El gobierno de Andrés Manuel López Obrador investiga las finanzas de los Legionarios de Cristo y su relación con la esposa del ex presidente Vicente Fox, Marta Sahagún, según reveló el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto.

De acuerdo con Nieto, la investigación tendría relación con la supuesta evasión y lavado de dinero, luego de que en 2017, la investigación “Paradise Papers” exhibiera el mapa financiero de los Legionarios de Cristo. 

En noviembre de ese año, el diario Reforma reveló una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) que evidenciaba que miembros de la Legión de Cristo habían liquidado siete empresas offshore que tenían en Luxemburgo, en la Isla de Jersey y en Panamá, para evadir impuestos.

Además expuso que, tan sólo en Luxemburgo, el fondo de inversión “Integer Ethical Funds”, que era manejado por la congregación, tenía 39 millones de dólares.

Por ello, Nieto admitió que son investigadas las finanzas de los Legionarios, así como sus vínculos.

“Hay un tema relacionado con los Legionarios de Cristo, seguimos en proceso de investigación”, dijo.

Cuando se le preguntó si se investigaba a Martha Sahagún, respondió que sí, y que las pesquisas comprenden a toda la organización.

El vínculo de Sahagún con el fundador de los Legionarios, Marcial Maciel, viene de hace años pues su padre, Alberto Sahagún de la Parra, fue amigo suyo desde la infancia, mientras que la esposa de Fox fungió como tesorera del movimiento Regnum Christi, en Celaya, durante los años 90.

“De chicos íbamos, Marcial y yo, a cazar güilotas y patos. Después él siguió su propia vida y yo la mía”, dijo en alguna ocasión Sahagún de la Parra.

Muchos años después, fue el propio padre Maciel quien ayudó a Fox a divorciarse ante la iglesia para, luego, casarse con Sahagún.

De hecho, cuando la pareja se casó, se llegó a plantear la creación de la Universidad de Artes y Oficios de Michoacán, dentro de los terrenos de Maciel, que sería manejada por los Legionarios con una inversión de 84 millones de pesos, en la cual se incluía un dispensario médico y un centro integrador.

Con el sexenio de Fox, el fideicomiso “Transforma México” trianguló donativos que salían de Lotería Nacional y estuvo en la mira por supuestamente ser usado con fines políticos a favor de Sahagún.

De dicho fondo los Legionarios recibieron 55 millones de pesos, mediante la Fundación Interamericana Anáhuac para el Desarrollo Social, perteneciente a la Universidad Anáhuac.

Además, el Gobierno de Fox entregó a la Congregación una franja de playa en Punta Sam, Cancún, frente a Isla Mujeres.

La concesión fue firmada el 1 de junio de 2001 a favor de la inmobiliaria Fuentes Brotantes, de acuerdo con el libro del periodista Raúl Olmos, “El imperio financiero de los Legionarios de Cristo: Una mafia empresarial disfrazada de congregación”.