El periodista Ciro Gómez Leyva, ayer, en su noticiero en Imagen TV, cuestionó la actuación del juez que pidió prisión preventiva contra Rosario Robles, y dijo que ésta, a la que catalogó como “enemiga del régimen” de Andrés Manuel López Obrador, está en la cárcel porque se le está dando un escarmiento injusto.

Mencionó que el delito por el cual se le persigue no amerita cárcel y no se ha probado. Y se conmovió porque hoy, la ex secretaria en la administración de Enrique Peña Nieto, “duerme en la cárcel”.

Gómez Leyva, a un día de ser detenida Rosario Robles -y responsabilizando, aunque sin mencionarlo, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador- lamentó que ésta se está pudriendo en prisión:

Al régimen juarista, al de Benito Juárez, se le atribuye la expresión de “al amigo la justicia y la gracia, al enemigo la ley a secas”. La hostilidad del juez Delgadillo y del Ministerio Público contra Rosario Robles, dan al menos para preguntar si en verdad Rosario Robles representaba un riesgo de fuga o si más bien de lo que se trataba de darle un escarmiento ejemplar. Un escarmiento con el supuesto de que se ha acabado la impunidad. Lo cierto es que por un delito no ha sido probado, un delito que además no amerita la cárcel, Rosario Robles duerme en la cárcel. Por eso, ¿quién pondría en duda esta noche, o quién no preguntaría, si a la enemiga del régimen, a Rosario Robles, más bien lo que le ha ocurrido es que se le aplicado la dura lex, la ley a secas. Y en lo que averiguamos, que se pudra en Santa Martha Acatica.