El barrilete cósmico, uno de los tantos apodos con el que se conocía a Diego Armando Maradona, no era ajeno a las injusticias sociales que se viven por doquier, pero más específicamente de las que ocurren en el continente americano. Eterno militante de izquierda, el ex futbolista argentino declaró alguna vez en un programa de televisión que con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador “estamos vivos”, refiriéndose a todo ese sector desprotegido en Latinoamérica.

“A López Obrador lo que le habrá costado ganar un voto no es lo mismo que para los de enfrente que compran votos a mansalva y regalan dólares para ir a votar. Por eso tiene un mérito muy grande”, dijo aquella ocasión. 

El astro argentino ya preveía que la gestión de Obrador no sería sencilla, porque los gobiernos neoliberales hacen un desastre con la vida de la gente.

Este jueves por la mañana Andrés Manuel López Obrador, destacó  que  Diego Armando Maradona, fallecido el miércoles de un paro cardíaco a los 60 años, vivió “su momento estelar” en México y que nunca “renunció a sus ideales”.

El presidente mexicano colgó en redes sociales una icónica fotografía de la estrella del futbol en el Estadio Azteca de la Ciudad de México sosteniendo el trofeo tras ganar el Mundial de 1986, que tuvo lugar en el país latinoamericano y que encumbró al astro argentino.

“En México, Maradona vivió su momento estelar como futbolista”, expresó el presidente mexicano, quien confesó: “por él encontré la gracia a ese deporte”.

“Pero mi admiración mayor siempre fue su congruencia. Nunca renunció a sus ideales aunque pagara el costo de ser ‘políticamente incorrecto'”, añadió López Obrador sobre Maradona, quien siempre mostró su apoyo a gobiernos latinoamericanos de izquierda como el del cubano Fidel Castro, fallecido este mismo día hace cuatro años.