Contactanos

 

Crónicas

Ayer se murió Fidel, y hoy ando como huérfano

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

26 de noviembre de 2016. Sabía que tenía que morir. Nadie vive siempre. Nadie vive todos los días del mundo. Pero duele que haya fallecido. Duele porque Fidel demostró con sus palabras, y especialmente con sus hechos, que al poderoso los débiles le pueden poner batalla, le pueden poner dignidad. Por eso duele que se haya muerto. Por eso hoy ando como huérfano: un titán, referente de millones, que dio ejemplo a millones, que inspiró a millones, se puso sin respiración.

Fidel es símbolo. Símbolo de una América Latina que dice no al imperio. Que dice no a los Estados Unidos y a todas las naciones del mundo (y sus gobiernos), ésas que piensan que por tener dinero, armas y medios de comunicación hegemónicos, pueden hacer lo que les venga en gana. Pueden matar, marginar, precarizar. Pueden hacer que millones vivan siempre en la pobreza y no tengan más futuro que la pobreza. Fidel es símbolo. Y es sinónimo de resistencia y justicia.

Fidel Castro en México, antes de partir a su aventura revolucionaria.

Fidel Castro en México, antes de partir a su aventura revolucionaria.

Fidel era de una isla bien pequeñita que se había transformado en colonia-burdel de los Estados Unidos. Antes de él, Cuba era pobrecita, era sin palabras, mansa, dominable, expropiable. Era sin logros más allá de casinos y hoteles lujosos para extranjeros poderosos. Así como son hoy y han sido siempre cientos de países. Y llegó Fidel, y Fidel dio dignidad: miró que había necesidad de educación, de trabajo, de pelear contra los poderosos. Y Cuba, en poco tiempo, en un tiempo corto, se transformó de país pobrecito en espacio de dignidad, de isla colonizada en ejemplo de competitividad en educación, en deporte, en arte, en resistencia.

A mí cuando pequeño me decían: “Fidel es un dictador”. Y todavía me lo dicen. Los cubanos en Miami, enarbolando un muñeco con la forma de Donald Trump como si fuera héroe, gritaron y se emborracharon y bailaron diciendo que Fidel era un dictador y que qué bueno que se hubiera muerto.

Yo me pregunto, ¿qué clase de dictador es aquél que proporciona educación gratuita y de calidad a sus “sojuzgados”? ¿Qué clase de dictador hace todo lo posible para que, en su país, no haya pobreza ni analfabetismo, y que los sistemas de salud funcionen bien para todos? ¿Qué clase de dictador hace del deporte un bastión de desarrollo para sus “oprimidos”? ¿Qué clase de dictador defiende a su nación de la humillación, de los imperios que desean siempre colonias en lugar de naciones, que desean pobres en lugar de gente con dignidad? ¿Qué clase de dictador era Fidel Castro que siempre defendió a los desfavorecidos y atacó a los ladrones y poderosos asesinos?

Fidel Castro, abrochándose el saco, y Ernesto El Che Guevara, observándolo.

Fidel Castro, abrochándose el saco, y Ernesto El Che Guevara, observándolo.

Yo crecí cuando Fidel era ya hombre de estado. Una piedra en el zapato del imperio estadounidense. Y crecí pensándolo como ejemplo de dignidad: “Cuba sí yanquis no”. Crecí creyendo que esa pequeña isla había detenido a un imperio, al imperio más grande, poderoso y violento que ha visto la humanidad. Y el verlo ahí, siendo astuto, siendo dignidad, me proporcionó las ganas para pensar que un mundo y un país como México podrían ser distintos, que no debíamos apocarnos y dejar que unos cuantos decidan por todos, que se podía pensar en los demás, en los jodidos, en nosotros (porque somos los jodidos), y quizá un día, podíamos cambiar el mundo. Aunque sea un poquito. Aunque sea una cosa de nada.

Fidel y el Che

Fidel y el Che

Hoy que se nos murió Fidel me siento huérfano. No se muere un hombre querido-amado-admirado-detestado-odiado-vilipendiado. Se muere un ejemplo. Un camino a seguir. Una forma de mirar el mundo.

Ayer se murió Fidel, y hoy me siento huérfano. Y no soy, pienso, el único. Somos muchos. Cientos. Miles. Millones.  

Captura de pantalla 2016-11-26 a las 10.43.41

Anuncio publicitario. Siga deslizando para continuar leyendo
Jorge Gómez Naredo
Escrito por

Profesor en universidad pública. Fundador, junto con Jaime Avilés y César Huerta, de la Revista Polemón.

2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Avatar

    Yaniz

    27 noviembre, 2016 at 3:23 pm

    ¡Ándale Jorge, creo que ese es el sentimiento! Como huérfanos. No he dejado de pensar en su muerte desde que en la madrugada del sábado me llegó el mensaje, y no he dejado de asociar tantos discursos sinceros de dignidad pronunciados por distintas organizaciones. Creo que así se han de sentir todas ellas, todos ellos…
    Yo también tengo el corazón apachurrado. Pero me da alegría saber que tuve la fortuna de haber vivido en una tramo de la historia para ver a Fidel darle ejemplo a la resistencia, es en lo único que no estoy de acuerdo contigo, el ejemplo no muere; porque se queda en la memoria, en la historia de América Latina, en el corazón.

    ¿Dictador? Habría que reconsiderar ese término. La gente critica y criticó duramente su sistema de gobierno y su política, dicen que costó muchas vidas, muchas familias rotas. En México, a lo largo de muchas décadas hemos tenido cientos de miles de muertos y desaparecidos, y cada día se suman más.

    El nuestro, no es un sistema de gobierno “dictador” como le decían al de Cuba, pero sí un sistema de gobierno “títere”, que le gusta jugar como al de más de arriba le conviene, nuestra “democracia y libertad” se prostituye según las reglas del juego comercial que Estados Unidos DICTE.

    Mientras los yanquis despliegan miles de soldados a diferentes partes del mundo para extender su poder y su avaricia, Cuba envía médicos a otras latitudes para dar ayuda, y asesores en deporte para aportar su experiencia. Mientras Estados Unidos exportaba y exporta armas, el pueblo de Cuba exporta dignidad y respeto a los seres humanos. ¡Gracias Fidel por tu lucha y tu enseñanza! ¡Honor a tu memoria!

    Mientras Estados Unidos enviaba tropas de soldados para extender su poder

  2. Avatar

    Abraham ulloa h

    28 noviembre, 2016 at 2:40 pm

    Y en CUBA te reciben calurosamente con amabilidad, en cambio date una vueltecita por Texas y ya verás que “hospitalarios”son.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Támbien te puede gustar

Taim-Lain

Furiosos por la presencia de maestros de la CNTE, integrantes de la “marea rosa” del PRIAN intentaron tirar las vallas del Zócalo, por lo...

Taim-Lain

La reportera del medio Latinus, Montserrat Peralta, denunció que fue agredida por simpatizantes del PAN, luego de documentar el acarreo al acto de la...

Taim-Lain

Sin caer en provocaciones pero poniendo a Xóchitl Gálvez en su lugar, Claudia Sheinbaum ganó el tercer y último debate presidencial. Claudia Sheinbaum prefirió...

Taim-Lain

La actual aspirante presidencial del PRI, PAN y PRD, Xóchitl Gálvez Ruiz, fue el señuelo para que su hermana, Jaqueline Malinali, pudiera cometer el...