Contactanos

 

Taim-Lain

En Andalucía, el bipartidismo español tiembla

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

21 de marzo de 2015.- La vida política española, hasta hace algunos meses, se parecía o se asemejaba o era casi igual a la liga BBVA del balompié ibérico: si no ganaba el Real Madrid, lo hacía el Barcelona (aunque ahora, por una anomalía extraña, sea campeón el Atlético de Madrid). En la política hispánica, si no ganaba el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) lo hacía el Partido Popular (PP).

Hace algunos meses, el PP y el PSOE, enfrentados cosméticamente en lo político, pero unidos en la aprobación de reformas neoliberales y en la obediencia a los designios económicos de Alemania y la Unión Europea, no tenían competencia. Podían perder alguna comunidad autonómica, pero en términos generales, todo lo tenían controlado. Para los españoles había dos sopas, y nada más que dos sopas. O PP o PSOE. Sí, o Real Madrid o Barcelona.

Sin embargo, desde hace un año con dos meses, emergió un partido político que amenaza el bipartidismo español. Se llama Podemos, un especimen raro en eso de la lucha electoral, pues tiene la mala costumbre de ser democrático, de abrir las elecciones de sus candidatos a todos los simpatizantes, e incluso tiene esas malas maneras de consultar con sus bases los planteamientos ideológicos y propuestas, es decir, que los de abajo tengan voz, voto: decisión.

Podemos ganó cinco diputaciones en las elecciones para el parlamento Europeo del 25 de mayo de 2014. Más de un millón 200 mil españoles votaron por Podemos. Eso en tan solamente cuatro meses de existencia como fuerza política. Un fenómeno electoral, sin duda, que puso muy nerviosos a los partidos de las dos sopas.

La andanada mediática orquestada por el PP y el PSOE, y llevada a cabo por los medios con los cuales estos partidos tienen alianzas, es decir, con casi todos, ha sido brutal: en noticieros de televisión, en periódicos, en radio, se dice que Podemos es el diablo, que Podemos quiere imponer una dictadura en España como la “dictadura” de Venezuela. Que Podemos llevará al caos, y que habrá más desempleo (que hay, y mucho), más crisis económica (que hay, y mucha) y más deuda (que hay, y mucha).

Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos, junto a Teresa Rodríguez.

Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos, junto a Teresa Rodríguez. Foto: eldiario.es

Andalucía, la primera parada

2015 es un año electoral en España. Se eligen a quienes gobernarán las Comunidades Autonómicas, los municipios, y a los diputados que designarán al próximo presidente español.

Los comicios en Andalucía, a celebrarse mañana domingo, será las primeras elecciones en que participará Podemos para designar autoridades a nivel español (las primeras fueron para diputados europeos). Encabeza la lista Teresa Rodríguez, quien ha militado antes en Izquierda Unida, y que era parte, antes de formar Podemos, de Izquierda Anticapitalista.

Según las encuestas, el PSOE se hará con 41 diputados; el PP con 32, Podemos con 16, y Ciudadanos, con 11. Con estos posibles resultados, el PSOE no podría imponer al Presidente de la Junta (una especie de gobernador), ya que para lograr ello precisa tener 50 diputados más uno.

Es ahí donde la situación se pone interesante: ¿qué hará el PSOE? ¿Entablará una alianza inverosímil con el PP? ¿Se aliará con el partido Ciudadanos, de derechas, para poder formar gobierno? ¿Se desdibujará más de lo que ya se ha desdibujado?

Pero las encuestas, como en prácticamente todo el mundo, son engañosas y suelen beneficiar a los del poder. En las elecciones europeas, a Podemos le auguraban, a lo mucho, un diputado, y obtuvo cinco. ¿Qué sucederá en las elecciones de Andalucía?

Podemos vino a poner en crisis el bipartidista español. Ya no hay de dos sopas: hay opciones, y Podemos es una que busca la justicia social, que habla de equidad, que plantea cambiar radicalmente las cosas arriba con la fuerza de los de abajo.

 A eso le tienen miedo los que instauraron y se benefician del bipartidismo en España. No quieren perder sus dominios. No quieren irse. No quieren que las cosas cambien. Desean dos sopas: las suyas y las de nadie más.

Mañana se celebrarán elecciones en Andalucía. El bipartidismo tiembla. Y muchos, que anhelan que las cosas cambien, que ya no haya tanta desigualdad, que aspiran a tener un estado de bienestar que les ha sido robado por los intereses de los grandes empresarios y por los epígonos del neoliberalismo, tienen esperanza. Porque Podemos eso: esperanza para muchos. Y también miedo para unos pocos.

 

Jorge Gómez Naredo
Escrito por

Profesor en universidad pública. Fundador, junto con Jaime Avilés y César Huerta, de la Revista Polemón.

Click para comentar

Deja un comentario








Támbien te puede gustar

LMDP

Visualiza esto:  Sales del aeropuerto de Cancún y en menos de cinco minutos de traslado ya estás abordando el Tren Maya.  Si elegiste el...

LMDP

Los movimientos de ultraderecha son inagotables, no importa cuántas veces se les mande a la lona, como lo ha hecho el Gobierno de la...

LMDP

El presidente Andrés Manuel López Obrador exhibió al analista político, José Antonio Crespo, por compartir una foto falsa en donde aparece el mandatario y...

LMDP

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la participación “masiva” en la jornada electoral para la renovación del Consejo Nacional de Morena, que contó...