Contactanos

 

Opinión

Estamos en contingencia: ¡Contengamos con AMLO a los fascistas!

Fue en la década de los ochentas cuando las élites mexicanas se asociaron con el gran capital trasnacional, y de manera conjunta dirigieron la estrategia de crecimiento (que no de desarrollo) en nuestro país. Durante seis sexenios (de 1982 a 2018), los arquitectos del neoliberalismo tejieron sólidas redes de poder transexenal y trasnacional (Salas, 2014) que explican la resistencia al cambio.

Ante esta situación, el reto asumido por el gobierno actual es enorme: nada más y nada menos que cambiar el patrón de acumulación neoliberal, la cual en su expresión mexicana tiene como base una forma financiera (no productiva), que en asociación con las grandes empresas multinacionales son las responsables de la inequitativa distribución del ingreso; y otra forma que se expresa mediante el saqueo de fondos públicos en beneficio de privados, lo que coloquialmente llamamos corrupción.

Partiendo de la premisa de que la estructura del consumo y de la distribución dependen de las relaciones de producción y no a la inversa. El gobierno de AMLO ha implementado las bases de una política de reindustrialización, el proyecto de la refinería en Dos Bocas es un buen ejemplo. Como era de esperarse, la reacción por parte de los partidarios del neoliberalismo ha sido de lo más feroz.

Tan sólo hay que ver las columnas de opinión en diarios de circulación nacional en la que claramente se ve la personificación de los intereses de la alta burguesía neoliberal, con personajes como Jacques Rogozinski, quien años atrás, jugó un papel clave en el proceso de privatización de empresas públicas, al frente de la Oficina de Desincorporaciones de la Secretaría de Hacienda. O las declaraciones más recientes de José Ángel Gurria, el operador de la apertura económica de nuestro país, como subsecretario de Relaciones Exteriores de la SHCP dirigida por Pedro Aspe.

De Felipe Calderón no hablaré por ahora, porque sus opiniones políticas y económicas carecen de seriedad. Y durante su mandato presidencial, ni siquiera la oligarquía le permitió poner en su gabinete económico a personajes que no pertenecieran a la red transexenal que no hubieran tenido como mentor a Pedro Aspe.

Por esto y más, en tiempos de alerta epidemiológica, protegernos en contra de cualquier enfermedad que ponga en riesgo a la sociedad es tarea primordial. Y la recomendación que su servidora en calidad de economista les hace es vacunarnos de las manifestaciones fascistas que hoy en día se presentan en nuestro país. Entendiendo por fascismo, no sólo la política reaccionaria, represiva y violenta expresada por la vía militar; sino también, la demagógica que se expresa en declaraciones inescrupulosas de toda clase de mentiras que, de manera cínica, y a través de calumnias, busca imponer el miedo en la sociedad.

Dicho en otras palabras, el fascismo debe entenderse como una forma particular y específica de las clases reaccionaras por mantenerse en el poder. Y en este caso, la reacción, representada por las élites económicas que buscan mantener los privilegios, claramente están buscando enfermar a nuestro pueblo por la vía de la destrucción de las democracias y las organizaciones sociales de todo tipo.

Por eso, exhorto a la población a ser más selectiva de los medios de comunicación que consulta. Y a los compañeros reporteros, que durante muchos años aportaron de manera valiente un servicio a la sociedad, a que estudien un poco sobre teoría del imperialismo, porque estoy segura que si lo entendieran, no serían tan irresponsables de transmitir información falsa.

Referencias bibliográficas
Salas-Porras, Alejandra. 2014. Las élites neoliberales en México: ¿cómo se construye un campo de poder que transforma las prácticas sociales de las élites políticas? En Revisa Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales. Nueva Época, Año LIX, núm. 222 septiembre-diciembre pp. 279-312⎥ ISSN-0185-1918.

Carolina Hernández Calvario

Profesora investigadora de tiempo completo de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa. Economista por la Facultad de Economía de la UNAM y Maestra en Estudios Latinoamericanos por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente es estudiante del programa de Doctorado en Economía en la UNAM. Sus investigaciones se centran en el análisis de las transformaciones en el proceso de trabajo en la industria mexicana y sus efectos sobre las relaciones laborales.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Avatar

    Felipe Báez

    1 abril, 2020 at 12:07 pm

    Gracias Carolina, un análisis muy puntual, enérgico y alentador.

Deja un comentario

Facebook




Suscríbete a Polemón por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 1,240 suscriptores

Támbien te puede gustar

LMDP

Por delincuencia organizada, lavado de dinero y peculado, derivados de posibles desvíos por casi 3 mil millones de pesos de la Secretaría de la...

LMDP

La estrella de fútbol del equipo regiomontano Tigres, André-Pierre Gignac,  es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) debido a algunas anomalías...

LMDP

La Organización de Estados Americanos (OEA) se fundó en 1948, y desde un principio fue un órgano que, aunque integrado por casi todos los...

Taim-Lain

El Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, durante su participación esta mañana en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos...