Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

5 de abril de 2018. Todos los días, en los periódicos que circulan en México, hay por lo menos diez o veinte artículos en contra de Andrés Manuel López Obrador: que se come a los niños en las mañanas, que llevará al país rumbo a Venezuela, que es tan rico como Donald Trump, que tiene vínculos con Corea del Norte, que de qué vive, que tiene relación con los narcos y los va a perdonar, que bla bla bla bla.

Estos artículos, que denominamos en Polemón anti-peje, claro está, no son nuevos. Llevan publicándose años y años y años, y muchos de ellos, a quienes los leemos, nos provocan a veces ira, a veces risa y la mayoría del tiempo indiferencia.

Pero ahora, en Polemón, hemos decidido exhibir de vez en cuando estos textos anti-peje, pues consideramos que si nadie les dice nada, pensarán que son súper genios para escribir y analizar y pensar. Y claro, no queremos que eso pase.

Por ello, iniciamos esta sección, donde seleccionaremos (de vez en cuando) uno artículo y los comentaremos con una óptica neutral y objetiva, como suele ser la óptica Polemón.

Así pues, iniciamos con el artículo de chá chá chá chánnnnn

Pablo Hiriart, y su texto “A la hora de la verdad, AMLO tuvo miedo”

En su columna de hoy, en El Financiero, escribe Hiriart:

“Es muy fácil envenenar el ambiente nacional como ha hecho López Obrador durante años con la acusación de que todos son corruptos menos los que están con él”.

O sea, señor Hiriart, que AMLO envenena el ambienta nacional porque dice que en México hay corrupción. Híjole, qué hombre tan malvado, mire que decir que hay corrupción en México y señalar a los culpables… Imperdonable eso de Andrés Manuel. Imperdonable…

Lo de Meade [pedir un debate con AMLO] no es un desplante de una persona en busca de notoriedad”.

Ni se nota que su corazón (y seguramente su cartera), señor Hiriart, late bien fuerte por Meade y el PRI. Mejor mándele por tele un beso a Meade, sería menos meloso (y obvio)…

“Que diga López Obrador de qué ha vivido todos estos años, cuáles son sus bienes y cuánto ha pagado al fisco.”

Don señor Pablo Hiriart, es usted una persona súper innovadora. A nadie en este país se la ha ocurrido atacar a AMLO con esa pregunta: “de qué ha vivido todos estos años”. No cabe duda, la innovación y la inventiva son su fuerte…

“El señor [AMLO] no aspira a dirigir una empresa ni a encabezar un club social: quiere ser presidente de la República y se niega a poner sobre la mesa sus cuentas personales”.

Señor Don Hiriart, ¿también quiere las facturas de los chicles que se compró AMLO en una tiendita de Ciudad Juárez? Sería imperdonable que no los mencione como parte de su cuentas personales y su riqueza…

“Lo que demuestra AMLO con este escapismo para no hablar cara a cara sobre su patrimonio y el de sus contrincantes, es la raíz de su fundamentalismo mesiánico”.

Por más que queremos encontrar la relación entre debate sobre patrimonio y “fundamentalismo mesiánico”, no la encontramos… Pero bueno, para don señor Pablo Hiriart, es muy obvia la relación. Lo chusco es que es solamente para él…

Pronto nos estaremos coomentando otro texto anti-peje…