Los testimonios sobre la presunta tortura que infligió Luis Cárdenas Palomino a Israel Vallarta y otros miembros de la presunta banda de secuestradores de Los Zodiaco incluyen amenazas de muerte, golpes en todo el cuerpo, toques eléctricos, asfixia con bolsas de plástico, e incluso la violación con un rifle introducido al ano de uno de ellos.

Todo eso ocurrió el 27 de abril del 2012 en el patio de una casa ubicada en la Colonia Hank González de la delegación Iztapalapa. De acuerdo con un reportaje que presentó Animal Político, basado en la averiguación previa contra el ex mando policial, quien se encuentra encarcelado en el penal de máxima seguridad de El Altiplano en el Estado de México. 

Foto: Saúl López/ Cuartoscuro.

Según el reportaje del reportero, Arturo Ángel, la golpiza se detuvo cuando vieron que el jefe se acercaba y los policías que acometían la brutal golpiza,  entonaron una canción para darle la bienvenida. Uno de los testimonios en el lugar describe al jefe como un hombre de tez blanca y cabello perfectamente peinado hacia atrás, 1.70 metros de estatura, nariz recta y  vestimenta impecable: traje oscuro sin una sola arruga, zapatos de charol, y una gabardina negra.

“Yo fui quien le rompió la madre a tu hermano Israel y a tus otros hermanos; ¿me recuerdas?”, le dijo a Mario Vallarta, hermano de Israel, quien desde entonces se encuentra en prisión.

Florence Cassez e Israel Vallarta. Foto: Especial.

“¡Ya vas a confesar, hijo de tu puta madre!”, “¡trabajas de secuestrador!”, “¡eres de la banda de la francesa, lo confiesas o te mueres, tú y toda tu familia!”, decían los agentes, según lo asentado en el expediente, refiriéndose a Florence Cassez, quien recuperó su libertad gracias a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Cárdenas Palomino dio por terminada esa sesión de tortura y pidió a los agentes que se llevaran a los detenidos porque los presentarían en una rueda de prensa, pero antes les recriminó lo siguiente: “¡cómo los van a sacar así, no sean pendejos, al menos límpienles la cara..!

Uno por uno salió y los metieron a una camioneta, señala el reportero.  Cuando tocó el turno de Mario Vallarta, el jefe le dio una palmada y le dijo: “sonríe… vas a salir en televisión”.

-¿Recuerdas quién era esta persona de traje?–, le pregunta años después un agente del MP a uno de los detenidos.

-Claro, era Luis Cárdenas Palomino. Lo conocí porque él participó en la detención de mi hermano… y todos los días salía en la televisión–, declaró Vallarta.

Foto: Especial.

De acuerdo con Animal Político, todo lo anterior forma parte de las declaraciones que sirvieron como prueba para detener y procesar por el delito de tortura al exjefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino.

Se trata de testimonios incluidos en el paquete de 39 pruebas asentadas en la causa penal 10/2020 y en la averiguación previa 1025/UEIDT/37/2016, abiertas en contra del ex mando policial y doce elementos más de la Policía Federal, a los que también se les giraron orden de aprehensión por estos hechos.

Mario Vallarta Cisneros, Sergio Cortés Vallarta, Eduardo Estrada Granados y Ricardo Estrada Granados fueron presuntamente torturados por los agentes federales para declararse culpables la noche de su detención.

El medio digital precisa que aunque el juez Jesús Alberto Chávez Hernández reconoció que no hay prueba plena que acredite que Palomino ordenó o participó en la tortura, los indicios que hay son suficientes para abrir el proceso, mientras que su inocencia o culpabilidad se dirimirá en el juicio.

“Si bien los coindiciados –policías- no lo mencionan en el parte informativo y declaraciones ministeriales, lo cierto es que las víctimas de tortura son coincidentes en señalar que Luis Cárdenas Palomino presenció cuando fueron golpeados y torturados, sin que hiciera nada al respecto (…) lo que de manera probable acredita su participación en los hechos”, señala el juez en la resolución del pasado 11 de julio donde dictó el auto de formal prisión.

Felipe Calderón condecora a Luis Cárdenas Palomino en presencia de Genaro García Luna. Foto: Especial.

En las testimoniales rendidas, los afectados señalan que  todos padecieron, en mayor o menor medida, maltratos y torturas físicas y psicológicas en un lapso de aproximadamente dos horas.

Eduardo Estrada narró que uno de los agentes lo amenazó diciéndole “si te importa tu familia, tú tienes que señalar a estas personas (Mario y Sergio) y tienes que decir que sí había una persona (secuestrada) en tu casa”, y le dijeron que “de ahora en adelante tú vas a ser secuestrador”.

Como de inicio se negó a ello los policías le propinaron todo tipo de golpes. Lo acostaron en el suelo, le saltaban encima, le pisaban los brazos, y le daban toques eléctricos con “unas bolas en la espalda”. Luego lo ingresaron a un cuarto de la casa donde lo sofocaron en varias ocasiones con una bolsa de plástico en la cabeza.

Ricardo Estrada describe una situación similar: insultos verbales, múltiples golpes en las costillas, patadas en los testículos, la asfixia con la bolsa en la cara, entre otros. Pero además agregó que fue violado pues uno de los policías le introdujo en el ano la parte frontal de un arma larga, ante la burla de otros agentes.

Sergio Vallarta describe que también recibió múltiples golpes en el cuerpo y la cabeza. Además, le sumergieron la cabeza en una letrina y lo amenazaron con hacerle daño a su familia.

Cárdenas Palomino no estuvo presente desde el inicio, sí llegó al sitio después y que, pese a presenciar lo que ocurría, no solo no detuvo a sus elementos sino que incitó a que la agresión siguiera con comandos como “hay que aflojarlos” o “calentarlos”.

El ex mando policiaco durante el sexenio de Felipe Calderón se encuentra ya en la misma prisión que su víctima, Israel Vallarta, acusado de tortura y ser el vínculo entre grupos delictivos y su jefe inmediato, Genaro García Luna, también detenido, pero en una prisión de Nueva York, por el delito de presuntamente haber brindado protección al Cártel de Sinaloa.