Ayer, la calificadora Fitch Ratings bajó la “nota” de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), aduciendo que tenía un estrecho vínculo con el gobierno y pasaba por una reducción en la inversión y una baja producción.

Afirmó la calificadora de un “deterioro continuo del perfil crediticio individual de Pemex”, por lo cual, disminuyó su prestigio internacional de un “BBB+ a BBB-“.

Hoy, Andrés Manuel López Obrador se refirió a esto, y mencionó que Pemex es una empresa que hoy está mejor que hace dos meses, y que a pesar de todos los intentos que hicieron por destruirla, continúa viva y en franca recuperación:

Yo creo que Pemex está mejor que en los últimos treinta años, porque el principal problema de Pemex era la corrupción, y ya se está limpiando. Pemex fue una empresa saqueada durante el periódico neoliberal, de las empresas más saqueadas del mundo. De las empresas con más corrupción en el mundo, y se esmeraron estos tecnócratas corruptos en destruir a Pemex, pero por fortuna, como una bendición, el pueblo de México decidió que se llevara a cabo un cambio para sacar al país de la crisis, para acabar con la corrupción y para rescatar a Pemex. Y lo vamos a lograr.

Comparó a quienes saquearon a Pemex con unos ladrones de banco que, cuando suena la alarma, salen corriendo con todo lo que puedan hurtar:

No les alcanzó a estos ambiciosos para terminar de destruir a Pemex. Sólo pudieron entregar el 20% del potencial de Pemex, del potencial que significa la riqueza petrolera de la nación. Es como cuando entra una banda de malhechores a un banco, y empiezan a robarse el dinero de las bóvedas, y suena una alarma. Eso fue la elección del día 1 de julio del año pasado, y suena la alarma y salen huyendo. Pero no alcanzan a llevarse todo. Lo que dejaron es suficiente como para sacar adelante a Pemex y sacar adelante al país.

Indicó que las calificadoras no han observado todo el proceso de degradación que hicieron los anteriores gobiernos, y que hoy, cuando se está rescatando a la paraestatal, sacan una baja en la calificación:

Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la mal llamada reforma energética, que sabían de que no llegó la inversión extranjera y que no se incrementó la inversión en Pemex, y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada. Guardaron un silencio cómplice, y ahora que estamos recuperando a Pemex, salen con sus recomendaciones, o tratando de calificar sobre el desempeño de Pemex. Los inversionistas con ética saben muy bien que Pemex es una empresa sólida, porque ya está manejada con honestidad.

El Presidente sabía que sus declaraciones iban a causar controversia entre “expertos” y periodistas, que alarmados con sus palabras, estarían preocupados porque el actual mandatario criticara a una caluficadora como Fitch Ratings, por ello, mencionó:

Les voy a dar otros ejemplos [de corrupción en Pemex] porque no vana a faltar los especialistas expertos en la materia que empiecen a ser cuentas de las pérdidas que significa una calificación como la que acaban de emitir. ¿Cuánto nos vamos a ahorrar sólo evitando el robo de combustible? ¿Saben cómo estuvo ayer el robo de combustible? ¿Cuándo se había visto esto? ¿La calificadora ha tomado en cuenta, como dicen los tecnócratas, esta variable?

Mencionó que las finanzas en Pemex se están fortaleciendo, y que muchas de las críticas hacia su gobierno y hacia la forma en cómo se está manejando Pemex provienen del encono y del enojo de quienes ya no pueden saquear a la nación, de quienes ven que la actual administración está luchando de forma frontal contra la corrupción:

se dedicaron a sacar, a empobrecer al pueblo. Luego hay un cambio y pues están molestos, inconformes, y tratan de desprestigiarnos, cuando ahora México tiene mucha fortaleza por su autoridad moral. En el país, al interior del país, la gente se siente orgullosa de que se está enfrentando el problema de la corrupción. Y en el mundo somos un ejemplo, por lo que se está haciendo de no permitir la corrupción.

Dijo también que quienes integran las calificadores “no son jueces que sean infalibles los técnicos de las calificadoras, y tenemos el derecho a disentir”.

Mencionó que quienes establecen las calificaciones deberían darse una vuelta por el país, para que observaran cómo se está combatiendo el problema de la corrupción en Pemex, y para que lo tomen en cuenta, porque “nunca han hecho la cuenta de cuanto se pierde, cuanto se deja de crecer por la corrupción, ni siquiera consideran de que el poco crecimiento que ha habido, o el nulo crecimiento económico, se debe a la corrupción No está en sus esquemas. No lo toman en cuenta”.