Con el aumento de fuerzas de seguridad en las inmediaciones del río Suchiate que separa a México de Guatemala, se ha reportado un considerable descenso de flujo migratorio en los días recientes.

Según comentó Israel López, un balsero de profesión, a la agencia Efe, desde hace una semana el cruce de migrantes descendió sustancialmente, lo que impactó directamente en los bolsillos de quienes trasladan de un lado a otro tanto mercancías como personas.

“Sí ha bajado bastante (…) y nada va a ser igual. Hay mucha expectativa, las cosas ya no serán iguales porque al ver la presencia de la autoridad aquí la gente ya no se va a atrever a pasar”, dijo.

Añadió que desde que fueron anunciadas las nuevas políticas migratorias por parte de México, en las que se incluye el despliegue de miles de elementos de la Guardia Nacional, han dejado de verse cubanos, haitianos y africanos.

“Eran bastantes las personas que venían del Congo, de Haití, de Cuba. Pero de estos lugares ahora ya no”, afirmó, señaló que quienes aún se atreven a cruzar por ese punto son en su mayoría salvadoreños.

En este paso natural en el río Suchiate trabajan más de mil 500 balseros. Ahí, las ciudades de Tecún Umán y Ciudad Hidalgo son un foco comercial en donde decenas de pequeños empresarios cruzan a diario para comprar mercancía.

Al respecto, el vendedor de maíz Zeferino Rodas ha comentado cómo la mayor presencia de fuerzas de seguridad ha impactado en su negocio, perjudicándolo.

Por este motivo, las asociaciones cooperativas de balseros tanto mexicanas como guatemaltecas han comenzado a alzar la voz para defender su fuente de ingreso.

Por otra parte, en Chiapas continúa el despliegue de la Guardia Nacional, un nuevo organismo impulsado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como una de las principales herramientas para detener la migración en un plazo de 45 días, iniciando el pasado 7 de junio.

Sobre el tema, este lunes el Subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga declaró que se han desplegado más de 426 miembros de la Guardia Nacional en la frontera sur.

En Chiapas se contempla concentrar el 40 por ciento de los 6 mil miembros de la Guardia Nacional -cerca de 2 mil 400 elementos- que estarán en varios puntos del territorio, enfocados únicamente en atender el fenómeno migratorio.

Mientras tanto, el Gobierno de México continúa defendiendo su plan de desarrollo de Centroamérica y busca estrechar lazos con sus vecinos del sur.

Por este motivo, este lunes el mandatario federal anunció que se reunirá el próximo jueves en Tapachula con el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, para hablar del fenómeno migratorio y el programa de desarrollo para Centroamérica.

Menos arrestos en frontera norte

Los arrestos de indocumentados que cruzan la frontera con Estados Unidos en grupos familiares también han descendido en 13 por ciento en las semanas recientes, de acuerdo con información preliminar de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

“Funcionarios de Estados Unidos dicen que esperan un descenso del 15 al 20 por ciento en los arrestos en la frontera a partir de mayo, cuando las autoridades detuvieron a más de 144 mil y los niveles de migración alcanzaron su punto más alto desde 2006”, indicó el diario estadounidense The Washington Post.

 

En mayo se detuvieron a 144 mil personas, de las cuales, al menos 85 mil fueron identificadas como “miembros de una unidad familiar”, de acuerdo con cifras oficiales.

Estas cifras llegan luego de que en nuestro país se anunciara la aplicación de medidas más restrictivas en la frontera sur para detener la llegada de indocumentados a Estados Unidos, ante la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a nuestro país.

El pasado 7 de junio se anunció un acuerdo, con el cual el Gobierno de Estados Unidos revisará las cifras de detenciones tras un periodo de 45 días y, dependiendo de la respuesta, México podría perfilar un acuerdo migratorio para reducir la llegada de solicitantes de asilo a Estados Unidos en los siguientes 45 días.

No obstante, The Washington Post señala que la caída se puede deber también a una reducción estacional de la migración, ya que el número de cruces sube durante la temporada de primavera por el requerimiento de mayor fuerza laboral, pero baja en los meses de verano.

El diario apunta que, por ejemplo, en 2018 el número de detenciones cayó 17 por ciento entre mayo y junio.

“Estamos viendo las primeras acciones y estamos viendo señales de que están teniendo impacto”, dijo un funcionario de Estados Unidos, quien añadió que “todavía es demasiado pronto para decir si la reducción es significativa”.