Los servidores públicos que ejercen cargos medios y superiores -como los secretarios de Estado, los subsecretarios o los delegados de instancias federales, estatales u órganos desconcentrados- cuentan, entre sus privilegiadas prestaciones, con un “Seguro de Separación Individualizado (SSI)”.

Dicho beneficio, otorgado por MetLife México, es alimentado por aportaciones voluntarias del sueldo bruto mensual de cada funcionario, mismas que son duplicadas por la dependencia con determinado límite. Además, otorga beneficios fiscales a los empleados mayores de 60 años y con más de cinco años asegurados; también es deducible de impuestos.

Según publicó este martes SinEmbargo, un ex funcionario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Hidalgo declaró que, en 2015, escuchó en una junta que el entonces Delegado de Sedesol en su estado, Onésimo Serrano González, recibía un “seguro de desempleo de Metlife”, para el que la instancia aportaba el 30 por ciento.

El testigo acudió entonces al área administrativa a solicitar también su SSI, pero ahí le dijeron que ese beneficio solamente lo autorizaba la jefa, que en aquél entonces era Rosario Robles, y que en esa dependencia únicamente Onésimo podía recibirlo.

Onésimo Serrano González. Foto: Especial

El hombre también explicó al portal informativo que recientemente se quedó desempleado, tras los recortes que aplicó la instancia debido a las elecciones, pero que no le dieron liquidación sino sólo su último pago.

“Es como trabajar en Estados Unidos y Canadá. Se termina tu contrato y hasta donde te pagaron. No hay liquidación, no hay finiquito, no hay vacaciones… sólo mi sueldo de alrededor de 10 mil pesos de un horario aproximado de 8 horas”, explicó.

Además, expuso que no contaba con prestaciones ni seguro médico, aunque los trabajadores que están sindicalizados tenían seguro médico en el ISSSTE. Por su parte, Serrano ya es Delegado de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedatu) en Hidalgo, instancia que ahora es dirigida por Robles.

Entre los puntos del Plan de Austeridad que presentó Andrés Manuel López Obrador, se propone eliminar este tipo de beneficios, lo que implicaría pérdidas millonarias para la aseguradora.

Se estima que con la eliminación del SSI, MetLife México perdería 51 mil millones de pesos, según un análisis elaborado por especialistas cercanos a la próxima administración federal. Cabe mencionar que este concepto representó un gasto público de 4 mil 611 millones de pesos del erario.

Al respecto, el columnista especializado en finanzas, Darío Celis, dijo que todas las aseguradoras se verán afectadas por la cancelación de los seguros médicos para los funcionarios, pero el golpe más seco se lo llevará MetLife el 1 de diciembre, pues con el despido de altos funcionarios en la administración pública, recibirá una gran demanda de cobro del Seguro de Separación Individualizado de los ex funcionarios y además, dicho seguro va a desaparecer.

“El trancazo va a ser doble: perderán por un lado una línea completa de seguros que les era rentable, la del Gobierno federal, y por el otro tendrán que desembolsar miles de millones de pesos por la cancelación de ese seguro especializado”, indicó.

Actualmente MetLife México es dirigida por Sofía Belmar Berumen, quien explica en su página de internet que al SSI sólo tienen derecho mandos medios y superiores al amparo de una póliza y que se hayan separado de su empleo por renuncia, jubilación, cesantía o retiro voluntario, fallecimiento, invalidez e incapacidad total y permanente.

Explica que se trata de una aportación voluntaria que se realiza de manera quincenal, y es duplicada por la dependencia. “Puedes usar tu SSI como instrumento de ahorro haciendo aportaciones extraordinarias a tu suma asegurada básica. Puedes retirar tus aportaciones adicionales después de seis meses”.

Según los reportes financieros de la aseguradora, el año pasado tuvieron una utilidad total por 7 mil 710 millones de pesos, mientras que en 2016 reportaron 8 mil 61 millones de pesos. El 2017 contó con 57 mi 872 millones de primas de seguro. Además del SSI, ofrece a los empleados del Gobierno federal pólizas de seguro médico, de retiro y de vida.

La Ley de Administración Federal indica que la aseguradora, al igual que hacen las Afores, debe invertir los recursos para generar desarrollo al país, lo cual debe ser reportado a Hacienda de manera mensual.

Funcionarios defienden su prestación

SinEmbargo comparte en su artículo el testimonio de una funcionaria de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), quien declaró que “lo que normalmente nadie dice es que el SSI es más bien una forma de liquidación, porque cuando sales del gobierno no hay liquidaciones; es lo que hayas ahorrado”.

No obstante, MetLife da la opción de conservar la suma asegurada y que el dinero siga creciendo aún después de terminar el periodo laboral en la dependencia.

Además, la funcionaria reconoció que se trata de buenas prestaciones, pero aseguró que si las quitan nadie va a querer trabajar en el gobierno, ya que “el salario va a ser menos competitivo que en el sector privado y por las jodas que nos llevamos, de no tener horario, pues no resultará atractivo”.

Por otro lado, un funcionario de la Secretaría de Salud (SS) aclaró que ese mismo seguro “no es deducible de impuestos; te lo cobran. En el talón de pago dice: ISS y ISR del SSI”.

“Sólo te dan lo que alcanzaste a juntar y es dinero que te quitaban de tu sueldo. Es como un ahorro, una liquidación (…) es una inversión y genera intereses”, explicó sobre el ahorro doble

Sobre los trabajadores sindicalizados, la funcionaria de la SRE dijo que ellos tienen muchas prestaciones y que además se les pagan incluso los días que no asisten, pero que no los pueden correr, “a pesar de que sean ineptos”. Agregó que debe reducirse gente pero de manera pareja: altos funcionarios que no hagan nada y gasten mucho, así como gente de base que no haga su trabajo y siga cobrando.

Por su parte, el ex funcionario de la Sedesol Hidalgo dice que el SSI “ha sido un abuso y un privilegio”, pues algunos trabajadores del gobierno, que no son mando medio ni superior, desconocen su existencia “y hablarles de un seguro médico es una fantasía”.

Baillerès también resulta beneficiado

Los gastos del Gobierno federal también representan un beneficio para Grupo Nacional Provincial (GNP), que pertenece al Grupo BAL, de Alberto Baillères González, el tercer hombre más rico de México.

La firma de este empresario recibió, entre 2014 y 2016, 2 mil 200 millones de pesos de parte del Gobierno federal por pólizas de seguro de gastos médicos mayores, según CompraNet y el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT).

Además, previamente la Unidad de Datos de SinEmbargo había reportado al menos 542 contratos con el Gobierno federal, entre 2003 y 2018, que en conjunto suman un total de 16 mil 843 millones de pesos, según el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) y la plataforma Compranet.

Del total de empresas que conforman Grupo Bal, entre enero de 2003 y marzo de 2018, GNP obtuvo un total de 435 contratos, por un monto de 16 mil 837 millones de pesos. La aseguradora firmó principalmente con empresas del Estado pertenecientes al sector de comunicaciones y transportes (122 según el Portal de Transparencia), de ciencia y tecnología (95), y Hacienda y Crédito Público (92).

Alberto Baillères

Además tiene nueve concesiones: tres con el IMSS y con Cofetel, respectivamente; dos con la Secretaría de Economía (SE) y una con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Una de ellas venció en 2014, dos concluirán este año y el resto tienen una vigencia indefinida.

Es importante recordar que, pocos días antes de la elección presidencial, Baillères González envió una carta a sus empleados para, según dijo él, “crear conciencia” y reflexionar sobre los peligros de votar por el populismo. No obstante, días después de que se presentaran los resultados electorales, envió una misiva felicitando a Andrés Manuel López Obrador.