Hoy, en su rueda de prensa, una reportera le cuestionó a Andrés Manuel López Obrador si las consultas que ha realizado el Gobierno de México con la gente del sur del país eran suficientes para saber si la población estaba o no de acuerdo con el tren maya.

La respuesta de AMLO fue muy clara, y en realidad significó una respuesta a quienes, desde la oposición, critican los programas sociales del nuevo gobierno. A continuación, lo dicho por el mandatario:

La gente del Istmo está a favor del proyecto, los que están en contra son nuestros adversarios que ni siquiera viven en el Istmo; son los que no quieren que avancemos, que hagamos cosas. Están apostando a que nos vaya mal. Ya les he hablado varias veces de cómo, cuando íbamos a construir los segundos pisos, el periódico Reforma echó a andar toda una campaña en contra de los segundos pisos. Hicimos una consulta en aquel entonces, telefónica. La gente dijo sí a los segundos pisos, se hicieron los segundos pisos. Luego, nos copiaron, lo de los segundos pisos, con la diferencia de que los segundos pisos que construyeron después son de paga. Pero ya para entonces ese periódico ya no dijo nada. Entonces, siempre hay esta oposición, que además es legítima. Como lo es el que yo aclare, de que yo pueda ejercer mi derecho a la réplica.

Ayer, por ejemplo, porque seguramente esto no se dio a conocer, en Juchitán, había más de 10 mil personas. Y como hay esta tendencia a obstaculizarnos, y a distorsionar las cosas, le pregunté a la gente sobre el tema, a los 10 mil. Qué representaban en este caso a todas las corrientes, porque habían del PRI, habían del PAN, habían de Morena, habían de organizaciones sociales. Era muy plurales la asamblea. Y por unanimidad más de 10 mil levantaron la mano a favor del proyecto, porque es de sentido común.

AMLO en Juchitán, en abril de 2019.

¿Cómo no van a querer que se rehabilite el tren para que haya comunicación en el Istmo, no solo para transportar carga, sino también un tren de pasajeros? ¿Cómo no van a estar de acuerdo en que se amplíen los puertos de Salinas Cruz y Coatzacoalcos que se construyeron desde la época de Porfirio Díaz? ¿Cómo no van a estar de acuerdo en la rehabilitación de la refinería de Minatitlán, y de Salina Cruz? ¿Cómo no van a estar de acuerdo en que se amplíe la carretera de Salina Cruz a Acayuca? ¿Cómo no van a estar de acuerdo en que se siembren árboles maderables y frutables? ¿Cómo no van a estar de acuerdo en que se aplique el programa de atención de los damnificados por los sismos? ¿Cómo no van a estar de acuerdo que se aumente al doble la pensión para los adultos mayores? ¿Cómo no van a estar de acuerdo de que haya becas para estudiantes? ¿Cómo no van a estar de acuerdo de que los jóvenes que no estudien tengan trabajo como aprendices? ¿Cómo no van a estar de acuerdo que las niñas los niños con discapacidad reciban una pensión? Es que, la verdad, nuestros opositores tienen que aplicarse a fondo, analizar más las cosas; también visitar los pueblos, no hace mal el sol: quitarse el amarillo burócrata o fifí.