Por: Redacción (@RevistaPolemon)

Luis Alberto López López, chofer del empresario Manuel Barreiro, declaró este martes haber firmado, sin saber de qué se trataba, algunos documentos que lo convertirían en el representante legal de Manhattan Master Plan Development, empresa que compró la nave industrial del candidato a la presidencia de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.

Durante una audiencia realizada en el Centro de Justicia Penal Federal en Querétaro, el chofer firmó un acuerdo reparatorio, el cual consiste en entregar la nave industrial de la que aparece como representante legal, y que fuera adquirida por 54 millones de pesos.

A cambio, la Procuraduría General de la República (PGR) se desistió de la acción penal en su contra.

El chofer de Manuel Barreiro y su abogado. Foto: Especial

La entrega del inmueble fue hecha a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y es por ese motivo que el predio ahora forma parte de los bienes del Estado mexicano.

El abogado del chofer, Patricio Kegel Jacob, afirmó que las firmas de López López aparecen en los documentos de la constitución de la empresa Manhattan Master Plan, pues accedió a firmar lo que su jefe le solicitaba como un favor hacia él.

También añadió que no recibió ningún pago a cambio de las firmas.

“Mi cliente en ningún momento pagó o pudo haber adquirido la empresa Manhattan, que es la empresa por la cual se adquirió una bodega; asimismo, nunca celebró una compraventa ni con la empresa denominada Juniserra ni tampoco con el señor Donino Martínez Diez, ya que a mi cliente únicamente lo que hacían era ponerle los documentos y firmarlos sin saber qué era lo que estaba firmando”, declaró.

Además del acuerdo reparatorio, se determinó que Luis Alberto aportó información para continuar con la indagatoria por lavado de dinero que fue consistente para robustecer la investigación.

Durante la audiencia, los representantes de la PGR también añadieron más detalles de la investigación por lavado de dinero en la que Ricardo Anaya está involucrado. Indicaron que, cuando Francisco Garrido Patrón fue gobernador de Querétaro, de quien Anaya fue secretario particular, se adjudicó un terreno baldío, que fue adquirido por la empresa Tyson, de la que Manuel Barreiro era representante.

Dicho predio supuestamente habría sido dividido en lotes, siendo el número 82 el que Ricardo Anaya adquirió por medio de la empresa Juniserra en 2014, a un precio de 11 millones de pesos. Ahí, como ya se ha mencionado, construyó una nave industrial que después vendió por 54 millones de pesos a la empresa Manhattan Master Plan, constituida por Manuel Barreiro.

Con información de El Universal