Este jueves, Magistrados del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil resolvieron que la terminación del contrato que MVS firmó con la periodista Carmen Aristegui en marzo de 2015 fue ilegal e indebida, pues no existió ninguna razón válida para que éste concluyera.

El abogado de la periodista, Xavier Cortina, le confirmo en una entrevista en su programa que “la terminación de contrato que hizo MVS en marzo de 2015 es ilegal, que violó la ley, que violó el contrato y que no había razón para retirarte del aire”.

Cortina añadió que, como el contrato continúa vigente, ahora por ley corresponde que ella exija a la empresa que le restituyan el tiempo al aire que le corresponde (10 meses desde que se dio fin al acuerdo), en todos los términos y en las mismas condiciones en las que se presentaba el programa antes de ser cancelado.

Según el sitio Aristegui Noticias, los magistrados negaron el amparo que presentó la empresa, propiedad de Joaquín Vargas, que tenía por objetivo dejar sin efecto una sentencia previa que determinaba la existencia de ilegalidad en el despido de la comunicadora.

Los magistrados, Roberto Ramírez Ruiz, Fernando Alberto Casasola Mendoza y Elisa Macrina Álvarez Castro, determinaron que dicha sentencia era correcta y, por ello, desecharon la impugnación que MVS Multivisión Digital quería imponer.

También aseguraron que los abogados de la empresa descontextualizaron los argumentos del fallo original emitido por el tribunal y negaron que la periodista haya falsificado información sobre su persona.

Además rechazaron que existiera una posible violación a los derechos de autor de Noticias MVS por la difusión de contenidos en la página Aristegui Noticias, donde la periodista retomaba entrevistas que ella misma había hecho en el programa que conducía.

Al respecto, Aristegui dijo estar “plenamente convencida de que se trata de un golpe de censura promovido desde el ámbito del poder y que en este momento está habiendo una resolución judicial que nos está diciendo lo que ya sabíamos: que no había ninguna razón para terminar un contrato vigente que nos permitía desarrollar un trabajo profesional en un grupo de comunicación como MVS”.

También afirmó cómo su despido fue un ejemplo de “el tipo de sexenio que estamos viendo terminar, el tipo de sexenio de Enrique Peña Nieto, el tipo de cosas que pueden pasar y que han pasado a periodistas por haber investigado, por haber hecho nuestro trabajo, por hacer investigaciones como la Casa Blanca de Peña Nieto y otras”.

Un sexenio crítico para los medios

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, los comunicadores y periodistas no sólo han tenido que enfrentarse a innumerables amenazas y actos de violencia, con un saldo de 45 asesinatos hasta ahora, sino que también han sido víctimas en numerosas ocasiones de los casos de censura y manipulación que viven sus medios.

El periodista Javier Valdéz fue asesinado el 15 de mayo de 2017 en Culiacán, Sinaloa.

Además del injusto -e ilegal- despido de Carmen Aristegui en MVS tras revelar los millonarios casos de corrupción relacionados con las casas de Peña y Luis Videgaray, medios como la revista Proceso o el diario La Jornada no han hecho sino enfrentarse a una crisis constante y a situaciones económicas preocupantes.

Incluso medios de comunicación como Reforma se vieron obligados a despedir a sus colaboradores más importantes, como Jorge Castañeda, Julia Carabias, María Amparo Cassar o el monero Trino, con tal de aligerar sus gastos de nómina.

Marcha de periodistas contra la violencia en México.

En diciembre del año pasado, el periódico The New York Times dio a conocer que el gobierno de Peña había gastado, hasta entonces, 2 mil millones de dólares en publicidad para controlar el contenido de los medios de comunicación.

Al volverse el presidente que más dinero ha destinado a publicidad en la historia de nuestro país, Peña se volvió capaz de suprimir artículos de investigación, dirigir portadas e intimidar a las salas de redacción que buscaran desafiarlo.