Luego de la polémica decisión de la calificadora Fitch Ratings, quien ayer decidió bajar la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex), la calificadora estadounidense Moody’s señaló que dará el beneficio de la duda a Gobierno de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

La  vicepresidenta Senior de Moody’s Investor Service, Nymia Almeida, indicó que durante el primer semestre del 2019 no realizará ningún cambio a la calificación crediticia de Pemex, pero la paraestatal tendrá que demostrar su rentabilidad.

“Queremos darle el beneficio porque este Gobierno viene con un mandato muy fuerte en reducción de gastos, en costos, y eso es justo lo que necesita la empresa. Si no le ha alcanzado el dinero para invertir, para estabilizar la producción, es porque ha gastado más de lo que debería en proyectos que en otras partes del mundo cuestan más barato”, dijo Almeida, durante la  Expo & Congress Energy México 2019, según consignó en una nota la agencia Notimex.

Las expectativas de Moody’s están centradas en el anuncio realizado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que este año “invertirán el doble en exploración y producción, entre otras acciones, para fomentar mejores resultados”, indicó Nymia Almeida.

Esta mañana el Presidente López Obrador tronó en contra de las calificadoras  y mencionó que Pemex es una empresa que hoy está mejor que hace dos meses, y que a pesar de todos los intentos que hicieron por destruirla, continúa viva y en franca recuperación:

“Yo creo que Pemex está mejor que en los últimos treinta años, porque el principal problema de Pemex era la corrupción, y ya se está limpiando. Pemex fue una empresa saqueada durante el periódico neoliberal, de las empresas más saqueadas del mundo. De las empresas con más corrupción en el mundo, y se esmeraron estos tecnócratas corruptos en destruir a Pemex, pero por fortuna, como una bendición, el pueblo de México decidió que se llevara a cabo un cambio para sacar al país de la crisis, para acabar con la corrupción y para rescatar a Pemex. Y lo vamos a lograr”.

Indicó que las calificadoras no han observado todo el proceso de degradación que hicieron los anteriores gobiernos, y que hoy, cuando se está rescatando a la paraestatal, sacan una baja en la calificación:

Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la mal llamada reforma energética, que sabían de que no llegó la inversión extranjera y que no se incrementó la inversión en Pemex, y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada. Guardaron un silencio cómplice, y ahora que estamos recuperando a Pemex, salen con sus recomendaciones, o tratando de calificar sobre el desempeño de Pemex. Los inversionistas con ética saben muy bien que Pemex es una empresa sólida, porque ya está manejada con honestidad.