Sí, es el principio del fin de Felipe Calderón. No inició ahora, pero ahora es cuando se vuelve más visible.

La ex embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, le dijo al reportero de Proceso, J. Jesús Esquivel, que Felipe Calderón, “tenía en su poder la información sobre los nexos de Genaro García Luna con el narcotráfico”.

Calderón sabía que García Luna, su secretario de seguridad pública, trabajaba en coordinación con Joaquín el Chapo Guzmán. Que estaba metido hasta la médula con ese grupo, y que, en muchas ocasiones, ocultaba información o simplemente mentía, para proteger a los de esa organización criminal.

Cada día que pasa es más evidente que, el ex presidente de México, era quien manejaba el narcotráfico en el país, o quien actuaba con un grupo en específico.

Es claro, pues, que la “guerra” de Calderón en realidad fue una batalla que daba por una organización delictiva y no para terminar con el problemas de la delincuencia organizada ni del tráfico de drogas.

En Estados Unidos, el ex secretario de seguridad mexicano, está preso. Es decir, cuenta todo, declara todo. Está lleno de miedo. Y eso hace que Calderón esté cada vez más y más nervioso.

¿Por qué pensar que Felipe Calderón no sabía nada? Es absurdo. Claro que lo sabía, y era en realidad él quien mandaba a Genaro García Luna y quien tomaba las decisiones más delicadas.

Una ex embajadora de Estados Unidos, diciendo que Felipe Calderón sabía todo. Que estaba enterado. Que tenía la información. Es un golpe durísimo a Calderón.

La única salvación que tiene el michoacano es su partido político, para desde ahí formar una fuerza política que impida en un momento dado su encarcelación y/o extradición. Para lograr la impunidad vía la política partidista.

Peor se ve difícil. México Libre es endeble. Y más porque, cada día, la figura de Calderón se desprestigia más. Su esposa, Margarita Zavala, es muy limitada, y cada vez es más notorio que Calderón pierde apoyo de sus amigos políticos y empresarios.

Nadie quiere salir junto de quien puede terminar tras las rejas. Nadie. ¿Se imagina apoyando a quien durante 6 años mantuvo a un personaje que vinculado al Cártel de Sinaloa? ¿Se imaginan dándole el espaldarazo a un personaje que es acusado por una ex embajadora de Estados Unidos de estar ligado al narco?

Quizás sólo una parte de los líderes del Cártel de Sinaloa le guarden cierto respeto.

Así pues, cada vez se acerca más el fin de Felipe Calderón.

Y se lo merece. Le hizo un terrible daño a México.