Todo parece indicar que el contenedor de refrigeración con más de 150 cadáveres que fue abandonado en dos ocasiones en los municipios de Tlaquepaque y Tonalá, en Jalisco, no es el único, sino que hay un segundo, que sumaría en total unos 300 cuerpos.

Según el extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Luis Octavio Cotero, el segundo vehículo está ubicado en las instalaciones del instituto e, indicó, que entre ambos camiones refrigerantes hay hasta 300 cuerpos que el IJCF no tiene la capacidad de resguardar, debido al aumento de la violencia en los últimos tres años.

“Están en los tráileres, uno es el que se exhibió en los medios y otro nuevo que se contrató por parte de la Fiscalía porque nosotros no tenemos recursos para contratar este tipo de servicio, ni la bodega donde estuvieron. No fue de mi conocimiento, ni información”, explicó.

Cotero, quien fue destituido ayer por el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, anunció que a la fecha hay 444 cuerpos de personas fallecidas en espera de ser identificadas o inhumadas en el Servicio Médico Forense, por lo que el IJCF hizo un esfuerzo por conservar hasta 144 de ellos, mientras que los restantes fueron repartidos en ambos contenedores.

Añadió que, cuando la fiscalía vio que los cuerpos se estaban descomponiendo, “tuvo la necesidad de contratar desde hace dos años ese (primer) camión refrigerante”, que en un inicio contenía 200 cuerpos, aunque fueron siendo identificados, hasta llegar a los cien.

La caja refrigerante, que oficialmente se encontraba bajo custodia del órgano forense estatal, fue abandonada en el municipio de Tlaquepaque y después ubicada en Tlajomulco, hasta que el sábado pasado fue tomada bajo el resguardo de la Fiscalía estatal.

Cotero aseguró que él no tuvo ninguna responsabilidad en el abandono de esos cuerpos y acusó a la Fiscalía y al gobierno del estado por no hacer lo necesario para que los cadáveres estén preservados en refrigeradores adecuados, o sean inhumados en un cementerio forense.

“Se estaba buscando un lugar decorosamente para inhumar los cuerpos una vez que se construyera un cementerio, pero a la fecha está suspendida la obra y no se tiene un lugar donde construir”, explicó.

También indicó que, mediante su destitución, “el gobierno estatal se lavó las manos” para no afrontar su obligación y aseguró que la Fiscalía no se ha preocupado por establecer un protocolo para su trato y protección.

Según las estadísticas del IJCF, hasta julio pasado habían sido registrados 552 asesinatos, y actualmente existen unas 3 mil personas en calidad de desaparecidas.

Según publicó hoy el diario El Informador, de junio a agosto de 2018 fueron localizados 49 cuerpos en ocho fosas clandestinas en los municipios de Tlajomulco, Tlaquepaque, El Salto, Juanacatlán y Guadalajara.

Las autoridades estatales han culpado del aumento de la violencia y el incremento de asesinatos a la rivalidad entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel Nueva Plaza.

Manifestación del colectivo Por amor a ellxs. Foto: Especial

Espeluznante e indigno, trato a cuerpos no identificados: Por Amor a Ellxs

El colectivo de personas que buscan a sus familiares desaparecidos Por Amor a Ellxs expresa su indignación por el trato que el Gobierno de Jaliscoha dado a los cadáveres no identificados, al depositarlos en una caja de tráiler que ha viajado al menos por tres municipios de laZona Metropolitana de Guadalajara.

Tanto el colectivo, como laComisión Estatal de Derechos Humanos (CEHJ) exigen a través de un comunicado, un trato digno para los cuerposcon base en lo establecido en la Ley General de Víctimas y la Ley General de Desaparición.

“Resulta espeluznante saber que la cantidad de cuerpos no identificados son tantos que no caben en el SEMEFO, e indignante constatar que la voluntad del Estado no alcanza para darles un trato digno, para identificarlos y regresarlos a sus familias”, dice el boletín que emitieron.

El Colectivo Por Amor a Ellxsconsidera que “estos hechos no solo dejan ver el alto índice de homicidios que sufre nuestro estado, sino que muestra la incapacidad humana, técnica y presupuestaria del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) y de la Fiscalía General del Estado, resultándoles imposible dar oportuna respuesta a los miles de familiares que buscamos a nuestros seres queridos”.

El grupo también recuerda a las autoridades estatales que hay una normativa jurídica que los obliga a actuar bajo los principios de dignidad, difusión, rendición de cuentas y transparencia en estos casos, consistente en: información sobre los datos forenses de los cadáveres o restos de personas no identificadas y no reclamadas, que incluye el lugar del hallazgo, el lugar de inhumación o destino final y demás información para su posterior identificación.

Además, recabar las muestras necesarias para ingresar los datos al Registro Nacional de Personas Fallecidas y No Identificadas; y dar cumplimiento con los objetivos del Programa Nacional de Búsquedaaportando la información del número de personas reportadas como desaparecidas, número de personas localizadas con vida y sin vida, o restos humanos que se han localizado e identificado.

De acuerdo con la información difundida por la alcaldesa de Tlaquepaque, María Elena Limón, al noticiero de Líder Informativo, el tráiler se encontraba resguardado en una bodega en la colonia La Duraznera,en el municipio de San Pedro Tlaquepaque, a la espera de que se construyan 10 módulos de criptas con una capacidad para albergar 800 cuerpos, pues las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses están al tope. Estas criptas serían construidas en la zona de El Vado, en el municipio de Tonalá, dónde también sus residentes se han opuesto a la obra.

El sábado pasado, vecinos compartieron a través de redes sociales el video del momento en que el tráiler fue retirado de su colonia, para ser llevado a una bodega de la zona industrial de Guadalajara, cerca de la Fiscalía de la entidad.

Este lunes, el Secretario General de Gobierno, Roberto López Lara,declaró que buscarán a los responsables del traslado de los cadáveres a zonas habitacionales, y que los cuerpos deberán regresar a las instalaciones del IJCFporque esta institución es responsable de su resguardo y su destino final.

“Esta es una negligencia por parte de las autoridades en el Protocolo de Atención de Personas Desaparecidas que no han sido reclamadas (…) esto muestra la insensibilidad de parte de algunos funcionarios ante un tema tan delicado para la sociedad, en especial para los familiares de las personas que no han sido reclamadas”, expresó López Lara.