Por: María Corona (@elevanhelista)

10 de mayo de 2018.- Andrés Manuel López Obrador ha dicho varias veces que, de llegar a la presidencia, revisará todo lo que tiene que ver con la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México. También ha mencionado que modificará algunas de las reformas implementadas en el sexenio de Enrique Peña Nieto, como la energética y la educativa.

Estos planteamientos del tabasqueño han molestado a los empresarios Claudio X. González, Alberto Baillères, Germán Larrea, Alejandro Ramírez y Eduardo Tricio, quienes se benefician de la construcción del aeropuerto y han sido, en parte, los “ganones” de las reformas estructurales de Peña Nieto.

Estos cinco empresarios forman parte de los 37 multimillonarios agrupados en el Consejo Mexicano de Negocios, (antes Consejo Mexicano de Hombres de Negocios) que, a su vez, forma parte del Consejo Coordinador Empresarial. Esta cúpula empresarial siempre ha procurado la privatización de los servicios públicos en México.

Claudio Xavier González Guajardo, expresidente de Fundación Televisa, cercano, como su padre, al Partido Revolucionario Institucional (PRI), creó y dirige asociaciones civiles donatarias y que obtienen ingresos de recursos públicos. Destacan entre ellas Gentera, A.C., Bécalos, A.C., Únete LAP, A.C. Mexicanos Primero Visión 2030, A.C., Aprender Primero A.C. Mexicanos contra la corrupción y la Impunidad A.C. Unión de Empresarios para la Tecnología y la Educación A.C. así como el Despacho para la Investigación y Litigio Estratégico A.C.

En 2017, Ricardo Monreal, entonces jefe de la delegación Cuauhtémoc, acusó al empresario de fraude fiscal y lavado de dinero y durante sus investigaciones ante el Servicio de Admiración Tributaria (SAT) descubrió que, solo en Mexicanos Primero Visión 2030 A. C., Claudio X. González percibe 275 mil pesos mensuales. En el caso de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad A.C., se embolsaba 385 mil 519 pesos por mes.

Algunos de los donantes de las organizaciones del empresario Claudio Xavier González son: el gobierno del estado de Chiapas, el gobierno del estado de Puebla, el ayuntamiento de Puebla, la Secretaría de Educación Pública (SEP) y Petróleos Mexicanos (Pemex). Otras organizaciones en las que participa González Guajardo son: Compartamos Banco, BBVA Bancomer, y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Impulsó, a través de Mexicanos Primero Visión 2030 A. C., la Reforma Educativa que, en palabras del Legislador y especialista en educación, Dr. Luis G. Benavides, “no es otra cosa sino la imposición privatizadora de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE)”.

Alberto Baillères es miembro de BBVA Bancomer, Grupo Televisa, FEMSA y grupo KUO. Es presidente de Grupo Bal, formado por GNP Seguros, Palacio de Hierro, afore Profuturo, pinturas Valmex, la casa de bolsa Valores Mexicanos, Crédito Afianzador, joyería TANE, Médica Móvil y Fresnillo, la compañía minera de metales preciosos en Zacatecas, además de su filial: Industrias Peñoles en Durango. También es propietario de Espectáculos Taurinos de México (Etmsa) y fundador de la Fusión Internacional por la Tauromaquia. 

Gracias a la Reforma Energética, que permite la participación del sector privado, Alberto Baillères creó Petrobal para explotar y extraer de petróleo y gas en México.

Grupo México es la compañía minera más grande del país. Su presidente y cofundador Germán Larrea Mota Velasco, es dueño de Buenavista del Cobre que opera en Cananea y es la empresa protagonista del desastre ecológico del 6 de agosto de 2014, cuando, por ausencia de medidas de seguridad, 40 mil metros cúbicos de lixiviados de sulfato de cobre acidulado contaminaron el arroyo Tinajas (17.6 km), el río Bacanuchi (64 km) y el río Sonora (190 km).

En la mina de Pasta de Conchos, propiedad de Grupo México, ocurrió el “accidente” donde, el 19 de febrero de 2006, murieron 65 mineros. Las medidas de seguridad eran deficientes y se evidenció que había negligencia para proteger a los trabajadores. La empresa se negó a rescatar los cuerpos de los 65 mineros. Las autoridades federales no impusieron ningún castigo a Grupo México.

Germán Larrea es dueño de Entretenimiento GM de México, S.A. de C.V, que en 2008 adquirió Cinemex. Le pertenece la línea ferrocarrilera norteamericana Texas Pacific (TP), además de la Intermodal México, Ferrocarril Mexicano y Ferrosur, empresas que formaban parte de Ferrocarriles Nacionales de México.

Larrea Mota Velazco posee más de la tercera parte de las acciones de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) que opera los aeropuertos internacionales de las principales ciudades del país, exceptuando el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICIM) que, desde 1998, le pertenece a Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, S.A. de C.V., una empresa de participación estatal mayoritaria.

Alejandro Ramírez Magaña es propietario de Cinépolis, el complejo de exhibición cinematográfica más grande en América Latina.

Eduardo Tricio Haro, es presidente de Grupo LALA y accionista mayoritario de Aeroméxico, que, como Mexicana de Aviación, fue propiedad federal (operada por Cintra) hasta 2007, año en que ambas fueron adquiridas por miembros del Consejo Mexicano de Negocios. La aerolínea de Tricio Haro se benefició de, según el diputado Heliodoro Díaz Escárraga, “la quiebra maquinada” de Mexicana de Aviación. A Eduardo Tricio le corresponde, además, buena parte de las acciones de Grupo Televisa, Mexichem, Grupo Industrial Saltillo, Citibanamex, Grupo Porres y la Bolsa Mexicana de Valores.