Enrique Peña Nieto fue el Presidente más caro en la historia de México y tras la aprobación de la  Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos será también el primero que no podrá cobrar nada después del viernes 30 de noviembre, cuando concluya su sexenio.

Durante los seis años que estuvo en el poder, Peña gozó varios incrementos salariales. Según su declaración patrimonial, en 2012, ganó 193 mil 478 pesos mensuales, mientras que para diciembre de 2017 reportó haber ganado 242 mil 465 pesos netos, es decir, casi 50 mil pesos mensuales más.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

Según Proceso, las cifras de la declaración patrimonial de Peña Nieto contrastan con las que fueron reportadas al Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia (Sipot), pues ahí, al iniciar su administración se reportó un ingreso bruto de 205 mil pesos mensuales, mientras que actualmente es de 223 mil.

Dicho medio reporta que, de acuerdo a una consulta realizada el pasado viernes 9, existe una discrepancia mayor, pues el Sipot muestra que Peña Nieto gana 152 mil 334 pesos mensuales netos y no cuenta con ninguna prestación.

“Suponiendo que a esa cantidad se le sumara un aguinaldo de 223 mil pesos, así como 539 mil 710 pesos del Seguro de Separación Individualizado –que si aparece en Declaranet–, sumaría 2 millones 590 mil 710 pesos anuales, cantidad que no corresponde con la declarada como percepción neta anual asentada en este último portal mencionado, pues asciende a 2 millones 909 589 pesos”, indica el medio de comunicación.

Y, aunque es difícil establecer sus ingresos precisos, la pensión que le hubiera correspondido a Peña Nieto si no hubiera entrado en vigor la ley promovida por Andrés Manuel López Obrador sería de aproximadamente de 223 mil pesos mensuales.

Pero eso no significa que Peña vaya a dejar su administración con las manos vacías, pues su prestación de Seguro de Separación Individualizado -próxima a suspenderse también con el futuro gobierno- le permitirá dejar el cargo con un ahorro superior a los 4 millones 200 mil pesos, de los cuales, la mitad viene del presupuesto y la otra mitad de su salario.

Proceso indica que esta cifra es una aproximado, pues no será sino hasta que concluya su gobierno y emita su declaración patrimonial final cuando se sepa de manera real cuáles fueron sus ingresos, ahorros y bienes oficiales.

Un patrimonio en crecimiento

Tomando como referencia únicamente sus declaraciones patrimoniales, en sus primeros cinco años de gobierno Peña Nieto tuvo ingresos por 14 millones 456 mil 946 pesos. Pero, en ese mismo periodo, también incrementó sus ahorros e inversiones sin transparencia en el origen.

Cuando, en diciembre de 2012, dio inicio su sexenio, Peña tuvo ingresos por actividad financiera de 32 mil 500 pesos, mientras que por el concepto “otros” recibió 12 mil 227 pesos extras.

Para mayo de 2013 esos ingresos se habían multiplicado: por actividad financiera reportó 65 mil pesos, mientras que por el concepto “otros” recibió un total de 146 mil 723 pesos, es decir, 11 veces más que el año anterior.

Proceso reporta que las variaciones en los ingresos de Peña Nieto se registraron particularmente a partir de su declaración de 2015, es decir, luego de que saliera a la luz el escándalo de la “Casa Blanca”, que lo obligó a abrir su declaración patrimonial: en mayo de 2014 había reportado ingresos anuales por cargo público, actividad financiera y “otros” por 3 millones 370 mil 796 pesos, pero para 2015 sus ingresos disminuyeron por unos 150 mil pesos en el concepto “otros”.

En noviembre de 2014, luego de dicho escándalo, Peña acudió al Noticiero de Joaquín López Dóriga para revelar los costos y el tipo de operación con el que adquirió nueve inmuebles. Después remitió esa información a Declaranet.

Pese a que una de sus promesas de campaña había sido hacer pública su declaración patrimonial, Peña Nieto hizo pública esta información casi dos años después de haber iniciado su administración, en medio de una cobertura internacional por el asunto de la “Casa Blanca”, misma que terminó asumiendo como suya la primera dama, Angélica Rivera.

Tanto en aquel entonces como ahora, la declaración patrimonial no especifica los lugares donde se ubican las propiedades ni se exhiben escrituras, documentos contractuales ni otros documentos jurídicos que comprueben lo plasmado en el reporte.

Lo único que se establece es que seis de las nueve propiedades que posee fueron donadas por su padre y su madre, mientras que una más la heredó su fallecida esposa, Mónica Pretelini.

Así, Peña indica que sólo adquirió dos inmuebles, uno de ellos cuando tenía 15 años. De acuerdo con su declaración patrimonial, habría comprado una casa en 1982 por 924 viejos pesos, y después explicará que fue una compra realizada por sus padres pero a su nombre, en ejercicio de la patria potestad.

Proceso insiste en que existen más apartados, fechas y cifras que no cuadran.

En 1988 su padre le donó a Peña un terreno de mil metros cuadrados con un valor de 11 mil 200 viejos pesos, de manera que al quitarle tres ceros quedaría en 11 pesos actuales. Un año después, su padre también le donó un terreno rústico de 2.4 hectáreas con un valor de 647 viejos pesos.

Enrique Peña Nieto y su padre.

El 19 de marzo de 2001 heredó de su cónyuge un departamento con un valor de 2.6 millones de pesos, pero esta herencia tendría que haber ocurrido en vida, ya que Pretelini murió seis años después, en enero de 2007.

Casi al iniciar su periodo como gobernador del Estado de México, en diciembre de 2005, Peña Nieto adquirió una casa con un valor de 5.6 millones de pesos, la cual pagó de contado.

Y, aunque las dimensiones de las casas y terrenos habían sido detalladas desde su primera declaración, el valor de los inmuebles no está actualizado y sólo se presenta el valor correspondiente a la fecha de celebración de las operaciones.

También está el caso de las propiedades que recibió como donación de su madre que, según indicó él mismo, las obtuvo a su voz por donación de su esposo. Estos inmuebles son:

  • Un terreno de 2 mil 547 metros cuadrados, con un valor de 6.9 millones de pesos, donado en 2009.
  • Una casa de 150 metros cuadrados con un valor de 611 mil 253 pesos.
  • Una casa de 338 metros cuadrados, con un valor de 455 mil 600 pesos
  • Un terreno de casi seis hectáreas con un valor de 5.1 millones de pesos, que según indicó, son tierras de cultivo.

Otras posesiones

Según su declaración patrimonial, Peña no tiene ningún vehículo automotor. Lo que sí posee son joyas y obras de arte, muebles y otros objetos de gran valor, aunque a lo largo del sexenio no ha reportado el aumento de ninguno de éstos.

En mayo de 2007 pagó de contado 1 millón 900 mil pesos en joyas y relojes. En ese mismo año heredó de su fallecida esposa 2 millones de pesos en obras de arte y también cuenta con inversiones por 3 millones de pesos en monedas y metales.

Su madre, por su parte, le donó el 8 de diciembre de 2011 más de 1 millón de pesos en obras de arte, así como relojes y joyas por otro millón. También recibió en donación muebles y objetos varios, valuados en 1 millón de pesos.

Proceso indica que, tras revisar cada una de sus declaraciones patrimoniales, no se detecta variación en esos conceptos, y que si se centran en sus ahorros e inversiones declarados, hasta diciembre del año pasado Peña habría incrementado sus fondos durante cinco años en 5.9 millones de pesos, pues en 2013 declaró tener 10.48 millones de pesos y en su más reciente declaración indicó 16.24 millones de pesos.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial.

Ahora que abandone su cargo público sus ingresos se reducirán significativamente, pues de acuerdo al concepto “otros” y por actividad financiera, reportó en todo 2017 un ingreso de apenas 618 mil pesos, es decir, 51 mil 532 pesos mensuales, lo que representa la quinta parte de su ingreso actual.

Así, el próximo 30 de noviembre, Peña nieto se irá con su nómina, aguinaldo, los 4.2 millones de pesos de su Seguro para el retiro y los 5.9 millones que ahorró mientras fue presidente, sumando un total de 10.5 millones de pesos.