La Ley de Hidrocarburos fue aprobada en lo general por la Cámara de Diputados, con 292 votos a favor, 153 en contra y 11 abstenciones. Esta tarde dio inicio la discusión en lo particular de los artículos reservados.

En el debate, Enrique Ochoa Reza, Diputado priísta y exdirector de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), opinó que la iniciativa es inconstitucional. “La sinrazón se impuso a la razón, y aquí tendrán los votos, pero no tienen la razón”, dijo.

Enrique Ochoa Reza. Foto: Especial

El morenista Diego del Bosque apoyó la iniciativa y se refirió a los opositores como “títeres de la reforma energética corrupta de Enrique Peña Nieto y títeres del poder económico corruptor”.

Por su parte, el petista Gerardo Fernández de Noroña dijo que la oposición solo defiende a quienes hacen negocio con la venta de combustibles y defendió que la iniciativa busca regular el mercado de combustibles.

“Se dicen preocupados del medio ambiente y ninguno de ellos ha venido a decir aquí que paremos la venta de combustibles fósiles que es el principal nivel de contaminación, sino vienen a defender a quienes están haciendo negocio con la venta de combustibles”, argumentó.

Esta iniciativa fue enviada al Congreso por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en marzo pasado y con ella las autoridades del sector energético podrán suspender temporalmente permisos expedidos si consideran que está en riesgo la seguridad nacional.

Qué es la energía eléctrica? | Pipartner Group

Con esta iniciativa se propone que la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía puedan suspender de forma temporal permisos en caso de “permiso inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía nacional”, como en el caso de robo de hidrocarburos y expendedores que compren combustible robado.

Plantea que las empresas estatales tengan un rol más activo para garantizar la seguridad y la soberanía energética.

“Es imperativo el fortalecimiento de las empresas productivas del Estado mexicano como garantes de la seguridad y soberanía energética y palanca de desarrollo nacional, para detonar un efecto multiplicador en el sector privado”, indica la exposición de motivos que envió el Presidente el 26 de marzo pasado.

También establece que la iniciativa busca devolver a Petróleos Mexicanos (Pemex) el control de precios y llevar a cabo cambios en la transportación, distribución, comercialización, venta y almacenamiento de combustibles.

De la misma forma que la suspendida Ley de la Industria Eléctrica, que prioriza a la CFE por encima de los privados, esta iniciativa señala que la participación del sector privado pone en riesgo la seguridad y la economía del país.

Esta modificación abarca los sectores de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, y busca tumbar la reforma estructural impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto que promovió en 2014.

También establece que en el sector energético del país “ha imperado la corrupción, el robo de combustible y el desabasto de gasolinas”.

Huachicoleo será penado con prisión preventiva. Foto: Especial.

Al respecto, AMLO dijo que esta reforma busca combatir el huachicol porque “ya se acabó la robadera”. También aseguró que, en caso de aprobarse la modificación, los contratos vigentes se respetarán, pero no se aprobarán más, pues el objetivo es proteger a Pemex.

“Muchos de esos contratos que se cancelaron se siguen usando de manera irregular y están metiendo combustible de contrabando, hay huachicol, por eso enviamos esta iniciativa de reforma, para poner orden, se acaba la robadera, a veces les cuesta trabajo entenderlo y aceptarlo pero ni modo que sepamos de delitos y nos quedemos callados, no vamos a ser tapaderas, cómplices”, manifestó.