Apenas ha cumplido nueve meses de su llegada y el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya ha sido víctima constante de las fake news -noticias falsas-.

Este tipo de noticias, o de información falsa, suelen usarse para promover la desinformación y, así, influir en las decisiones políticas de millones de usuarios, revirtiendo las tendencias a favor de cierto tema mediante el engaño y la mentira.


El riesgo de las fake news

De acuerdo con un reporte publicado por la Comisión Europea en 2018 “Un enfoque multidimensional a la desinformación”, las noticias falsas pueden significar un alto riesgo para los usuarios al diseminar desinformación para afectar procesos políticos.

Según el reporte, existen niveles de riesgo bajo, como los errores cometidos por los periodistas o el discurso político partidista, y de alto riesgo, como los estados extranjeros o grupos nacionales que intentan socavar el proceso político mediante fabricación maliciosa o infiltración de grupos base.

En nuestro país se denunció la #OperaciónBerlín, donde se confirmó la versión sobre la instalación de una agencia especializada en la diseminación de noticias falsas para dañar a AMLO durante el periodo electoral de 2018.

A partir de la toma de protesta de AMLO como Presidente se han expandido noticias falsas sobre su gestión no sólo a través de redes sociales como Twitter o Facebook, sino también en formato periodístico, rumores, spots y cadenas de mensajes a través de aplicaciones de mensajería instantánea.

De hecho, una revisión a las unidades especializadas en la detección de noticias falsas ha revelado que en los últimos tres meses las noticias falsas sobre el Gobierno de López Obrador han aumentado.

Un ejemplo de esto fue como, a partir del desabasto de combustible ocurrido a principios de este año, se difundieron versiones falsas sobre el cese de importaciones de hidrocarburos desde Estados Unidos.

También en aquellos días se difundieron en redes sociales fotografías de supuestos supermercados con desabasto de alimentos que fueron atribuidas a la escasez de gasolina. No obstante, los propios usuarios desmintieron dicha información con fotografías reales de las tiendas.

Falsificación y alteración de información

También han sido varias las ocasiones en las que documentos oficiales son falsificados con la intención de acusar tanto al Presidente como a sus colaboradores de promover el autoritarismo y la exaltación de la imagen presidencial.

Así, tanto AMLO como su equipo han sido acusados de promover abucheos masivos en contra de funcionarios de la oposición, o bien, para difundir que algunas dependencias gubernamentales piden cánticos y alabanzas en espacios públicos para el Presidente.

También se han hecho montajes para difundir que el Presidente ha ordenado que algunos billetes y libros de texto tengan su rostro impreso en ellos.

Y, pese a que parecieran incongruentes y exagerados, estos rumores han tenido que ser desmentidos por el propio López Obrador.

“Estos conservadores por ejemplo y sus voceros, mentirosos, además de corruptos dieron a conocer de que había un libro de texto donde yo aparecía, y así. A ver Jesús, dame dos noticias falsas de ayer, el libro ¿y cuál otra?, que estamos modificando el marco legal para el funcionamiento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Pero a diario, son muy mentirosos, mentecatos con todo cariño”, dijo AMLO en agosto pasado para desmentir la falsa portada de un libro de texto con su rostro.

¿Quién difunde las fake news?

Los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón han sido importantes figuras difusoras de noticias falsas en más de una ocasión.

Las acusaciones de ambos, sin fundamentos reales, buscan acrecentar las críticas que provienen del grupo opositor más arraigado con ideologías de derecha, difundiendo la idea de que el gobierno actual, con tendencias socialistas y populistas afectan al progreso de México.