El jueves pasado César Huerta publicó en Polemón una nota titulada “¿Eres joven y quieres registrarte al programa de becas de AMLO? Aquí te decimos cómo”.

A los pocos minutos, comenzamos a tener una cantidad enorme de visitas. Primero decena, después cientos, y rapidísimo fueron miles. Miles.

Nuestro servidor, que “aguanta” bastantes visitas, no se cayó, pero sí hubo un espacio en que se hizo relativamente lento. Y es que eran muchas visitas. Demasiadas. Miles-miles-miles.

¿Qué decía la nota? Simple, que Andrés Manuel López Obrador, que es aún presidente electo (pero que pronto será presidente formal de México), abrió un pre-registro para todos los jóvenes que quisieran una beca, ya fuera para laborar o para estudiar. Es decir, el proyecto (que fue una propuesta de campaña) “Juntos construyendo el futuro”.

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en la presentación del programa “Jóvenes construyendo el futuro”. Foto: Especial

Me impresionó el número de visitas recibidas, pues aunque habíamos tenido días muy buenos, nunca había habido tanta gente visitando Polemón en tan poco tiempo. Además, nos llegaron muchísimos comentarios preguntándonos sobre el programa: mamás que pedían informes, estudiantes que querían saber más, papás, gente que quería apoyar, y un largo, larguísimo etcétera.

La cuestión es que ese número de visitas, y que nuestra nota haya sido tan viral indica algo: que hay muchísimos jóvenes en este país que quieren aspirar a un mejor futuro, que quieren estudiar, capacitarse, tener una salida a su presente que no sea ni el narco ni la delincuencia ni quedarse sin hacer nada.

Proyectos como el que presentó la semana pasada AMLO, enfocado en jóvenes, son necesarísimos.

El Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador y la virtual secretaria del Trabajo, Luisa Alcalde, en la presentación del programa “Jóvenes construyendo el futuro”. Foto: Especial

Hay mucha gente que piensa que la gente “no progresa” ni se “supera” porque es holgazana, porque no trabaja duro, porque es “güevona”.

Eso es una equivocación enorme y pensar así en una discriminación gigante.

La gente, los mexicanos, son trabajadores, y buscan mejorarse todos los días, pero las oportunidades son pocas. Por eso, que exista ya pronto un programa en que a los jóvenes se les remunerará por estudiar y por capacitarse, es una apuesta digna de encomiar y apoyar.

Jóvenes en México. Foto: Especial

Es claro que, para terminar de raíz con la violencia en este país (y con todo el dolor que ésta representa) se precisa iniciar por ahí donde quiere iniciar AMLO: rescatando a los jóvenes de la delincuencia y llenándolos de orgullo por cumplir metas.

Esto es algo lógico, de sentido común, pero llevamos años en que ninguna autoridad lo ha entendido. Que ahora AMLO lo tenga claro es un paso adelante. Un paso gigante.

Y tan funciona que, desde ya, la respuesta de la gente ha sido enorme. De verdad, enorme.