muchos gastos no se justifican y que, aunque se trata de varias erogaciones que a simple vista parecen pequeñas, si se juntan y se eliminan todas, “podrían disminuir el presupuesto del INE y se mandaría un mensaje a la sociedad de que el INE no es ajeno a la preocupación genuina de la austeridad”.

Los gastos

Entre los servicios generales y profesionales contratados se encuentra el pago de 30.4 millones de pesos en viáticos y pasajes de servidores públicos, así como 10.2 millones en congresos, exposiciones y eventos.

Entre los bienes de los que se registró compra se encuentran 55 millones en artículos para vehículos oficiales, además de 52.5 millones en alimentos.

También de enero a septiembre de 2019, se hizo la compra de bienes muebles, inmuebles e intangibles por 10.5 millones de pesos, así como la adquisición de productos alimenticios para animales y artículos deportivos por 5 mil 264.50 y mil 511.02 pesos, respectivamente.

El INE responde

Sobre el tema, el Secretario Ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, reveló que en lo que respecta a gastos, “siempre habrá áreas de oportunidad” y que están trabajando para mejorar la operación y ser mas eficientes sin perder la eficacia.

También explicó que muchos de los gastos que mencionó SinEmbargo en su publicación están justificados por las necesidades operativas del instituto, aunque admitió que hay gastos que podrían ser recortados, pero que dependen de otras instancias, como el Poder Legislativo de la Federación.

Agregó que gran parte del gasto fijo del INE está relacionado con “candados” que requieren de reformas legales, como el costo de las oficinas, ya que por ley, el INE debe tener representación en los 32 estados del país y en los 300 distritos electorales.

También se refirió al costo de la credencial para votar, que representa el 30 por ciento del costo de operación del Instituto.

Sobre las partidas para vehículos y alimentos, el Secretario dijo que en los últimos años ha habido recortes.

Como ejemplo recordó que este año el INE calculó 72 millones de pesos en aditamentos, gasolinas y lubricantes, para más de 2 mil 400 vehículos oficiales en existencia, pero que el organismo recortó su presupuesto original hasta 68 o 64 millones de pesos para este año.

“Si uno analiza el número de vehículos por los trayectos que nosotros hacemos en todo el país, me parece que es una cifra razonable”, dijo.

Sobre los alimentos dijo que hay tres principales gastos:

  • Para trabajadores de campo
  • En caso de jornadas laborales que excedan las horas ordinarias de trabajo
  • Tarjetas para gastos de funcionarios que corresponden, entre otros, a “costos de representación de la institución”

De los productos alimenticios para animales que se mencionan en la información solicitada a transparencia, dijo que el INE cuenta con elementos de protección canina, entrenados para detectar bombas y garantizar la seguridad del personal del Instituto.

Cuando se le cuestionó sobre el nivel salarial, las prestaciones y los beneficios de los altos mandos del INE, Jacobo Molina justificó que el nivel de responsabilidad de algunos funcionarios, así como los años de experiencia, ameritaban que esas prestaciones se respetaran.

Entrega de contratos

En los primeros nueve meses de 2019, el INE entregó 26 mil 800 contratos públicos, por una suma total de 782.3 millones de pesos.

Entre esos se encontraban 1 mil 270 por adjudicación directa, por una suma de casi 3.8 millones de pesos, mismos que se usaron para la compra de bienes y servicios que implican una oportunidad de ahorro para el INE.

Consejeros del INE. Foto: Especial.

Los dos gastos más fuertes se relacionaron con insumos de cafetería (casi 2 millones de pesos) y el pago de estacionamiento y pensión de vehículos (más de 1 mdp).

También se contrató:

  • 493 mil 683 pesos en servicios de lavandería
  • 69 mil 961 pesos para el lavado de vehículos oficiales
  • 96 mil 087 pesos para la compra de refrescos
  • 51 mil 150 pesos para la adquisición de tazas
  • 26 mil 934 pesos para dulces y galletas
  • 7 mil 761 pesos para agendas

Estas cifras revelan que, pese a lo que diga la propia institución, en el INE prevalece el gasto excesivo e innecesario.