Después de haber dado su apoyo incondicional al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que intentó construir el gobierno de Enrique Peña Nieto despilfarrando miles de millones de pesos, las asociaciones de ingenieros terminaron aceptando que cancelarlo fue una buena decisión.

Hasta septiembre, la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros (UMAI) mantenía una postura a favor de la continuidad del NAIM porque consideraba que era más viable la construcción de esta obra que iniciar una nueva en Santa Lucía, la cual desde su perspectiva sólo tenía un proyecto conceptual.

Sin embargo, la presentación de un informe por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) con las razones técnicas, sociales, económicas, ambientales, financieras y jurídicas, hizo cambiar a los expertos que integran su organización civil.

Celebración del día del Ingeniero. Foto: Especial

“Después de analizar el informe de las razones para la cancelación del proyecto del aeropuerto de Texcoco y de escuchar a los agremiados expertos, estoy convencido, libre de compromisos creados y sin conflicto de interés en que se tomó la mejor decisión en términos técnicos, sociales, económicos, ambientales, financieros y jurídicos”, indicó el presidente de la UMAI, Salvador Landeros durante su participación en el Día Nacional del Ingeniero.

Aunque admitieron su error, para Landeros será el tiempo el que dará la razón si haber cancelado el nuevo aeropuerto en Texcoco fue la mejor opción y haber elegido la alternativa de Santa Lucía, la cual en poco tiempo estará en operaciones.

“Tampoco tendremos que esperar muchos en apenas dos años veremos como la ingeniería mexicana tanto civil como militar será capaz de lograr lo que muchos auguraban o querían que fuera inalcanzable o un total fracaso”, expuso Landeros.