El Presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a sorprende a propios y extraños. Todo estaba listo para que la nueva refinería de Dos Bocas la construyeran empresas privadas extranjeras. Ya estaba la licitación y había interés de cuatro consorcios trasnacionales. Tres ya habían presentado propuestas técnicas y económicas.

Pero hoy hubo un viraje inesperado.

El mandatario anunció que las empresas que participaron en la licitación habían propuesto proyectos muy caros, y con un tiempo de ejecución muy lentos, por lo cual se decidió que quienes construirán la nueva refinería serán los mexicanos, es decir, Petróleos Mexicanos (Pemex), todo bajo la supervisión de la Secretaría de Energía, directamente por la la titular de dicha dependencia, Rocío Nahle.

Recorrido de Andrés Manuel López Obrador en Cadereyta, Nuevo León.

Dijo acerca de las empresas que habían presentado los proyectos:

En lo fundamental estaban pidiendo mucho. Se pasaron de los 8 mil millones de dólares, y en el tiempo de construcción. Y nosotros no vamos a hacer ninguna obra que no podamos terminar durante el sexenio.

El precio de la refinería será de 8 mil millones de dólares (160 mil millones de pesos) y el plazo para que se concluya la obra es de tres años.

La intención de esto es que Pemex esté a cargo del proyecto, y que apoyen instituciones mexicanas, como las universidades públicas y el Instituto Mexicano del Petróleo.

El mandatario indicó que la obra, que es muy importante, precisa el apoyo de todos los mexicanos:

Necesitamos hacerla nosotros, de manera directa, con el apoyo de los técnicos y los trabajadores mexicanos. Vamos a darle contenido nacional a esta obra. Van a ser ingenieros, especialistas de Pemex, del sector energético, los que nos van a ayudar para la construcción de la refinería.

El Presidente indicó que ya se tienen, con ahorros que se han hecho, 50 mil millones de pesos para la obra, es decir, prácticamente un tercio del total del gasto de construcción de la refinería. Y todo, resaltó López Obrador, sin deudas.

Mencionó que, si hay necesidad de contratar algún servicio con empresas extranjeras, se hará. Pero quienes llevarán la batuta y quienes harán la mayor parte del trabajo serán los mexicanos, pues así era antes: “las refinerías las hicieron los técnicos mexicanos, y en cada refinería hay talleres, donde se hicieron todas las piezas”.

Recorrido de Andrés Manuel López Obrador en Cadereyta, Nuevo León.

El mandatario afirmó que hay mucha capacidad técnica en el país:

hay refineros expertos, mexicanos, que nos dan la seguridad de que vamos a poder tener la tecnología, los elementos técnicos para construir la refinería”.

Indicó que con los gobiernos neoliberales se comenzaron a contratar empresas privadas, y también extranjeras, y se dejó de invertir en Pemex y en el desarrollo de tecnología nacional. Pero que aún así, con tantos años tratando de destruir la industria petrolera mexicana, no han podido.

El mandatario resaltó que esta decisión no se tomó de la noche a la mañana, sino que se ha realizado a partir de un análisis y de las visitas que realizó a cinco de las seis refinerías del país, donde puedo entablar diálogos con trabajadores petroleros. Mencionó que hay técnicos en México, gente que participó en al construcción de la refinería de Salinas Cruz, y que pueden aportar con su experiencia a la edificación de la de Dos bocas.

Andrés Manuel dijo que era muy buena noticia:

Vamos a iniciar esta obra, inicia la construcción. Inicia la construcción el día 2 de junio. Se van a crear 100 mil empleos en la construcción, y va a estar terminada para mayo del 2022, me canso ganso. Rocío Nahle va a esta despachando en Villahermosa, Pemex va a tener como sede Ciudad del Carmen, porque el principal propósito es aumentar la producción petrolera.

El mandatario mencionó que acudirá una vez al mes a supervisar la obra; prometió que se ha a concluir en tres años, y que es un desafío para el gobierno. Mencionó además que todo el proyecto y todos los documentos relacionados con la refinería serán transparentes y de acceso a toda la gente que así lo desee.

Andrés Manuel aprovechó que no tiene miedo que las calificadoras bajen la calificación en Pemex, pues habrá una gran inversión, y además, adelantó que ya se está recuperando la producción en la paraestatal.